XXVIII DOMINGO ORDINARIO B

Parroquia Jesús Nazareno

XXVIII (28) DOMINGO ORDINARIO B

PALO GORDO, 11.10.2015
www.jesusnazareno.net





MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la casa del Señor. Hoy, en el Evangelio, vamos a ver a un joven rico que presumía de todo pero olvidó algo esencial: la riqueza no es buena compañera para entrar en el cielo. Además, este domingo, es el primero que celebramos dentro del Sínodo de la Familia que se celebra en Roma. Pidamos por todo lo que se está tratando. Que sea para bien. Hoy la palabra de Dios nos reta seriamente: ¿Dónde ponen ustedes su corazón? ¿Dónde cifran ustedes su propia seguridad? ¿Qué es lo que da valor a su vida y la hace digna de vivirse? Una cosa les falta. Para aclararnos, aquí viene la orientación de la palabra y de la sabiduría de Dios, tan pronto como en el Antiguo Testamento; y también viene la advertencia de Jesús: No pongan su corazón en las posesiones materiales porque llegarán a dominarles. Que Dios sea su Señor. Que sea Jesús mismo el único Señor, a quien seguimos.


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1. En el Libro de la Sabiduría, en su capitulo siete, que es nuestra primera lectura de hoy, se nos tiende una mano: necesitamos la Sabiduría de Dios para mejor seguir su camino. Es un don preciado de Dios que no debemos olvidar ni desaprovechar.

2. El autor de la Carta a los Hebreos - es nuestra segunda lectura - realiza una genial descripción del efecto en el hombre de la Palabra de Dios. El breve texto que escuchamos hoy es todo un programa de principios para el pueblo cristiano.

E. En el evangelio de San Marcos que se va a proclamar ahora mismo vemos como el Señor mira con cariño a un joven que quiere seguirle. Las riquezas impedirán a aquel muchacho convertirse en apóstol. Este domingo acompañamos a Jesús ya en el territorio de Judea, acercándose a Jerusalén. Se le siguen acercando aspirantes a discípulos y él les marca las exigencias de ese seguimiento, igual que hace con nosotros, hoy.

LECTURAS


Lectura del libro de la Sabiduría 7,7-11

Supliqué y se me concedió la prudencia; invoqué, y vino sobre mí el espíritu de sabiduría. La preferí a los cetros y a los tronos, y en comparación con ella tuve en nada la riqueza. No se puede comparar con la piedra más preciosa, porque todo el oro junto a ella es un poco de arena, y la plata es como lodo en su presencia. La tuve en más que la salud y la belleza, la preferí a la luz porque su resplandor nunca se apaga. Todos los bienes me vinieron con ella, sus manos me trajeron riquezas incontables. Palabra de Dios

Salmo Responsorial 89

R./ Sácianos, Señor, de tu misericordia.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuando?
Ten compasión de tus siervos. R/.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Dános alegría, por los días en que nos afligiste,
por los años en que sufrimos desdichas. R/.

Que tus siervos vean tu acción,
y sus hijos tu gloria.
Baje a nosostros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos. R/.

Lectura de la carta a los Hebreos 4,12-13

Hermanos: La palabra de Dios es viva, eficaz y más penetrante que una espada de dos filos: llega hasta lo más íntimo del alma, hasta la médula de los huesos y descubre los pensamientos e intenciones del corazón. Toda criatura es transparente para ella. Todo queda al desnudo y al descubierto ante los ojos de Aquél a quien debemos rendir cuentas. Palabra de Dios

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Dichosos los pobres de espíritu,
porque de ellos es el Reino de los Cielos.

R. Aleluya.

Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 10, 17-30

En aquel tiempo cuando salía Jesús al camino, se le acercó corriendo un hombre, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?» Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, no cometerás fraudes, honrarás a tu padre y a tu madre». Entonces él le contestó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven». Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo una cosa te falta: Ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres; así tendrás un tesoro en los cielos. Después ven y sígueme». Pero al oír estas palabras, el hombre se entristeció y se fue apesadumbrado, porque tenía muchos bienes. Jesús, mirando a su alrededor, dijo entonces a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!» Los discípulos quedaron sorprendidos ante estas palabras. Pero Jesús insistió: «Hijitos, ¡qué difícil es para los que confían en las riquezas entrar en el Reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios». Ellos se asombraron todavía más y comentaban entre sí: «Entonces, ¿quién puede salvarse?» Jesús, mirándolos fijamente, les dijo: «Es imposible para los hombres, pero no para Dios; para Dios todo es posible». Entonces Pedro le dijo a Jesús: «Señor, ya ves que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte». Jesús le respondió: «Yo les aseguro: Nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, dejará de recibir en esta vida el ciento por uno en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, junto con persecuciones, y en el otro mundo la vida eterna». Palabra del Señor  

ORACIÓN DE LOS FIELES

Padre, nos proponemos hoy “tenerte como luz” para desechar miedos y tinieblas y decimos: QUE SEÑOR ILUMINA NUESTRA VIDA..
  1. Ilumina a tu Iglesia: al Papa, a los obispos, sacerdotes, catequistas y todos los que trabajan en la propagación de la Buena Noticia, para que a través de ellos llegue tu luz al mundo. OREMOS
  2. Por el Sínodo de la Familia que se celebra en El Vaticano, para que Dios asista con su Luz y su Espíritu a los obispos y demás padres sinodales encontrando el camino hacia la verdad en torno a la familia y sus problemas. OREMOS
  3. Ilumina a los que andan confusos, los que no te encuentran, los que se alejaron, los que sufren crisis de fe, para que al superar esos momentos difíciles salgan con una mayor fe en Jesucristo. OREMOS
  4. Ponga tu Luz en todos los hogares del mundo para limpiar de los corazones cualquier resquicio de falsedad y oscuridad. OREMOS
  5. Ilumina a los que pueden cambiar el rumbo de la historia de nuestro país, para que no les falte buena voluntad y fuerza en la tarea de fomentar la paz y la concordia entre todos. OREMOS
  6. Que tu luz no deje nunca de acompañar a los que están enfermos, para que tu compañía les devuelva pronto la salud y retomen de nuevo la tarea de sembrar tu palabra. OREMOS
  7. Danos, Padre, personas capaces de responder a tu llamada y reflejen la Luz que tu nos mandas para guiar a tu pueblo hacia el encuentro con Cristo. OREMOS
Dios de misericordia, escucha estas súplicas que humildemente te confiamos PJNS. Amén

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNION


MÍRAME, SEÑOR


Mírame, Señor, y muéstrame la exigencia de la fe
El ser libre para caminar junto a Ti
Y, sobre todo, Señor,
ayúdame a descubrir “esa cosa” que me falta
para que pueda entrar por esa puerta estrecha
que conduce a ese lugar de inmenso espacio
de alegría y de eternidad.
¿Lo harás, Señor?
Y, si por lo que sea, Señor, tu respuesta
no me gusta o me sorprende,
no dejes que me pierda en la riqueza que,
cuando muera, será pobreza
incapaz de ganar tan divina riqueza.
Amén.

AVISOS PARROQUIALES:

  • El viernes 16 de octubre a las 6.40pm, reunión del Consejo Pastoral Parroquial.