13 marzo 2016 - V Domingo de Cuaresma


V Domingo de Cuaresma
13 marzo 2016

MIREN QUE REALIZO ALGO NUEVO




MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía. Vamos a celebrar el Quinto Domingo de Cuaresma, que es el último de este tiempo fuerte de conversión. El próximo domingo –dentro de una semana—ya será Domingo de Ramos e iniciaremos la Semana Santa. Hoy el evangelio nos mostrará la impresionante escena de Jesús y la mujer adúltera, donde la mala intención de los enemigos de Jesús se convertirá en camino de perdón para una mujer perseguida y asustada. Todavía, a nosotros, en estas fechas cuaresmales, nos queda tiempo para reflexionar, para pedir perdón, para hacer posible nuestra conversión. Iniciemos, pues, nuestra celebración con alegría y esperanza…

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: La primera lectura, del Libro de Isaías, nos insiste en que Dios puede sacar vida hasta de lo más árido, de lo más insospechado. Él siempre hace nuevo el camino, calma la sed verdadera, pone en pie a los que han caído y les falta el ánimo para levantarse de nuevo.

SEGUNDA LECTURA: Nuestra fuerza es el Señor, nos dice San Pablo en la segunda lectura, de la Carta a los Filipenses: cuando de verdad creamos en el apoyo de Dios, toda nuestra vida la cimentaremos en el Señor

EVANGELIO: El Evangelio de San Juan nos narra la maravillosa escena de la mujer adultera. Pero tiene resonancias para nosotros hoy. Debemos alejarnos de los primeros lugares donde se esté lapidando a cualquier persona, y usando la piedra que portamos, no para arrojarla sobre los demás. Jesús nos da una gran lección de amor y misericordia, No lo olvidemos.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Isaías: 43, 16-21

Esto dice el Señor, que abrió un camino en el mar y un sendero en las aguas impetuosas, el que hizo salir a la batalla a un formidable ejército de carros y caballos, que cayeron y no se levantaron, y se apagaron como una mecha que se extingue: “No recuerden lo pasado ni piensen en lo antiguo; yo voy a realizar algo nuevo. Ya está brotando. ¿No lo notan? Voy a abrir caminos en el desierto y haré que corran los ríos en la tierra árida. Me darán gloria las bestias salvajes, los chacales y las avestruces, porque haré correr agua en el desierto, y ríos en el yermo, para apagar la sed de mi pueblo escogido. Entonces el pueblo que me he formado proclamará mis alabanzas”.
Palabra de Dios

Salmo 125

R./ Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.


Cuando el Señor nos hizo volver del cautiverio,
creíamos soñar;
entonces no cesaba de reír nuestra boca,
ni se cansaba entonces la lengua de cantar.  R/.

Aun los mismos paganos con asombro decían:
“¡Grandes cosas ha hecho por ellos el Señor!”.
Y estábamos alegres,
pues ha hecho grandes cosas por su pueblo el Señor.  R/.

Como cambian los ríos la suerte del desierto,
cambia también ahora nuestra suerte, Señor,
y entre gritos de júbilo
cosecharán aquellos que siembran con dolor.  R/.

Al ir, iban llorando, cargando la semilla;
al regresar, cantando vendrán con sus gavillas. R/.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los filipenses: 3, 7-14

Hermanos: Todo lo que era valioso para mí, lo consideré sin valor a causa de Cristo. Más aún pienso que nada vale la pena en comparación con el bien supremo, que consiste en conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuyo amor he renunciado a todo, y todo lo considero corno basura, con tal de ganar a Cristo y de estar unido a Él, no porque haya obtenido la justificación que proviene de la ley, sino la que procede de la fe en Cristo Jesús, con la que Dios hace justos a los que creen. Y todo esto, para conocer a Cristo, experimentar la fuerza de su resurrección, compartir sus sufrimientos y asemejarme a Él en su muerte, con la esperanza de resucitar con Él de entre los muertos. No quiero decir que haya logrado ya ese ideal o que sea ya perfecto, pero me esfuerzo en conquistarlo, porque Cristo Jesús me ha conquistado. No, hermanos, considero que todavía no lo he logrado. Pero eso sí, olvido lo que he dejado atrás, y me lanzo hacia adelante, en busca de la meta y del trofeo al que Dios, por medio de Cristo Jesús, nos llama desde el cielo.
Palabra de Dios

Honor y gloria a ti, Señor Jesús

Todavía es tiempo, dice el Señor, conviértanse a mí de todo corazón, porque soy compasivo y misericordioso.

Honor y gloria a ti, Señor Jesús


† Lectura del santo Evangelio según san Juan: 8, 1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos y al amanecer se presentó de nuevo en el templo, donde la multitud se le acercaba; y Él, sentado entre ellos, les enseñaba. Entonces los escribas y fariseos le llevaron a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola frente a Él, le dijeron: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos manda en la ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú que dices?”. Le preguntaban esto para ponerle una trampa y poder acusarlo. Pero Jesús se agachó y se puso a escribir en el suelo con el dedo. Como insistían en su pregunta, se incorporó y les dijo: “Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra”. Se volvió a agachar y siguió escribiendo en el suelo. Al oír aquellas palabras, los acusadores comenzaron a escabullirse uno tras otro, empezando por los más viejos, hasta que dejaron solos a Jesús y a la mujer, que estaba de pie, junto a Él. Entonces Jesús se enderezó y le preguntó: “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Nadie te ha condenado?”. Ella le contestó: “Nadie, Señor”. Y Jesús le dijo: “Tampoco yo te condeno. Vete y ya no vuelvas a pecar”.
Palabra del Señor. 



ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Hoy Cristo nos muestra su misericordia con los pecadores, y nos enfrenta con nuestra actitud incriminatoria. Pidamos al Padre que nos haga ser más generosos con el prójimo y menos condescendientes con nuestras inclinaciones:
SEÑOR, HAZNOS JUSTOS Y MISERICORDIOSOS

  • Te pedimos Padre, por el Papa Francisco para que continúe su afán de llevar tu misericordia a todo el mundo. OREMOS
  • Por todos los gobernantes y los que ostentan el poder en las naciones, para que actúen siempre desde la justicia y atiendan con prontitud a los más necesitados. OREMOS
  • Por todos los que se sienten alejados de Cristo, para que no teman acercarse al Señor de la misericordia y obtengan de Él la salvación. OREMOS
  • Por los enfermos, los que viven lejos de sus familias, los que no tienen trabajo, o sufren persecución, para que logren que la justicia llegue a sus vidas y puedan vivir como verdaderos hijos de Dios. OREMOS
  • Por los matrimonios que viven en situaciones difíciles, para que volviendo al hogar del Padre encuentren en la realidad del sacramento que les fundamenta la fuerza necesaria para vivir de sus frutos. OREMOS
  • Por las familias cristianas para que siempre rija en ellos el perdón y la compresión frutos del amor vivido en Cristo. OREMOS
  • Por todos los que nos acercamos a la fuente de la Vida para que llevemos esta luz a todos los ámbitos en que nos movamos. OREMOS

Celebrante: Padre, haznos disfrutar de tu eterna misericordia y en justicia, ayúdanos a ser fieles a tu Hijo.Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
 

Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


AYÚDAME A MIRAR COMO TÚ, SEÑOR

Para que, frente a la mentira,
reine la verdad
Para que, frente a la condena,
brille tu misericordia
Para que, frente a la burla,
salga la comprensión
Para que, frente a la humillación,
despunte la bondad

Amén.

AVISOS PARROQUIALES