NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
REY DEL UNIVERSO
22 Noviembre 2015


MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban nuestra más cordial bienvenida. Vamos a comenzar la eucaristía del último domingo del Tiempo Ordinario y que se dedica a Jesús de Nazaret como Rey del Universo. Esta solemnidad se estableció por el papa Pío XI el 11 de diciembre de 1925, hace noventa años. La realeza de Cristo no es de fuerza, sino de amor. No busca imponer, sino convencer, es cabeza del Reino de Dios, que, sin duda, está cerca y cuando llegue plenamente cambiará nuestras vidas. Marca, también, el final del año litúrgico, porque nos recuerda el triunfo de Nuestro Señor al final de los tiempos. Tiene, pues, un sentido finalista, pero alegre. Ha sido San Marcos quien nos ha acompañado en los relatos evangélicos de este Ciclo B que ya termina. El próximo domingo iniciamos el Adviento, tiempo de espera y de esperanza, y con ello se comienza un nuevo Ciclo, el C; en el que será San Lucas nuestro acompañante por las paginas, siempre bellas, de la Vida de Jesús. Pero ahora iniciemos con júbilo esta eucaristía que nos muestra a Jesús como Rey del Amor y de la Paz.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: En la primera lectura, del Libro de Daniel, aparece el apelativo de Hijo del Hombre para designar al Mesías. Jesús de Nazaret haría suya esa denominación y la repitió siempre que quería hacer referencia a su persona y a su misión. Pero, a su vez, la profecía de Daniel hace una muy adecuada descripción del Mesías, que también concuerda con Cristo.

SEGUNDA LECTURA: El fragmento del Libro del Apocalipsis que se proclama hoy proclama la gloria de Jesús, su Reinado como príncipe de todos los reyes de la tierra. Y Jesús nos convierte en súbditos de su Reino y nos hace sacerdotes a todos. Es impresionante los que Cristo nos da hoy. Debemos escuchar y meditar estas palabras del Apocalipsis. Son muy importantes, y definitorias de la misión que nos ha encargado Cristo.

EVANGELIO: En este ciclo B, que terminamos hoy, hemos proclamado, domingo a domingo, el Evangelio de San Marcos, pero hoy se lee un fragmento del Evangelio de San Juan, donde Jesús de proclama rey, sin rodeos, ni velos, pero su reinado, que “no es de este mundo”, es una realidad de amor, paz y justicia. Y sus súbditos buscan y procuran la verdad contenida en la voz de Jesús que nos habla.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Daniel - 7,13-14

Yo, Daniel, tuve una visión nocturna: Vi a alguien semejante a un hijo de hombre, que venía entre las nubes del cielo. Avanzó hacia el anciano de muchos siglos y fue introducido a su presencia. Entonces recibió la soberanía, la gloria y el reino. Y todos los pueblos y naciones de todas las lenguas lo servían. Su poder nunca se acabará, porque es un poder eterno, y su reino jamás será destruido.
Palabra de Dios

SALMO 92

R./ El Señor reina, vestido de majestad

Tú eres, Señor,
el rey de todos los reyes.
Estás revestido de poder y majestad. R/.

Tú mantienes el orbe y no vacila.
Eres eterno,
y para siempre está firme tu trono. R/.

Muy dignas de confianza son tus leyes
y desde hoy y para siempre,
Señor, la santidad adorna tu templo. R/.


Lectura del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 1, 5-8

Hermanos míos: Gracia y paz a ustedes, de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, el soberano de los reyes de la tierra; aquel que nos amó y nos purificó de nuestros pecados con su sangre y ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre. A Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén. Miren: El viene entre las nubes, y todos lo verán, aun aquellos que lo traspasaron. Todos los pueblos de la tierra harán duelo por su causa. "Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, el que era y el que ha de venir, el todopoderoso".
Palabra de Dios

Aleluya Aleluya.

¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
¡Bendito el reino que llega, el reino de nuestro padre David!

Aleluya.


†Lectura del santo Evangelio según san Juan: 18, 33-37

En aquel tiempo, preguntó Pilato a Jesús: "¿Eres tú el rey de los judíos?" Jesús le contestó: "¿Eso lo preguntas por tu cuenta o te lo han dicho otros?" Pilato le respondió: "¿Acaso soy yo judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han en-tregado a mí. ¿Qué es lo que has hecho?" Jesús le contestó: "Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no cayera yo en manos de los judíos. Pero mi Reino no es de aquí". Pilato le dijo: "¿Conque tú eres rey?" Jesús le contestó: "Tú lo has dicho. Soy rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz".
Palabra del Señor


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Elevamos nuestras plegarias al Padre, por mediación de Jesucristo que sentado en el trono, nos ama y nos libra del pecado diciendo: Venga a nosotros tu reino.

  • Por el Papa Francisco, para que el Señor le inspire siempre la palabra y el gesto oportuno para que el reino de Dios arraigue en los corazones de todos los hombres. OREMOS
  • Por todos los que ostentan el poder en el mundo, para que se dejen guiar por el servicio a sus naciones y atiendan con presteza las necesidades de sus pueblos. OREMOS
  • Por todos aquellos víctimas del terrorismo, para que sus almas se vean confortadas por la Misericordia de Dios, y sus familiares sientan el consuelo de Cristo en estos momentos tan difíciles. OREMOS
  • Por todos aquellos que se esfuerzan cada día en extender el Reino de Dios, mediante su palabra y su vida, para que el Señor los aliente en los momentos de dificultad. OREMOS
  • Por las familias, para que reine en su seno los mismos sentimientos de amor y misericordia que nos trae Jesucristo.OREMOS
  • Por todos aquellos que ya han fallecido, para que el encuentro con Cristo resucitado, sea una experiencia gozosa de habitar en la Casa del Señor por días sin término. OREMOS

Celebrante: Padre, que por la pasión y muerte de tu Hijo concediste a toda la humanidad el perdón de sus pecados, atiende estas plegarias de los que somos tus hijos por adopción. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


REINARÉ, CONTIGO, SEÑOR

Anunciando tu misericordia y tu lealtad,
Tu presencia y tu comunión con el Padre,
Tu fidelidad y tu reinado de vida y verdad.

Reinaré, contigo, señor,
Y, con tu Espíritu, me empujarás,
por el sendero de la verdad y lejos de la mentira,
apartándome de aquellos que, dicen ser de los tuyos,
pero se comportan como si nunca te hubieran conocido,
dando gracias por tu nombre y proclamando,
que, Tú Señor, eres Rey, siempre Rey, sólo Rey.

Amén.