31 Enero 2016 - IV Domingo Ordinario


IV Domingo Ordinario
31 Enero 2016


MONICIÓN DE ENTRADA

Sean todos bienvenidos a la Eucaristía. Vamos a iniciar la celebración del Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario. En él Jesús de Nazaret nos va a dar una enseñanza que ya es famosa para todos. El Maestro lamenta que nadie sea considerado profeta en su propia tierra. El texto de Lucas que escucharemos hoy es continuación del proclamado el domingo anterior. Sus paisanos anclados en viejos prejuicios no quieren admitir, al menos, la evolución que ha tenido su convecino. Y quieren llegar hasta a la violencia para doblegarlo. Resulta inaudito.
 Oiremos, también, a Pablo que hace un impresionante canto al amor, y que marca, también, la importancia doctrinal de este domingo. Y es que, en estos tiempos difíciles, de grandes zozobras, el amor nos puede salvar.
Iniciemos, pues, nuestra celebración con alegría y entusiasmo…

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: La primera lectura, del Libro de Jeremías, nos muestra, cómo el Señor nos ha elegido a nosotros desde siempre. Cómo nos cuida en medio de tantas luchas, y nos invita a llevar la Palabra, sin miedo, a todos los rincones de la tierra.

SEGUNDA LECTURA: San Pablo en su primera carta a los fieles de Corinto, que es nuestra segunda lectura nos expresa que hay una sola cosa: el amor. Es el amor quien mueve la gran aventura de la vida y la fuerza que mueve al hombre y al mundo. El amor es la solución para todos los problemas del género humano.

EVANGELIO: Nuestra torpeza, como muestra el evangelio de Lucas, está en no querer profetas, sino falsos “superhombres” capaces de sacarnos en soledad llena de soberbia de nuestras equivocaciones, en lugar de aceptar un programa de vida coherente y denso, dedicado a Dios y a los hermanos. Jesús de Nazaret enseña que la salvación es para todos, no solo para unos pocos supuestamente elegidos por su origen o raza.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Jeremías: 1, 4-5. 17-19

En tiempo de Josías, el Señor me dirigió estas palabras: “Desde antes de formarte en el seno materno, te conozco; desde antes de que nacieras, te consagré como profeta para las naciones. Cíñete y prepárate; ponte en pie y diles lo que yo te mando. No temas, no titubees delante de ellos, para que yo no te quebrante. Mira: hoy te hago ciudad fortificada, columna de hierro y muralla de bronce, frente a toda esta tierra, así se trate de los reyes de Judá, como de sus jefes, de sus sacerdotes o de la gente del campo. Te harán la guerra, pero no podrán contigo, porque yo estoy a tu lado para salvarte”.
Palabra de Dios

Salmo 70

R./ Señor, tú eres mi esperanza.

Señor, tú eres mi esperanza,
que no quede yo jamás defraudado.
Tú, que eres justo, ayúdame y defiéndeme;
escucha mi oración y ponme a salvo. R/.

Sé para mí un refugio,
ciudad fortificada en que me salves.
Y pues eres mi auxilio y mi defensa,
líbrame, Señor, de los malvados. R/.

Señor, tú eres mi esperanza;
desde mi juventud en ti confío.
Desde que estaba en el seno de mi madre,
yo me apoyaba en ti y tú me sostenías.  R/.

Yo proclamaré siempre tu justicia
y a todas horas, tu misericordia.
Me enseñaste a alabarte desde niño
y seguir alabándote es mi orgullo. R/.


Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 12, 31

Hermanos: Aspiren a los dones de Dios más excelentes. Voy a mostrarles el camino mejor de todos. Aunque yo hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que una campana que resuena o unos platillos que aturden. Aunque yo tuviera el don de profecía y penetrara todos los misterios, aunque yo poseyera en grado sublime el don de ciencia y mi fe fuera tan grande como para cambiar de sitio las montañas, si no tengo amor, nada soy. Aunque yo repartiera en limosnas todos mis bienes y aunque me dejara quemar vivo, si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es grosero ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. El amor disculpa sin límites, confía sin límites, espera sin límites, soporta sin límites. El amor dura por siempre; en cambio, el don de profecía se acabará; el don de lenguas desaparecerá y el don de ciencia dejará de existir, porque nuestros dones de ciencia y de profecía son imperfectos. Pero cuando llegue la consumación, todo lo imperfecto desaparecerá.
Cuando yo era niño, hablaba como niño, sentía como niño y pensaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, hice a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo y oscuramente, pero después será cara a cara. Ahora sólo conozco de una manera imperfecta, pero entonces conoceré a Dios como Él me conoce a mí. Ahora tenemos estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor; pero el amor es la mayor de las tres.
Palabra de Dios.
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

El Señor me ha enviado para llevar a los pobres la buena nueva y anunciar la liberación a los cautivos.

Aleluya.


† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 4, 21-30

En aquel tiempo, después de que Jesús leyó en la sinagoga un pasaje del libro de Isaías, dijo: “Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”. Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios, y se preguntaban: “¿No es éste el hijo de José?”.
Jesús les dijo: “Seguramente me dirán aquel refrán: ‘Médico, cúrate a ti mismo’ y haz aquí, en tu propia tierra, todos esos prodigios que hemos oído que has hecho en Cafarnaúm”. Y añadió: “Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra. Había ciertamente en Israel muchas viudas en los tiempos de Elías, cuando faltó la lluvia durante tres años y medio, y hubo un hambre terrible en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda que vivía en Sarepta, ciudad de Sidón. Había muchos leprosos en Israel, en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, que era de Siria”.
Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se llenaron de ira, y levantándose, lo sacaron de la ciudad y lo llevaron hasta un precipicio de la montaña sobre 1a que estaba construida la ciudad, para despeñarlo. Pero Él, pasando por en medio de ellos, se alejó de allí.
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Oremos al Señor nuestro Dios, rico en misericordia y compasivo. Él siempre escucha las súplicas de sus hijos:
ESCÚCHANOS, SEÑOR.

  • Por el Papa Francisco y por todos los Cardenales de la Iglesia para que el Señor Jesús les incremente su amor hasta el heroísmo. OREMOS
  • Por los frutos del Año de la Misericordia para que todos nos sintamos unidos por la fraternidad y el perdón mutuo. OREMOS
  • Por los que viven preocupados de tener más; para que comprendan que el hombre se realiza en la donación y el servicio. OREMOS
  • Por nosotros; presentes en la Eucaristía, para que tomemos en serio la responsabilidad que tenemos de ofrecer nuestro amor y servicio a toda la Iglesia. OREMOS
  • Por todas las naciones de la tierra para que brote el Amor fruto de la Justicia y la Verdad y se apaguen los odios y rencillas frutos del egoísmo. OREMOS

Celebrante: Celebrante: Señor, Tú, que has enviado a Jesús a curar nuestras dolencias y enfermedades, escucha nuestras súplicas. Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN



¿NO ERES TÚ, SEÑOR?

¿No eres Tú, Señor?
¿Aquel que, con su propia vida,
cumple una vez más
lo que en Belén Dios hizo con la suya:
amor al hombre?
¿Aquel que, siendo humilde,
es valiente para manifestar
las cosas de Dios
ante un mundo indiferente?

¿No eres Tú, Señor?
Quién siendo el Hijo de Dios
quieres que vivamos en Ti,
que creamos en Ti,
sin más pruebas que tu Palabra y tu vida?
¿Aquel que siendo Hombre
nos enseña el camino adecuado
para buscar y encontrar a Dios?

¡Dinos, Señor! ¿No eres Tú?

Amén.

AVISOS PARROQUIALES

24 Enero 2016 - III Domingo Ordinario


III Domingo Ordinario
24 Enero 2016
El Espíritu del Señor está sobre mí

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a esta eucaristía del Tercer Domingo del Tiempo Ordinario. Estamos en pleno Año Jubilar de la Misericordia y las lecturas de hoy son un especial recorrido de Jesús hacia esa Misericordia divina. En el principio de la vida pública de Jesús de Nazaret se acerca a Nazaret, a su pueblo, y allí les revela que la profecía de Isaías sobre el Ungido de Dios se cumple en ese momento. Actúa, al leer texto bíblico, como Maestro por primera vez allí. Pero lo importante es que el texto de Isaías le define como liberador del pueblo. Él nos libera de nuestras ataduras y nuestros miedos. Nunca como hoy, en estos tiempos malos, necesitamos la misericordia, la cercanía y la liberación total que nos ofrece Jesús. Confiemos en su Palabra y demos más sentido a nuestras vidas.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Nehemías nos va a decir que estemos alegres, que no estemos tristes. Y no hay mejor recomendación previa para escuchar la Palabra de Dios. Refiere el texto de nuestra primera lectura la lectura solemne de la Ley en el Templo de Jerusalén, reconstruido a la vuelta del exilio de Babilonia.

SEGUNDA LECTURA: El mensaje principal de nuestra segunda lectura, que procede de la Carta los Corintios es que la alegría es una consecuencia clara de la cercanía del Señor. Pablo, el gran Pablo, nos va a contar, como sólo él sabe hacerlo, esa organización prodigiosa que es la Iglesia, nuestra Asamblea, y que está basada en la coordinación neurológica y maravillosa que tiene el cuerpo humano. Sabiendo que Cristo es nuestra cabeza.

EVANGELIO: JEl evangelio de Lucas recoge la confirmación de Jesús –con palabras de Isaías—que él es nuestro libertador. Narra Lucas con precisión cinematográfica la escena de la sinagoga de Nazaret. Es el principio de la vida pública de Jesús ya se vislumbran los problemas que tendrá que sufrir nuestro Maestro a lo largo de toda su vida.

LECTURAS

Lectura del libro de Nehemías: 8, 2-4. 5-6. 8-10

En aquellos días, Esdras, el sacerdote, trajo el libro de la ley ante la asamblea, formada por los hombres, las mujeres y todos los que tenían uso de razón.
Era el día primero del mes séptimo, y Esdras leyó desde el amanecer hasta el mediodía, en la plaza que está frente a la puerta del Agua, en presencia de los hombres las mujeres y todos los que tenían uso de razón. Todo el pueblo estaba atento a la lectura del libro de la ley. Esdras estaba de pie sobre un estrado de madera, levantado para esta ocasión. Esdras abrió el libro a la vista del pueblo, pues estaba en un sitio más alto que todos, y cuando lo abrió, el pueblo entero se puso de pie.
Esdras bendijo entonces al Señor, el gran Dios, y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: “¡Amen!”, e inclinándose, se postraron rostro en tierra. Los levitas leían el libro de la ley de Dios con claridad y explicaban el sentido, de suerte que el pueblo comprendía la lectura. Entonces Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que instruían a la gente, dijeron a todo el pueblo: “Este es un día consagrado al Señor nuestro Dios. No estén ustedes tristes ni lloren (porqué todos lloraban al escuchar las palabras de la ley). Vayan a comer espléndidamente, tomen bebidas dulces y manden algo a los que nada tienen, pues hoy es un día consagrado al Señor, nuestro Dios. No estén tristes, porque celebrar al Señor es nuestra fuerza”.
Palabra de Dios

Salmo 18

R./ Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.

La ley del Señor es perfecta del todo
y reconforta el alma;
inmutables son las palabras del Señor
y hacen sabio al sencillo. R/.

En los mandamientos del Señor hay rectitud
y alegría para el corazón;
son luz los preceptos del Señor
para alumbrar el camino. R/.

La voluntad de Dios es santa
y para siempre estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos.  R/.

Que sean gratas las palabras de mi boca
y los anhelos de mi corazón.
Haz, Señor, que siempre te busque,
pues eres mi refugio y salvación. R/.


Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los corintios: 12, 12-30

Hermanos: Así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros y todos ellos, a pesar de ser muchos, forman un solo cuerpo, así también es Cristo. Porque todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo, y a todos se nos ha dado a beber del mismo Espíritu.
El cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos. Si el pie dijera: “No soy mano, entonces no formo parte del cuerpo”, ¿dejaría por eso de ser parte del cuerpo? Y si el oído dijera: “Puesto que no soy ojo, no soy del cuerpo”, ¿dejaría por eso de ser parte del cuerpo? Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿con que oiríamos? Y si todo el cuerpo fuera oído, ¿con que oleríamos? Ahora bien, Dios ha puesto los miembros del cuerpo cada uno en su lugar según lo quiso. Si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Cierto que los miembros son muchos, pero el cuerpo es uno solo. El ojo no puede decirle a la mano: “No te necesito”; ni la cabeza a los pies: “Ustedes no me hacen falta”. Por el contrario, los miembros que parecen más débiles son los más necesarios. Y a los más íntimos los tratamos con mayor decoro, porque los demás no lo necesitan.
Así formó Dios el cuerpo, dando más honor a los miembros que carecían de él, para que no haya división en el cuerpo y para que cada miembro se preocupe de los demás. Cuando un miembro sufre, todos sufren con él, y cuando recibe honores, todos se alegran con él. Pues bien, ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es un miembro de él. En la Iglesia, Dios ha puesto en primer lugar a los apóstoles; en segundo lugar, a los profetas; en tercer lugar, a los maestros; luego, a los que hacen milagros, a los que tienen el don de curar a los enfermos, a los que ayudan, a los que administran, a los que tienen el don de lenguas y el de interpretarlas. ¿Acaso son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos maestros? ¿Hacen todos milagros? ¿Tienen todos el don de curar? ¿Tienen todos el don de lenguas y todos las interpretan?
Palabra de Dios.
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

El Señor me ha enviado para llevar a los pobres la buena nueva y anunciar la liberación a los cautivos.

Aleluya.


† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 1, 1-4; 4, 14-21

Muchos han tratado de escribir la historia de las cosas que pasaron entre nosotros, tal y como nos las trasmitieron los que las vieron desde el principio y que ayudaron en la predicación. Yo también, ilustre Teófilo, después de haberme informado minuciosamente de todo, desde sus principios, pensé escribírtelo por orden, para que veas la verdad de lo que se te ha enseñado.
(Después de que Jesús fue tentado por el demonio en el desierto), impulsado por el Espíritu, volvió a Galilea. Iba enseñando en las sinagogas; todos lo alababan y su fama se extendió por toda la región. Fue también a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.
Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en El. Entonces comenzó a hablar, diciendo: “Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”.
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Hemos leído que Jesús ha venido a traer la Salvación y atender a los que sufren, por ellos y confiados en su palabra le presentamos al Padre nuestra súplica repitiendo:
Padre, atiende nuestra súplica.

  • Por el Papa, obispos, sacerdotes y los miembros de la Iglesia para que vivamos en plena comunión unos con otros para mayor Gloria de Dios. OREMOS
  • Por los gobernantes y dirigentes de todas las naciones de la tierra para que vivan atentos a las necesidades de sus pueblos. OREMOS
  • Por los todos los enfermos para que Cristo llegue a su vida transformando su enfermedad en gozo y alegría. OREMOS
  • Por todos los niños del mundo para que les llegue con claridad el mensaje del Evangelio y lo acojan en sus corazones. OREMOS
  • Por los matrimonios para que descubran en la Palabra de Cristo el amor que es capaz de dar vida y salvación allá por donde pasa. OREMOS
  • Por todos nosotros para que alimentados con la Palabra y el Cuerpo de Cristo, seamos verdaderos testigos de su mensaje en nuestros ambientes. OREMOS

Celebrante: Padre, concede a tu pueblo aquellas necesidades que por medio de tu Hijo te presentamos. Por Él, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.  Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN



LOS OJOS… PUESTOS EN TI

Los que esperan…
tienen los ojos puestos en Ti para que no les defraudes

Los que desesperan…
tienen los ojos puestos en Ti para que les des esperanza

Los tristes…
tienen los ojos puestos en Ti, para que les bendigas con la alegría

Los abatidos…
tienen los ojos puestos en Ti, para que les levantes

Los decepcionados…
tienen los ojos puestos en Ti, para que sean optimistas

Los pobres…
tienen los ojos puestos en Ti, para que se sientan ricos

Amén.

AVISOS PARROQUIALES

17 Enero 2016 - II Domingo Ordinario


Boda de Caná
II Domingo Ordinario
17 Enero 2016

MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban nuestra fraternal bienvenida al inicio de la Eucaristía. Comenzábamos el lunes pasado la primera fase del Tiempo Ordinario que nos llevará hasta el 10 de febrero -- Miércoles de Ceniza-- en que iniciaremos la Cuaresma. Hoy, en este II Domingo del Tiempo Ordinario, vamos a asistir al primer milagro de la vida pública de Jesús de Nazaret. A petición de su Madre, María, transforma 600 litros de agua en vino de excelente calidad. A los novios se les agotaba el vino para agasajar a sus invitados y la Virgen quiso evitarles esa vergüenza. Es un comienzo muy singular por parte de Jesús... en una boda, una celebración llena de alegría y esperanza. Por otro lado, Pablo nos va a hablar del Espíritu Santo, el gran inspirador de toda acción religiosa. Y esta semana también, mañana, lunes, 18, comenzábamos el Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos. El Espíritu ha de estar con nosotros para conseguir lo que Cristo siempre nos pidió: que todos sus seguidores fuéramos uno en el amor… Hoy es, asimismo, la Jornada Mundial por el emigrante y el refugiado. Las migraciones –emigrantes, inmigrantes y refugiados—están muy presentes en nuestra vida actual. Demos la importancia que tiene dicha celebración pontificia y ayudemos con nuestra oración y nuestro apoyo material a un fin muy actual y muy notable. Y en muchos con mucho dolor y no pocas victimas…

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: El profeta Isaías en la primera lectura nos desvela una profecía muy singular para nosotros: el Mesías es presentado como el Esposo de Israel que traería la paz y la alegría a su pueblo. Y como seguiremos viendo todas las lecturas de hoy tienen ese contenido especial de matrimonio, de esponsales entre Dios y su pueblo.

SEGUNDA LECTURA: La lectura de la Primera Carta de San Pablo a los fieles de Corinto nos acompañará hasta el domingo quinto de este primer tramo del tiempo ordinario, como segunda lectura de nuestras eucaristías. Refiere los diferentes dones y carismas que el Espíritu Santo otorga a los fieles para vivir mejor y ser más felices puestos todos en presencia de Dios.

EVANGELIO: Jesús de Nazaret inicia su misión en una boda, por indicación de su Madre, la Virgen María y convirtiendo considerables cantidades de agua en un vino excelente. No puede haber principio más bello y alegre. El episodio de las Bodas de Caná merece toda nuestra atención al escucharlo y reflexionar, después, en él por su significado y matices.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Isaías: 62, 1-5

Por amor a Sión no me callaré y por amor a Jerusalén no me daré reposo, hasta que surja en ella esplendoroso el justo y brille su salvación como una antorcha.
Entonces las naciones verán tu justicia, y tu gloria todos los reyes. Te llamaran con un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor. Serás corona de gloria en la mano del Señor y diadema real en la palma de su mano.
Ya no te llamaran “Abandonada”, ni a tu tierra, “Desolada”; a ti te llamaran “Mi complacencia” y a tu tierra, “Desposada”, porque el Señor se ha complacido en ti y se ha desposado con tu tierra.
Como un joven se desposa con una doncella, se desposará contigo tu hacedor; como el esposo se alegra con la esposa, así se alegrará tu Dios contigo.
Palabra de Dios

Salmo 95

R./ Cantemos la grandeza del Señor.

Cantemos al Señor un nuevo canto,
que le cante al Señor toda la tierra;
cantemos al Señor y bendigámoslo. R/.

Proclamemos su amor día tras día,
su grandeza anunciemos a los pueblos;
de nación en nación, sus maravillas. R/.

Alaben al Señor, pueblos del orbe,
reconozcan su gloria y su poder
y tribútenle honores a su nombre.  R/.

Caigamos en su templo de rodillas.
Tiemblen ante el Señor los atrevidos
. “Reina el Señor”, digamos a los pueblos,
gobierna a las naciones con justicia.  R/.


Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 12, 4-11

Hermanos: Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diferentes servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diferentes actividades, pero Dios, que hace todo en todos, es el mismo.
En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Uno recibe el don de la sabiduría; otro, el don de la ciencia. A uno se le concede el don de la fe; a otro, la gracia de hacer curaciones, y a otro más, poderes milagrosos. Uno recibe el don de profecía, y otro, el de discernir 1os espíritus. A uno se le concede el don de lenguas, y a otro el de interpretarlas. Pero es uno solo y el mismo Espíritu el que hace todo eso, distribuyendo a cada uno sus dones según su voluntad. Palabra de Dios.
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

Dios nos ha llamado, por medio del Evangelio, a participar de la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

Aleluya.


† Lectura del santo Evangelio según san Juan: 2, 1-11

En aquel tiempo, hubo una boda en Caná de Galilea, a la cual asistió la madre de Jesús. Este y sus discípulos también fueron invitados. Como llegara a faltar el vino, María le dijo a Jesús: “Ya no tienen vino”. Jesús le contesto: “Mujer, ¿qué podemos hacer tú y yo? todavía no llega mi hora”. Pero ella dijo a los que servían: “Hagan lo Él les diga”.
Había allí seis tinajas de piedra, de unos cien litros cada una, que servían para las purificaciones de los judíos Jesús dijo a los que servían: “Llenen de agua esas tinajas”. Y las llenaron hasta el borde. Entonces les dijo: “Saquen ahora un poco y llévenselo al encargado de la fiesta”. Así lo hicieron, y en cuanto el encargado de la fiesta probó el agua convertida en vino, sin saber su procedencia, porque solo los sirvientes la sabían, llamó al novio y le dijo “Todo el mundo sirve primero el vino mejor, y cuando invitados ya han bebido bastante, se sirve el corriente. Tú, en cambio, has guardado el vino mejor hasta ahora”.
Esto que Jesús hizo en Caná de Galilea fue el primero de sus signos. Así manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en Él.
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: María fue la puerta de la Salvación y María es hoy la puerta por la que Jesús nos trae los dones de Dios. A través de María, por medio de Cristo, presentamos al Padre nuestras súplicas. Repetimos: Ayúdanos, Señor, a seguir tus palabras.

  • Te pedimos Padre por el Papa Francisco, para que continúe enviando al mundo su mensaje de Misericordia y el mundo entienda que ésta solo viene de Ti. OREMOS
  • Por los frutos del Octavario de Oración para la Unidad de los cristianos, para que el Espíritu nos ayude a resolver las diferencias entre los seguidores de Jesús de Nazaret. OREMOS
  • Te pedimos Padre por los dirigentes de las naciones y de los pueblos, para que no se dejen llevar por cálculos interesados que buscan el poder sino que atiendan con prontitud las necesidades de sus gentes. OREMOS
  • Por todos los novios para que en sus días de caminar en la tierra nunca les falte el vino del amor y siempre acudan a María cuando este escasee. OREMOS
  • Por los emigrantes, para que ayudados por los que están más cerca, sean capaces de llevar una vida digna y acorde con el Evangelio. OREMOS
  • Por los matrimonios cristianos, especialmente por los que viven momentos de tensión, para que el Espíritu Santo envíe sobre ellos los dones necesarios para afrontar con éxito estas dificultades. OREMOS
  • Por nosotros que hemos oído: “Haced lo que él os diga” pongamos en práctica las enseñanzas de Jesucristo y propaguemos el Evangelio. OREMOS

Celebrante: Padre que enviaste a tu Hijo al mundo para salvarnos ayúdanos a ser cada días más dignos hijos tuyos. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.  Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN



ANTES DE FINALIZAR
Antes de finalizar esta Eucaristía, Señor,
queremos darte gracias
por tu presencia en medio de nuestra fiesta.
Sin Ti, no sería lo mismo.
Sin Ti, nos faltaría algo.
Sin Ti, no tendríamos fuerzas para seguir adelante.
Ayúdanos Señor a descubrir en tu persona
la huella de Dios y a dejarnos transformar
por tu mano que siempre es poderosa
por tu Palabra que siempre es sabia
por tus caminos, que siempre son seguros
por tu mirada, que siempre es profunda
por María,
que desea siempre el bien de todos nosotros.

Amén.

AVISOS PARROQUIALES

  • La Misa del Domingo en Gallardin está a las 4pm.

Bautismo del Señor - 10 de Enero 2016


Bautismo del Señor
10 de Enero 2016


MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos y hermanas, sean todos bienvenidos a la Eucaristía. El pasado domingo –hace unos días— veíamos a Jesús Niño recostado en el pesebre de Belén mientras que los Reyes de Oriente le adoraban y traían regalos. Hoy le vemos ya como hombre, junto al Jordán, y esperando el turno, como uno más, para ser bautizado por Juan Bautista. Ha pasado mucho tiempo en pocos días, todos los años, nos causa sorpresa. Y si la Epifanía es la manifestación de Dios, por medio de un niño, a los pueblos gentiles, Dios, en el momento del Bautismo, ofrece a la humanidad a su Hijo Único para que seamos salvados. Ambas fiestas se parecen, aunque la de hoy sea una frontera clara entre el Tiempo de Navidad y el Tiempo Ordinario. Hoy Jesús, ante nosotros, inicia su vida pública, y nos acompañará durante semanas y meses. Iniciemos, pues, con emoción y con mucha alegría nuestra asamblea dominical.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: El Profeta Isaías, en la primera lectura, nos enseña como será el Mesías, todo suavidad. “El pábilo vacilante no lo apagará”. El pábilo es esa llama que pugna por seguir ardiendo y que cualquier golpe de aire puede apagarla. El Mesías no lo hará. En este fragmento del capítulo 42 del profeta Isaías se hace una hermosa descripción de Jesucristo y, además, añade que será nuestro liberador y quien dará luz a nuestros ojos.

SEGUNDA LECTURA: En la segunda lectura, sacada del capítulo diez de los Hechos de los Apóstoles, Pedro se refiere, por su parte, al papel del Salvador, “que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos” y hacer referencia al bautismo de Juan. Para añadir que Dios acepta a todos y no hace distinciones aceptándonos a todos. Estamos ante un texto de gran hondura y frutos de importante enseñanza.

EVANGELIO: to de gran hondura y frutos de importante enseñanza. EVANGELIO: San Lucas nos dice que el pueblo estaba en expectación. Esperaban al Mesías. Juan lo anuncia, pero no se atribuye ninguna gloria personal. Jesús se bautizó junto a sus hermanos, junto a todo el pueblo. Y, entonces, Dios habló. Y todos, los hombres y la historia, supimos que nuestra salvación había llegado.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Isaías: 42, 1-4. 6-7

Esto dice el Señor: “Miren a mi siervo, a quien sostengo, a mi elegido, en quien tengo mis complacencias. En el he puesto mi espíritu para que haga brillar la justicia sobre las naciones.
No gritará, no clamará, no hará oír su voz por las calles; no romperá la caña resquebrajada, ni apagará la mecha que aún humea. Promoverá con firmeza la justicia, no titubeará ni se doblegará hasta haber establecido el derecho sobre la tierra y hasta que las islas escuchen su enseñanza.
Yo, el Señor, fiel a mi designio de salvación, te llame, te tome de la mano, te he formado y te he constituido alianza de un pueblo, luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión y de la mazmorra a los que habitan en tinieblas”.
Palabra de Dios

Salmo 28

R./ El Señor bendice a su pueblo con la paz.

Hijos de Dios, glorifiquen al Señor,
denle la gloria que merece.
Postrados en su templo santo,
alabemos al Señor. R/.

La voz del Señor se deja oír
sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es poderosa,
la voz del Señor es imponente. R/.

El Dios de majestad
hizo sonar el trueno de su voz.
El Señor se manifestó
sobre las aguas desde su trono eterno.. R/.


Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles: 10, 34-38

En aquellos días, Pedro se dirigió a Cornelio y a los que estaban en su casa, con estas palabras: “Ahora caigo en la cuenta de que Dios no hace distinción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que fuere. Él envió su palabra a los hijos de Israel, para anunciarles la paz por medio de Jesucristo, Señor de todos.
Ya saben ustedes lo sucedido en toda Judea, que tuvo principio en Galilea, después del bautismo predicado por Juan: como Dios ungió con el poder del Espíritu Santo a Jesús de Nazaret, y cómo éste pasó haciendo el bien, sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él”.
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

Se abrió el cielo y resonó la voz del Padre, que decía: “Este es mi Hijo amado; escúchenlo”.

Aleluya.


† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 3, 15-16. 21-2.

En aquel tiempo, como el pueblo estaba en expectación y todos pensaban que quizá Juan el Bautista era el Mesías, Juan los sacó de dudas, diciéndoles: “Es cierto que yo bautizo con agua, pero ya viene otro más poderoso que yo, a quien no merezco desatarle las correas de sus sandalias. Él los bautizara con el Espíritu Santo y con fuego”.
Sucedió que entre la gente que se bautizaba, también Jesús fue bautizado. Mientras este oraba, se abrió el cielo y el Espíritu Santo bajó sobre Él en forma sensible, como de una paloma, y del cielo llego una voz que decía: “Tú eres mi Hijo, el predilecto; en ti me complazco”.
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Cristo viene para avivar aquello que está vacilante. Por su mediación ponemos en manos del Padre las necesidades y sufrimientos del mundo y de la Iglesia: Que tu bautismo nos salve, Señor.

  • Por todos los que formamos la Iglesia, los bautizados en el Espíritu, para que sea nuestro apoyo en momentos de dificultad y su fuerza nos ayude en el camino. OREMOS
  • Por los dirigentes, para que busquen con ahínco el bien de las personas y no se dejen llevar por motivos personales o satisfacer a los poderosos. OREMOS
  • Por los bautizados que viven lejos de la Iglesia, para que en este día se reavive la llama de su Bautismo y sientan el gozo de pertenecer al Cuerpo de Cristo. OREMOS
  • Por todos los que en este año recibirán el bautismo, para que se sientan acogidos en la Iglesia como hijos de Dios que son. OREMOS
  • Por las familias cristianas, para que sean fieles transmisoras del Evangelio a los hijos en este tiempo de desapego espiritual. OREMOS
  • Por los que nos hemos reunido a celebrar el Bautismo de Jesús, para que fieles a ese compromiso seamos portadores de la Buena Noticia al mundo entero. OREMOS

Celebrante: Padre que te complaces en tu Hijo amado, atiende estas plegarias que por su mediación te hacemos llegar. Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN



TÚ, SEÑOR…
Tú, Señor, nos das una forma de entender la vida.
Tú, Señor, nos das el secreto de la felicidad.
Tú, Señor, con tu Bautismo,
cargas con todas nuestras flaquezas y miserias.
Dios, sobre tus hombros, pone el futuro de nuestra humanidad:
¡Redímela con tu testimonio y sacrificio!
¡Rescátala de las incertidumbres que la asolan!
¡Recupérala de aquellos falsos dioses ante los que se postra!
Tú, Jesús, que eres preferido, amado, tocado por el Espíritu,
haz que, también nosotros,
sintamos el calor de la gloria del Padre,
que no es otra que la comunión del Hijo con el Espíritu Santo.

Amén.

AVISOS PARROQUIALES

  • El viernes 15 de enero, a las 6.40pm, reunión del Consejo Pastoral Parroquial.

3 de Enero 2016 - LA EPIFANÍA DEL SEÑOR


LA EPIFANÍA DEL SEÑOR
3 de Enero 2016
EL SECRETO DEL MESÍAS


MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban un abrazo muy grande a modo de bienvenida en este día de los Reyes Magos. Hemos recorrido, juntos, ya muchas celebraciones navideñas que nos han llenado, sin duda, el corazón de amor y esperanza. Hoy - y hablemos con propiedad litúrgica - conmemoramos la Epifanía del Señor: la presentación y ofrecimiento del Niño Dios a todos los pueblos de la Tierra. Los Magos de Oriente representan a todos esos pueblos que, lejos de la nación judía, iban a recibir la Redención de Dios por medio de Jesucristo. Con los Magos, el mundo entero trae a Jesús su variedad de dones: sus culturas, sus muchas peculiaridades, sus diferentes identidades. Y nosotros aquí y ahora, al igual que las gentes de otras naciones, le traemos el don de nosotros mismos. En este Año de la Misericordia tal vez, el mejor regalo que podemos ofrecer al Señor, es adorarle manifestando ante el mundo que el amor, la acogida, el perdón, el servicio o la entrega no son sólo poesía en nuestra vida.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: El signo que muestran las lecturas de hoy es el de la luz. El profeta Isaías no deja de gritar, anunciando un amanecer luminoso, a ese pueblo que, como nosotros, siente la oscuridad de la condición humana; y les hace ver que la claridad se extiende a todo el universo.

SEGUNDA LECTURA: Todos los hombres serán adoradores de un mismo Dios, nos dice la segunda lectura. San Pablo en su Carta a los Efesios habla de la revelación del Espíritu Y es ya hora de que, unidos, nos sentemos a la misma mesa y compartamos el mismo pan. Pues, sólo así, la comunidad cristiana iniciará una vida nueva a través de los sacramentos; siendo en todo momento testimonio de la Epifanía de Cristo.

EVANGELIO: La manifestación de Dios a los hombres sabios y lejanos es lo que nos cuenta Mateo en el Evangelio. Y el asombro de quienes no quisieron ver al Señor en Belén se hace manifiesto cuando los Magos preguntan por Él. Ojalá, nosotros veamos también la estrella, nuestra estrella, la que nos conduce directamente a cumplir nuestra misión como cristianos.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Isaías: 60, 1-6

Levántate y resplandece, Jerusalén, porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor alborea sobre ti. Mira: las tinieblas cubren la tierra y espesa niebla envuelve a los pueblos; pero sobre ti resplandece el Señor y en ti se manifiesta su gloria. Caminarán los pueblos a tu luz y los reyes al resplandor de tu aurora. Levanta los ojos y mira alrededor: todos se reúnen y vienen a ti; tus hijos llegan de lejos, a tus hijas las traen en brazos. Entonces verás esto radiante de alegría; tu corazón se alegrará, y se ensanchará, cuando se vuelquen sobre ti los tesoros del mar y te traigan las riquezas de los pueblos. Te inundará una multitud de camellos y dromedarios, procedentes de Madián y de Efá. Vendrán todos los de Sabá trayendo incienso y oro y proclamando las alabanzas del Señor.
Palabra de Dios

Salmo 71

R./ Que te adoren, Señor, todos los pueblos.

Comunica, Señor, al rey tu juicio,
y tu justicia al que es hijo de reyes;
así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres
y regirá a tu pueblo justamente. R/.

Florecerá en sus días la justicia
y reinará la paz, era tras era.
De mar a mar se extenderá su reino
y de un extremo al otro de la tierra. R/.

Los reyes de occidente y de las islas
le ofrecerán sus dones.
Ante él se postrarán todos los reyes
y todas las naciones. R/.

El débil librará del poderoso
y ayudará al que se encuentra sin amparo;
se apiadará del desvalido y pobre
y salvará la vida al desdichado. R/.


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 3,2-3. 5-6

Hermanos: Han oído hablar de la distribución de la gracia de Dios, que se me ha confiado en favor de ustedes. Por revelación se me dio a conocer este misterio, que no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos, pero que ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: es decir, que por el Evangelio, también los paganos son coherederos de la misma herencia, miembros del mismo cuerpo y participes de la misma promesa en Jesucristo.
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

Hemos visto su estrella en el oriente y hemos venid a adorar al Señor.

Aleluya.


† Lectura del santo Evangelio según san Mateo: 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judá, en tiempos del rey Herodes. Unos magos de oriente llegaron entonces a Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”. Al enterarse de esto, el rey Herodes se sobresaltó toda Jerusalén con él. Convocó entonces a los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: “En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres en manera alguna la menor entre las ciudades ilustres de Judá, pues de ti saldrá un jefe, que será el pastor de mi pueblo, Israel”.
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan a averiguar cuidadosamente que hay de ese niño y, cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”. Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto surgir, comenzó a guiarlos, hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron. Después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: En este día en que pueblos lejanos vinieron a adorar a Jesús el Señor, que nuestra oración sea tan amplia como el mundo entero. Digamos al Padre: QUE LA LUZ DE CRISTO ILUMINE A TODOS LOS PUEBLOS.

  • Para que la luz de Cristo ilumine a todas las naciones, y para que la Iglesia las acoja con la diversidad de sus culturas. OREMOS
  • Por los Gobernantes de todo el mundo para que aprendan de los Reyes Magos de Oriente que es lo principal: amar y buscar a Dios. OREMOS
  • Por los abandonados, por los enfermos y por todos los que sienten solos, para el Niño Dios les premie con una sonrisa y todos los demás hermanos acudamos en su auxilio. OREMOS
  • Por los niños de todo el mundo, para que Dios hecho hombre, y recién nacido, les preserve de todo mal y de cualquier abuso. OREMOS
  • Para que todos los que buscan una estrella que les guíe en su vida descubran la bondad y la presencia cercana del Señor en personas llenas de fe y amor, que reflejen la luz de Cristo. OREMOS
  • Por todos nosotros para que el espíritu de estas fiestas permanezca en nosotros el resto del año y seamos generosos y compasivos con el prójimo. OREMOS

Celebrante: Padre, te pedimos que acojas estas necesidades y todas aquellas que llevamos en nuestros corazones. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.  Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN



QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y preguntar siempre, por aquel que es gran Rey
y, mi viejo reino que es mi corazón, pueda alcanzar por fin la paz.
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y, dejar atrás riquezas, adornos y caprichos
para, poniéndome en camino,
postrarme ante tu semblante divino
y darte pruebas de que, mi amor, es sincero
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y subir a lo más alto de las almenas de mi castillo
y, que día tras día, me des el privilegio de contemplar tu estrella:
La estrella que guía a toda buena voluntad
La estrella que enseña lo que los montes esconden
La estrella que habla, para todo el que escucha en el silencio
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Y enfrentarme, sin temor ni miedo alguno,
a todo aquel que intente doblar mi rodilla ante otros dioses
Y también ser valiente, que no poderoso,
y darte la gloria y la honra que Tú sólo mereces
QUIERO SER “UN REY”, SEÑOR
Para gritar y poner a tu disposición,
mis heraldos y caballos, ejércitos y palomas mensajeras
y, así el mundo sepa, que REY COMO TU, no hay ninguno
QUIERO SER “UN REY” SEÑOR
Y, cuando como siervo me humille ante Ti,
me asombre de tal manera ante tu presencia
que sólo piense en volver a mi Palacio
dispuesto a ser reflejo de tu ternura, bondad y amor.
¿PODRÉ SER “UN REY”, “TU REY” SEÑOR?
Déjame, por lo menos en este día,
doblar lo que soy y dejarte todo lo que tengo
ante Ti que eres GRAN Y ETERNO REY DE LA GLORIA.


Amén.

AVISOS PARROQUIALES

  • Al iniciar el año nuevo vamos volviendo a las actividades ordinarias de nuestra comunidad. Los integrantes de la catequesis familiar reanudad sus encuentros de acuerdo con las indicaciones de sus respectivos catequistas.
  • Se suspenden misas entre semana hasta el próximo viernes 8 de enero. Los padres tenemos un encuentro con los Oblatos de otras comunidades de Santa Barbara de Barinas y de La Guaira.