27 de diciembre 2015 - SAGRADA FAMILIA


SAGRADA FAMILIA DE JESÚS, MARIA Y JOSÉ
27 de diciembre 2015
DOS ISRAELITAS CONSAGRADOS AL SEÑOR



MONICIÓN DE ENTRADA

Sean todos bienvenidos a la Eucaristía. Hemos celebrado hace poco el Nacimiento del Señor y hoy la Liturgia nos propone que festejemos a la Sagrada Familia: Jesús, María y José. Nos puede sorprender oír a Jesús cómo les pregunta a sus propios padres angustiados, María y José: “¿Por qué me estaban buscando? ¿No sabían ustedes que debo estar donde está mi Padre?”. Incluso María y José, santos de Dios, tenían que aprender todavía y crecer en su fe. Como la Sagrada Familia, nuestras familias, y cada uno de nosotros, tenemos también que crecer en la fe. Quizás será a través de dolorosas pruebas y sufrimientos, como el de María y José, como nuestra fe llegará a madurarse.
La familia es el mejor fermento de la vida cristiana y eso lo hemos de tener muy en cuenta. Pero, además, es la base del crecimiento más armónico y un ejemplo de amor y paz. Es el día para honrar a los padres. Y, naturalmente, a los hijos. Con el pensamiento puesto en la imagen cercana y atrayente de la Sagrada Familia en el Portal de Belén, iniciamos nuestra celebración.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: En la primera lectura vamos a leer un texto del Libro del Eclesiástico. El autor sabio del Antiguo Testamento nos da enseñanzas firmes para que nuestras familias funcionen en el amor y en la esperanza. Buen ejemplo para hoy cuando muchos quieren romper la idea de la familia.

SEGUNDA LECTURA: No San Pablo en la segunda lectura, sacada de la Carta a los Colosenses, nos da el esquema de vida que hará todo lo que es deseable para nosotros sea realidad: “que vuestra vida la presida la misericordia, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión, el perdón… y así la paz de Dios habitará en vuestros corazones”. Es un buen plan de vida.

EVANGELIO: El Evangelio de San Lucas nos narra el primer viaje de Jesús a Jerusalén para celebrar la fiesta de la Pascua. Se hacía a la edad de doce años. Y a la vuelta sus padres le dan por perdido. Pero no. Estaba en las “cosas de su Padre”, el Templo, siendo admiración de todos los que le escuchaban. Luego, volvió a Nazaret para vivir en familia hasta el día en que comenzó su vida pública.

LECTURAS

Lectura del libro del Eclesiástico 3, 3-7. 14-17

El Señor honra al padre en los hijos y respalda la autoridad de la madre sobre la prole. El que honra a su padre queda limpio de pecado; y acumula tesoro, el que respeta a su madre. Quien honra a su padre, encontrará alegría en sus hijos y su oración será escuchada; el que enaltece a su padre, tendrá larga vida y el que obedece al Señor, es consuelo de su madre.
Hijo, cuida de tu padre en la vejez y en su vida no le causes tristeza; aunque chochee, ten paciencia con él y no lo menosprecies por estar tú en pleno vigor. El bien hecho al padre no quedará en el olvido y se tomará a cuenta de tus pecados.
Palabra de Dios

Salmo 127

R./ Dichoso el que teme al Señor.

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien. R/.

Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa. R/.

Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida. R/.


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 12-21

Hermanos: Puesto que Dios los ha elegido a ustedes, los ha consagrado a él y les ha dado su amor, sean compasivos, magnánimos, humildes, afable y pacientes. Sopórtense mutuamente y perdónense cuando tengan quejas contra, otro, como el Señor los ha perdonado a ustedes. Y sobre todas estas virtudes, tengan amor, que es el vínculo de la perfecta unión.
Que en sus corazones reine la paz de Cristo, esa paz a la que han sido llamados, como miembros de un solo cuerpo. Finalmente, sean agradecidos. Que la palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza. Enséñense y aconséjense unos a otros lo mejor que sepan. Con el corazón lleno de gratitud, alaben a Dios con salmos, himnos y cánticos espirituales; y todo lo que digan y todo lo que hagan, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dándoles gracias a Dios Padre, por medio de Cristo. Mujeres respeten la autoridad de sus maridos, como lo quiere el Señor. Maridos, amen a sus esposas y no sean rudos con ellas. Hijos, obedezcan en todo a sus padres, porque eso es agradable al Señor. Padres no exijan demasiado a sus hijos, para que no se depriman.
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

Que en sus corazones reine la paz de Cristo; que la Palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza.

Aleluya.


† Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 2, 41-52

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén para las festividades de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, fueron a la fiesta, según la costumbre. Pasados aquellos días, se volvieron, pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran. Creyendo que iba en la caravana, hicieron un día de camino; entonces lo buscaron y, al no encontrarlo, regresaron a Jerusalén en su busca.
Al tercer día lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. Al verlo, sus padres se quedaron atónitos; y su madre le dijo: «Hijo mío, ¿Por qué te has portado así con nosotros? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia». Jesús les respondió: «¿Por qué me andaban buscando? ¿No sabían que debo ocuparme en las cosas de mi Padre?»
Ellos no entendieron la respuesta que les dio. Entonces volvió con ellos a Nazaret y siguió sujeto a su autoridad. Su madre conservaba en su corazón todas aquellas cosas. Jesús iba creciendo en saber, en estatura y en el favor de Dios y de los hombres.
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Con el eco reciente del nacimiento de Cristo, nos acercamos al hogar de Nazaret para buscar ser reflejo de lo que allí se vive. Hoy pedimos al Padre que nos llene del Amor que se respira en aquella casa diciendo: LLÉNANOS PADRE DE TU AMOR

  • 1. Te pedimos Padre por la Iglesia, la gran familia de Dios para que los que aún caminamos en esta tierra, imitemos a los santos, nuestros hermanos mayores que nos precedieron y que hoy viven junto a ti. OREMOS
  • Te pedimos Padre por nuestro planeta, la casa de todos para que seamos conscientes del deterioro que sufre y pongamos remedio pronto, para que con tu Amor construyamos un mundo más justo y más habitable para las generaciones venideras. OREMOS
  • Te pedimos Padre por todos los enfermos, son nuestros hermanos más necesitados, haz que estemos más atentos a sus sufrimientos y los acompañemos en su enfermedad. OREMOS
  • Por la familia, Iglesia doméstica; para que viva los verdaderos valores de perdón, acogida, entrega y servicio. Para que todos caminemos en una comprensión profunda basada en la fe y en el amor. OREMOS
  • Por el don de la vida; para que nadie se tome la libertad de guardarla o rechazarla según sus criterios. Hoy pidiendo especialmente por los niños no nacidos, para que el mundo les dé una oportunidad de nacer y crecer en un ambiente de amor familiar. OREMOS
  • Por los que, una vez mas, nos hemos reunido en la Eucaristía, para que sus frutos de paz y amor nos hagan más felices. OREMOS

Celebrante: Señor, mueve nuestros corazones; para que pongan paz donde hay incomprensión; pan, donde haya necesidad; e igualdad, donde existan diferencias.Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.  Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN




Nuestra familia, otro Nazaret


Padre celestial, Tú nos has dado
un modelo de vida en la Sagrada Familia.
Ayúdanos a hacer de nuestra familia
otro Nazaret, donde reinen
el amor, la paz y la alegría.
Que vivamos santamente
nuestra vida cotidiana.
Que cada día nos amemos más
y nos perdonemos como Tú nos perdonas.

Enséñanos a ver a Jesús
en todos los que sufren,
y a permanecer unidos por la oración
en los momentos de gozo y de dolor.
Ayúdanos, oh Padre amado,
a recibir todo lo que nos das
y a dar todo lo que nos pides
con una gran sonrisa.

Amén.

AVISOS PARROQUIALES

  • El día jueves 31 por la tarde con el ánimo de terminar el año con el Señor celebramos las siguientes misas:
    3.00pm en el Geriátrico de Helechales, 5.00pm en J. Nazareno y 7.00pm en la Purísima
    Al día siguiente, el día 1 de Enero, Solemnidad de SANTA MARÍA MADRE DE DIOS, vamos a celebrar las misas según el orden dominical - excepto la misa de las 8.00am, que se suspende.