3 de Enero 2016 - LA EPIFANÍA DEL SEÑOR


LA EPIFANÍA DEL SEÑOR
3 de Enero 2016
EL SECRETO DEL MESÍAS


MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban un abrazo muy grande a modo de bienvenida en este día de los Reyes Magos. Hemos recorrido, juntos, ya muchas celebraciones navideñas que nos han llenado, sin duda, el corazón de amor y esperanza. Hoy - y hablemos con propiedad litúrgica - conmemoramos la Epifanía del Señor: la presentación y ofrecimiento del Niño Dios a todos los pueblos de la Tierra. Los Magos de Oriente representan a todos esos pueblos que, lejos de la nación judía, iban a recibir la Redención de Dios por medio de Jesucristo. Con los Magos, el mundo entero trae a Jesús su variedad de dones: sus culturas, sus muchas peculiaridades, sus diferentes identidades. Y nosotros aquí y ahora, al igual que las gentes de otras naciones, le traemos el don de nosotros mismos. En este Año de la Misericordia tal vez, el mejor regalo que podemos ofrecer al Señor, es adorarle manifestando ante el mundo que el amor, la acogida, el perdón, el servicio o la entrega no son sólo poesía en nuestra vida.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: El signo que muestran las lecturas de hoy es el de la luz. El profeta Isaías no deja de gritar, anunciando un amanecer luminoso, a ese pueblo que, como nosotros, siente la oscuridad de la condición humana; y les hace ver que la claridad se extiende a todo el universo.

SEGUNDA LECTURA: Todos los hombres serán adoradores de un mismo Dios, nos dice la segunda lectura. San Pablo en su Carta a los Efesios habla de la revelación del Espíritu Y es ya hora de que, unidos, nos sentemos a la misma mesa y compartamos el mismo pan. Pues, sólo así, la comunidad cristiana iniciará una vida nueva a través de los sacramentos; siendo en todo momento testimonio de la Epifanía de Cristo.

EVANGELIO: La manifestación de Dios a los hombres sabios y lejanos es lo que nos cuenta Mateo en el Evangelio. Y el asombro de quienes no quisieron ver al Señor en Belén se hace manifiesto cuando los Magos preguntan por Él. Ojalá, nosotros veamos también la estrella, nuestra estrella, la que nos conduce directamente a cumplir nuestra misión como cristianos.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Isaías: 60, 1-6

Levántate y resplandece, Jerusalén, porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor alborea sobre ti. Mira: las tinieblas cubren la tierra y espesa niebla envuelve a los pueblos; pero sobre ti resplandece el Señor y en ti se manifiesta su gloria. Caminarán los pueblos a tu luz y los reyes al resplandor de tu aurora. Levanta los ojos y mira alrededor: todos se reúnen y vienen a ti; tus hijos llegan de lejos, a tus hijas las traen en brazos. Entonces verás esto radiante de alegría; tu corazón se alegrará, y se ensanchará, cuando se vuelquen sobre ti los tesoros del mar y te traigan las riquezas de los pueblos. Te inundará una multitud de camellos y dromedarios, procedentes de Madián y de Efá. Vendrán todos los de Sabá trayendo incienso y oro y proclamando las alabanzas del Señor.
Palabra de Dios

Salmo 71

R./ Que te adoren, Señor, todos los pueblos.

Comunica, Señor, al rey tu juicio,
y tu justicia al que es hijo de reyes;
así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres
y regirá a tu pueblo justamente. R/.

Florecerá en sus días la justicia
y reinará la paz, era tras era.
De mar a mar se extenderá su reino
y de un extremo al otro de la tierra. R/.

Los reyes de occidente y de las islas
le ofrecerán sus dones.
Ante él se postrarán todos los reyes
y todas las naciones. R/.

El débil librará del poderoso
y ayudará al que se encuentra sin amparo;
se apiadará del desvalido y pobre
y salvará la vida al desdichado. R/.


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 3,2-3. 5-6

Hermanos: Han oído hablar de la distribución de la gracia de Dios, que se me ha confiado en favor de ustedes. Por revelación se me dio a conocer este misterio, que no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos, pero que ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: es decir, que por el Evangelio, también los paganos son coherederos de la misma herencia, miembros del mismo cuerpo y participes de la misma promesa en Jesucristo.
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

Hemos visto su estrella en el oriente y hemos venid a adorar al Señor.

Aleluya.


† Lectura del santo Evangelio según san Mateo: 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judá, en tiempos del rey Herodes. Unos magos de oriente llegaron entonces a Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”. Al enterarse de esto, el rey Herodes se sobresaltó toda Jerusalén con él. Convocó entonces a los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: “En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres en manera alguna la menor entre las ciudades ilustres de Judá, pues de ti saldrá un jefe, que será el pastor de mi pueblo, Israel”.
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan a averiguar cuidadosamente que hay de ese niño y, cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”. Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto surgir, comenzó a guiarlos, hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron. Después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: En este día en que pueblos lejanos vinieron a adorar a Jesús el Señor, que nuestra oración sea tan amplia como el mundo entero. Digamos al Padre: QUE LA LUZ DE CRISTO ILUMINE A TODOS LOS PUEBLOS.

  • Para que la luz de Cristo ilumine a todas las naciones, y para que la Iglesia las acoja con la diversidad de sus culturas. OREMOS
  • Por los Gobernantes de todo el mundo para que aprendan de los Reyes Magos de Oriente que es lo principal: amar y buscar a Dios. OREMOS
  • Por los abandonados, por los enfermos y por todos los que sienten solos, para el Niño Dios les premie con una sonrisa y todos los demás hermanos acudamos en su auxilio. OREMOS
  • Por los niños de todo el mundo, para que Dios hecho hombre, y recién nacido, les preserve de todo mal y de cualquier abuso. OREMOS
  • Para que todos los que buscan una estrella que les guíe en su vida descubran la bondad y la presencia cercana del Señor en personas llenas de fe y amor, que reflejen la luz de Cristo. OREMOS
  • Por todos nosotros para que el espíritu de estas fiestas permanezca en nosotros el resto del año y seamos generosos y compasivos con el prójimo. OREMOS

Celebrante: Padre, te pedimos que acojas estas necesidades y todas aquellas que llevamos en nuestros corazones. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.  Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN



QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y preguntar siempre, por aquel que es gran Rey
y, mi viejo reino que es mi corazón, pueda alcanzar por fin la paz.
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y, dejar atrás riquezas, adornos y caprichos
para, poniéndome en camino,
postrarme ante tu semblante divino
y darte pruebas de que, mi amor, es sincero
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y subir a lo más alto de las almenas de mi castillo
y, que día tras día, me des el privilegio de contemplar tu estrella:
La estrella que guía a toda buena voluntad
La estrella que enseña lo que los montes esconden
La estrella que habla, para todo el que escucha en el silencio
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y enfrentarme, sin temor ni miedo alguno,
a todo aquel que intente doblar mi rodilla ante otros dioses
Y también ser valiente, que no poderoso,
y darte la gloria y la honra que Tú sólo mereces
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Para gritar y poner a tu disposición,
mis heraldos y caballos, ejércitos y palomas mensajeras
y, así el mundo sepa, que REY COMO TU, no hay ninguno
QUIERO SER “UN REY” SEÑOR
Y, cuando como siervo me humille ante Ti,
me asombre de tal manera ante tu presencia
que sólo piense en volver a mi Palacio
dispuesto a ser reflejo de tu ternura, bondad y amor.
¿PODRÉ SER “UN REY”, “TU REY” SEÑOR?
Déjame, por lo menos en este día,
doblar lo que soy y dejarte todo lo que tengo
ante Ti que eres GRAN Y ETERNO REY DE LA GLORIA.


Amén.

AVISOS PARROQUIALES

  • Al iniciar el año nuevo vamos volviendo a las actividades ordinarias de nuestra comunidad. Los integrantes de la catequesis familiar reanudad sus encuentros de acuerdo con las indicaciones de sus respectivos catequistas.
  • Se suspenden misas entre semana hasta el próximo viernes 8 de enero. Los padres tenemos un encuentro con los Oblatos de otras comunidades de Santa Barbara de Barinas y de La Guaira.