15 Mayo 2016 - PENTECOSTÉS




Domingo de Pentecostés
15 Mayo 2016


MONICIÓN DE ENTRADA

Les deseamos nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía. Es Pentecostés. Jesús, tal y como lo había prometido, envía a los Apóstoles el Espíritu Santo. Hemos completado un largo recorrido desde el inicio de la Cuaresma. Con esta fiesta culminamos un emocionante periodo de gozo y esperanza. Hoy, ese mismo Jesús, nos envía el Espíritu Santo a todos, a cada uno de nosotros. El Espíritu Santo es el mayor regalo que el Padre ha hecho a los hombres por medio de Cristo. Esto nos compromete a vivir nuestra fe, a mantener la esperanza, a ser fuertes en la dificultad. No para quedar parados y boquiabiertos mirando a las nubes, sino para hacer una conexión entre en cielo y la tierra. Y así facilitar a nuestros hermanos el camino hacia la plenitud que otorga el Espíritu Santo a todos los que le siguen. Y todo ello, en la cercanía del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, en este Año de la Misericordia.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: La primera lectura, sacada del libro de los Hechos de los Apóstoles, nos narra la llegada del Espíritu Santo y la sorpresa que supuso para todos. Hoy, deberíamos sorprendernos nosotros, tanto como ellos, de ese Espíritu que llega a cada uno. Ya no estamos solos, el Espíritu de Jesús vive y actúa en todos los hombres y mujeres, en toda la creación. Esto ha de movernos a llevar, sin miedo, el mensaje del Espíritu allí donde nos encontremos.

SEGUNDA LECTURA: La responsabilidad de la transmisión de la Palabra de Dios es de todos, como dice la segunda lectura, de la Carta de Pablo a los fieles de Corinto, porque somos miembros de un único Cuerpo, bautizados en un mismo Espíritu y cada uno tendrá que responder de su tarea. Pentecostés no es una cosa de ayer. No es un recuerdo histórico. Es una realidad viva para esta hora, para este mundo en el que vivimos. Tenemos todos, y cada uno, que vivir nuestro Pentecostés.

EVANGELIO: Las claves de lo que es Pentecostés las encontraremos en el Evangelio de Juan: Igual que Jesús penetra en el Cenáculo en medio de personas aterradas por el miedo, así aparece hoy Jesús en nuestro corazón. Vamos a dejarle entrar; Él nos trae el amor, la paz, la fortaleza, la luz, la compañía... Y nos ofrece para siempre el Espíritu.

LECTURAS

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles: 2, 1-11

El día de Pentecostés, todos los discípulos estaban reunidos en un mismo lugar. De repente se oyó un gran ruido que venía del cielo, como cuando sopla un viento fuerte, que resonó por toda la casa donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas de fuego, que se distribuyeron y se posaron sobre ellos; se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otros idiomas, según el Espíritu los inducía a expresarse. En esos días había en Jerusalén judíos devotos, venidos de todas partes del mundo. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.
Atónitos y llenos de admiración, preguntaban: “¿No son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo, pues, los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay medos, partos y elamitas; otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene. Algunos somos visitantes, venidos de Roma, judíos y prosélitos; también hay cretenses y árabes. Y sin embargo, cada quien los oye hablar de las maravillas de Dios en su propia lengua”.
Palabra de Dios

Salmo 103

R./  ENVÍA, SEÑOR, TU ESPÍRITU A RENOVAR LA TIERRA. ALELUYA

Bendice al Señor, alma mía; Señor y Dios mío,
inmensa es tu grandeza.
¡Qué numerosas son tus obras, Señor!
La tierra está llena de tus creaturas. R/.

Si retiras tu aliento, toda creatura muere
y vuelve al polvo;
pero envías tu espíritu, que da vida,
y renuevas el aspecto de la tierra. R/.

Que Dios sea glorificado para siempre
y se goce en sus creaturas.
Ojalá que le agraden mis palabras
y yo me alegraré en el Señor. R/.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 12,3-7.12-13

Hermanos: Nadie puede llamar a Jesús “Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diferentes servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diferentes actividades, pero Dios, que hace todo en todos, es el mismo.
En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Porque así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros y todos ellos, a pesar de ser muchos, forman un solo cuerpo, así también es Cristo. Porque todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo, y a todos se nos ha dado a beber del mismo Espíritu.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles
y enciende en ellos el fuego de tu amor.

R/. Aleluya.

Lectura del santo Evangelio según san Juan: 20, 19-23

Al anochecer del día de la resurrección, estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Cuando los discípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría. De nuevo les dijo Jesús: “La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo”. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Invocamos al Espíritu para que nos ayude a pedir al Padre su ayuda para nuestro caminar y actuar en el crecimiento de su Reino:
QUE EL ESPÍRITU NOS AYUDE A CAMINAR
  • Por la Iglesia para que viva unida en el Espíritu y no se sobresalte con los vientos recios que hoy soplan en este mundo. OREMOS
  • Por los países en guerra, para que todos atiendan a la voz de Jesús que nos trae la paz y el perdón y acojan todos su Palabra. OREMOS
  • Por los que andan temerosos, para que la fuerza del Espíritu les haga ver que el amor es más fuerte que la muerte y en Cristo venceremos. OREMOS
  • Por todos los que reciben este año el sacramento de la Confirmación, para que el Espíritu Santo se ayude a caminar y discernir los signos de los tiempos. OREMOS
  • Por los matrimonios, para que Espíritu sostenga el amor que un día se prometieron y con su ayuda sepan superar los malos tiempos y las fatigas del camino. OREMOS
  • Por todos nosotros, para que el Espíritu nos haga ver el modo de proceder en la Nueva Evangelización y nos pongamos todos manos a la obra. OREMOS
Celebrante: Padre, que envías tu Espíritu para fortalecer nuestro ánimo y consolar nuestro corazón te pedimos que atiendas estas necesidades que te presentamos. Por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


GRACIAS SEÑOR
¡Gracias, Señor!
Ayúdanos a descubrir este inmenso regalo;
que no nos quedemos en el envoltorio
que vayamos más al fondo
hacia aquel lugar donde, el Espíritu,
habla cuando se le escucha
protege, cuando nos ponemos bajo sus alas
fortalece, si nos encontramos débiles
levanta, si desfallecemos
anima, cuando la tristeza asoma
en las ventanas de nuestra existencia.
¡Gracias, Señor!
En Navidad, te hiciste regalo de amor
En Pascua, regalo de vida
En Pentecostés, soplo de aliento divino
Amén.

AVISOS PARROQUIALES