XXXI (31) Domingo Ordinario B - TODOS LOS SANTOS

Parroquia Jesús Nazareno
XXXI (31) Domingo Ordinario B
25 octubre 2015
TODOS LOS SANTOS
PALO GORDO, 1.11.2015



MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos a la Eucaristía. Hoy es uno de noviembre y celebramos la Solemnidad de Todos los Santos que prevalece sobre la liturgia del domingo 31 del Tiempo Ordinario. Y es que hoy es un día muy especial para todos nosotros, y para la Iglesia universal. Vamos a festejar a los Santos, a todos, a esas personas, muchos de ellos serán amigos nuestros y familiares, que ya están contemplando la luz del rostro de Dios. Son personas que supieron trazar su vida sirviendo a Dios y a sus hermanos. Y ya eternamente felices. El origen de esta fiesta es muy antiguo y se relaciona con la dedicación a Santa María, a la Virgen, en Roma, del Panteón de mártires. Por eso hemos de empezar esta celebración eucarística con mucha alegría y gozo, pensando que, un día, nosotros acompañaremos a quienes ya disfrutan de la Gloria de Dios.


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1. Primera lectura: Vamos a escuchar un texto, como primera lectura, de gran belleza que da forma a nuestra primera lectura de hoy. Es del Libro del Apocalipsis y San Juan profetiza sobre esa muchedumbre, que nadie puede contar, de toda raza y condición, que viven cerca del trono del Dios. Es una visión de la gloria que, sin duda, impresiona.

2. El apóstol San Juan, en su Primera Carta, que es nuestra segunda lectura de hoy, nos ofrece una enseñanza muy importante para nosotros. Nos dice como será la vida futura, cuando Dios se manifieste y podamos verle tal como es.

E. El Evangelio de San Mateo nos ofrece la proclamación de las Bienaventuranzas por Jesús de Nazaret en su Sermón del Monte. Las Bienaventuranzas son un programa para la vida presente, es la gran enseñanza del Maestro, es su programa de vida para nosotros. Escuchemos con mucha atención estos consejos sublimes de Cristo Jesús e intentemos, después de la Eucaristía, meditar en su enseñanza.

LECTURAS

Lectura del libro del Apocalipsis 7, 2-4.9-14

Yo, Juan, vi a otro ángel que subía del oriente llevando el sello de Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles que encargados de dañar a la tierra y al mar, diciéndoles: -- No dañéis a la tierra y al mar ni a los árboles hasta que marquemos en la frente a los siervos de nuestro Dios. Oí también el número de los marcados, ciento cuarenta y cuatro mil, de todas las tribus de Israel. Después de esto apareció en la visión una muchedumbre inmensa, que nadie podía contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y gritaban con voz potente: -- ¡La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del cordero! Y todos los ángeles que estaban alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro vivientes cayeron rostro a tierra ante el trono, y rindieron homenaje a Dios, diciendo: -- Amén. La alabanza y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder y la fuerza son de nuestro Dios, por los siglos de los siglos. Amén. Y uno de los ancianos me dijo: -- Esos que están vestidos con vestiduras blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido? Yo le respondí: -- Señor mío, tú lo sabrás. El me respondió: -- Estos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero. Palabra de Dios

Salmo Responsorial 23,1-2.3-4ab.5-6

R./ Este es el grupo que viene a tu presencia, Señor.

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos. R/.

Quién puede subir al monte del Señor? Quién puede estar en el recinto sacro? El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos. R/.

Ése recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.
Éste es el grupo que busca al Señor,
que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R/.

Lectura de da Primera Carta del Apóstol San Juan 3, 1-3

Queridos hermanos: Mirad que amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no lo conoció a él. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. Todo el que tiene esperanza en él se purifica a sí mismo, como él es puro.Palabra de Dios

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré --dice el Señor.
R. Aleluya.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo  5, 1-12a

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó y se acercaron los discípulos; y él se puso a hablar, enseñándolos: -- Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos lo que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Palabra del Señor  

ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Leemos hoy la escala de valores de Cristo. Y en los primeros puestos están los que sufren, los misericordiosos y los limpios de corazón. Pedimos al Padre que nos ayude a conformarnos a ese ideal, diciendo:
PADRE, GUÍANOS POR EL CAMINO DE LA SANTIDAD.

  • Pedimos al Padre, por la Iglesia para que cesen los protagonismos personales y dejemos que sea la luz de Cristo la que nos ilumine. OREMOS
  • Pedimos al Padre, por el mundo, para que cesen las guerras, prosperen los pueblos y se extienda el Reino de Dios. OREMOS
  • Pedimos al Padre, por los que trabajan por la justicia para que no decaigan en su empeño y se vean animados por los frutos de su labor. OREMOS
  • Pedimos al Padre, por todos los enfermos, los que sufren, los perseguidos, para que sientan la predilección de Cristo por ellos en esos momentos de su vida. OREMOS
  • Pedimos al Padre, por las familias para que permanezcan unidas en la misericordia de Cristo. OREMOS
  • Pedimos al Padre, por todos los que nos hemos reunido aquí, para que cada día aumente en nosotros la limpieza de corazón. OREMOS

Celebrante: Padre, caminamos buscando las sendas de la santidad. Haz visible a nuestros torpes ojos esos caminos de Salvación. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén


ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNION


¡SÍ! ¡ES POSIBLE, SEÑOR!
Con tu mano, y de tu mano,
alcanzar con nuestros dedos
la bóveda de tantos hermanos nuestros
que, por ser diferentes,
hoy gozan de tu abrazo
y de tu reconocimiento.
Ellos, los Santos de todos los tiempos,
nos invitan y nos recuerdan,
nos estimulan y nos inyectan
un “es posible” ante lo que
en el mundo parece una utopía:

¡SER DE DIOS Y COMO DIOS MANDA!
¡ESO ES SER SANTO!


AVISOS PARROQUIALES

  • 2 noviembre: Conmemoración de los Fieles Difuntos. Misas a la Purissima: 11am 6pm. En Jesús Nazareno; 8am, 5pm

XXX (30) Domingo Ordinario B - 25 octubre 2015

Parroquia Jesús Nazareno
XXX (30) Domingo Ordinario B
25 octubre 2015
EL CIEGO BARTIMEO RECIBE LA VISTA
PALO GORDO, 25.10.2015



MONICIÓN DE ENTRADA

Recibid, hermanos y hermanos, nuestra más cordial bienvenida a nuestra Eucaristía dominical. El Domingo XXX del Tiempo Ordinario nos ofrece grandes enseñanzas. Escucharemos el Evangelio de Marcos y asistiremos a la curación del ciego Bartimeo. Postergado, marginado, al borde del camino, Bartimeo poco espera de la vida. Pero oye que viene Jesús de Nazaret y entiende que el Señor es su gran esperanza. Grita y grita para que le lleven ante el Maestro. Es la cercanía de Jesús lo que le abre los ojos a una nueva vida. Todos somos un poco ciegos. Todos necesitamos que Jesús nos abra a los ojos a la alegría y a la esperanza. Y pidamos también al Señor Jesús que acreciente nuestra fe y la de los hermanos, sobre todo de los más alejados. Hoy también la Iglesia termina su Asamblea de Obispos en Roma. El Sínodo de la Familia es una gran ocasión de la Iglesia Orante y Universal. Que esta nuestra Eucaristía sirva de plegaria ante los frutos de tan importante ocasión para todos los cristianos..


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1. Primera lectura: El Señor es nuestra alegría. Eso lo sabemos todos. Y ello se encarga de certificarlo Jeremías, quien en el capítulo 31 de su Libro, nos profetiza que el Señor un día nos guiará a todos al lugar del consuelo de la felicidad. Este fragmento del Libro de Jeremías es nuestra primera lectura de hoy que, además, dice textualmente que “a ciegos y cojos los guiaré entre consuelos” y se relaciona como siempre con el Evangelio.

2. Seguimos leyendo, en el espacio de la segunda lectura, la Carta a los Hebreos. Y el autor de tan importante epístola sigue desgranando una preciosa cristología constituyendo a Cristo como Sumo Sacerdote sin pecado, y supremo intercesor nuestro ante el Padre. La comparación con Melquisedec es oportuna, sobre todo en los tiempos de Jesús. Melquisedec era el sacerdote puro y misterioso, sin origen, ni fin, que recibió el diezmo de Abraham.

E. “¿Qué quieres que haga por ti?” Esa pregunta de Jesús querríamos escucharla todos nosotros alguna vez. Forma parte del fragmento del Evangelio de Marcos que vamos a escuchar a continuación. La escena del ciego, a la entrada de la ciudad de Jericó es una de las más emocionantes de todo el Evangelio. Y hoy, aquí y ahora, deberíamos de reconocer que todos somos ciegos que buscamos a Jesús de Nazaret.

LECTURAS


Lectura del libro del profeta Isaías - 53, 10-11

Así dice el Señor: -- Gritad de alegría por Jacob, regocijaos por el mejor de los pueblos, proclamad, alabad y decid: el Señor ha salvado a su pue-blo, al resto de Israel. Mirad que yo os traeré del país del Norte, os con-gregaré de los confines de la tierra. Entre ellos hay ciegos y cojos, preña-das y paridas: una gran multitud retorna. Se marcharon llorando, los guia-ré entre consuelos; los llevaré a torrentes de agua, por un camino llano en que no tropezarán. Seré un padre para Israel. Efraín será mi primogénito. Palabra de Dios

Salmo Responsorial 17

R./ El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres.

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares. R/.

Hasta los gentiles decían:
«El Señor ha estado grande con ellos.»
El Señor ha estado grande con nosotros,

y estamos alegres. R/.

Que el Señor cambie nuestra suerte,
como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas
cosechan entre cantares. R/.

Al ir, iba llorando,
llevando la semilla;
al volver, vuelve cantando,
trayendo sus gavillas. R/.

Lectura de la carta a los Hebreos 5, 1-6

Hermanos: Todo Sumo Sacerdote, escogido entre los hombres, está pues-to para representar a los hombres en el culto a Dios: para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede comprender a los ignorantes y ex-traviados, ya que él mismo está envuelto en debilidades. A causa de ellas tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados, como por los del pueblo. Nadie puede arrogarse este honor: Dios es quien llama, como en el caso de Aarón. Tampoco Cristo se confirió a si mismo la dignidad de Sumo Sacerdote: sino Aquel que le dijo: -- Tú eres mi hijo, yo te he en-gendrado hoy.
O como dice otro pasaje de la escritura: -- Tú eres Sacerdote eterno, se-gún el rito de MelquisedecPalabra de Dios

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte, 
y sacó a la luz la vida, por medio del Evangelio.
R. Aleluya.

Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 10, 46-52

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo (el hijo de Timeo) estaba sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar:
--Hijo de David, ten compasión de mí.
Muchos le regañaban para que se callara. Pero él gritaba más:
--Hijo de David, ten compasión de mí.

Jesús se detuvo y dijo:
-- Llamadlo. Llamaron al ciego diciéndole: 

-- Ánimo, levántate, que te llama.
Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.
Jesús le dijo:
-- ¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego le contestó:
-- Maestro que pueda ver.
Jesús le dijo:
-- Anda, tu fe te ha curado.
Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.
Palabra del Señor  

ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Andamos ciegos por el camino de la vida, sin entender realmente cuál es tu voluntad, muchos en el borde del camino esperamos que nos cures de nuestras faltas y atiendas nuestras necesidades. Hoy repetimos:
PADRE, ATIENDE NUESTRAS SÚPLICAS.

  • Te pedimos, Padre por el Papa, los obispos y los sacerdotes, para que como pastores atiendan y cuiden al pueblo de Dios. Oremos
  • Te pedimos, por los frutos del reciente Sínodo de la familia, por la co-munión de todos los cristianos en torno a la institución familiar. Oremos
  • Te pedimos, por los pueblos del mundo para que cesen las guerras, se acabe el hambre y se reconozca la dignidad de cada persona. Oremos
  • Por todos los que en Venezuela sufren el desamparo, la enfermedad o la pobreza, para que la presencia de Dios trastorne esos caminos, en ca-minos llanos hacia fuentes de agua. Oremos
  • Por los que viven de espaldas a la Iglesia, por los que se alejaron, por los que dudan en su fe, para que Cristo les abra los ojos y puedan ver con claridad el camino que lleva a la Casa del Padre. Oremos
  • Por las familias, para que fundamentados en el Amor de Cristo, perma-nezcan fieles a su Palabra y crezcan en santidad. Oremos
  • Por todos los que celebramos esta Eucaristía, para que el Señor nos abra los ojos y nos dejemos guiar por su Luz y su Palabra.

Celebrante: Padre, tu pueblo acude a Ti lleno de esperanza, ante las dificultades del camino. Abre los ojos de tus fieles para que puedan con-templar la Luz que es Cristo. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén


ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNION


¡SEÑOR…QUE PUEDA VER!

Es el mundo
quien, al borde del camino,
necesita una palabra de aliento.
Es la humanidad arrogante y hedonista pero vacía.
Es el ser humano que quiere
y no puede dirigirse en la dirección adecuada.
Es la tierra que en un afán de verlo
y entenderlo todo se niega a la visión de Dios.
Es el grito de aquellos que queremos estrenar
“gafas nuevas” para andar por caminos nuevos
sin miedo a caernos.

¡SEÑOR…QUE PUEDA VER!

AVISOS PARROQUIALES

  • El viernes, día 30 de octubre a las 6pm se celebra la Santa Misa en la Casa Misión: La negra Hipólita del sector de Las Cuadras. Se suspende por tanto la Misa de las 6pm en la Purísima.
  • Ya empezamos la novena de los difuntos, hasta el lunes, día 2 de noviembre. Todas las intenciones de las Misas son por los difuntos de nuestras familias y nuestra comunidad. Traigan las hojas con los nombres.
  • El próximo domingo, día 1 de noviembre celebramos la solemnidad de Todos los Santos.

XXIX (29) DOMINGO ORDINARIO B

Parroquia Jesús Nazareno
XXIX (29) DOMINGO ORDINARIO B
DOMINGO MUNDIAL DE LAS MISIONES
PALO GORDO, 18.10.2015



MONICIÓN DE ENTRADA

¿Han notado ustedes cómo en su campaña para un puesto o cargo público la mayoría de los políticos emplean la palabra “servicio”? Ponen mucho énfasis en que quieren ser los servidores del pueblo, y ser elegidos para poder servir. Pero, una vez han sido ya elegidos, ¿a quién sirven? La mayoría, por lo general, se sirven primeramente a sí mismos y después obligan al pueblo a servirles.--- Nunca debiera ser ésta la forma de actuar de la Iglesia. Los cristianos encargados de algún ministerio en la Iglesia y también los fieles ordinarios deberían tener la ambición de servirse los unos a los otros y, de esta manera, servir a Dios. Así actuó Jesús. Le pedimos hoy a él que sepamos seguir su camino.

Celebramos hoy el Domingo Mundial de las Misiones. Es una llamada de atención sobre la común responsabilidad de todos los cristianos en la Evangelización e invita a amar y apoyar la causa misionera. Escuchemos en esta Misa la tarea Dios nos encomienda.


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1. La primera lectura, del capítulo 53 del Libro de Isaías contiene la profecía del Siervo de Yahvé. Fundamental para entender el sacrificio de Cristo, pero que el pueblo judío apenas tomó en cuenta porque la conocía poco. No se entendió hasta después de la tragedia del Gólgota..

2. En la segunda lectura, el fragmento que oiremos hoy de la Carta de los Hebreos, se nos ofrece una descripción litúrgica de la misión salvadora de Jesús de Nazaret. Jesús es el Sumo sacerdote de una nueva alianza de paz, amor y reconciliación.

E. El Evangelio de Marcos nos descubre como los apóstoles tenían aún un sentido político de la misión del Señor. Se presentan voluntarios a los puestos de vicepresidente y primer ministro de un gobierno presidido por Jesús. Y el Maestro les profetiza la igualdad con Él en el trato que recibirán y eso por haberles seguidos. Les anuncia su martirio. Luego les recomienda que sean servidores y que no busquen ser servidos. Esto último nos lo dice a nosotros todos los días y a todas las hora.

LECTURAS


Lectura del libro del profeta Isaías - 53, 10-11

El Señor quiso triturar a su siervo con el sufrimiento. Cuando entregue su vida como expiación verá a sus descendientes, prolongará sus años, y por medio de él prosperarán los designios del Señor. Por las fatigas de su alma verá la luz y se saciará. Con sus sufrimientos justificará mi siervo a muchos, cargando con los crímenes de ellos. Palabra de Dios

Salmo Responsorial 32,4-5.18-19.20 y 22 89

R./ Que tu misericordia, señor venga sobre nosotros.

Que la palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.

Nosotros aguardamos al Señor:
él es nuestro auxilio y escudo.
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti. R/.

Lectura de la carta a los Hebreos 4, 14-16

Hermanos: Puesto que Jesús, el Hijo de Dios, es nuestro sumo sacerdote, que ha entrado en el cielo, mantengamos firme la profesión de nuestra fe. 
En efecto, no tenemos un sumo sacerdote que no sea capaz de compadecerse de nuestros sufrimientos, puesto que él mismo ha pasado por las mismas pruebas que nosotros, excepto el pecado.
Acerquémonos, por tanto, con plena confianza al trono de la gracia para recibir misericordia, hallar la gracia y obtener ayuda en el momento oportuno. Palabra de Dios

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Jesucristo vino a servir 
y a dar su vida por la salvación de todos.
R. Aleluya.

Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 10, 35-45

En aquel tiempo se acercaron a Jesús Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dijeron: «Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte». Él les preguntó: «¿Qué es lo que desean?» Le respondieron: «Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda cuan-do estés en tu gloria». Jesús les replicó: «No saben lo que piden. ¿Podrán pasar la prueba que yo voy a pasar y recibir el bautismo con que seré bautizado?» Le contestaron: «Sí, podemos». 
Jesús les dijo: «Ciertamente pasarán la prueba que yo voy a pasar y recibirán el bautismo con que yo seré bautizado; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; eso es para quienes está reservado».
Cuando los otros diez apóstoles oyeron esto, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reunió entonces a los Doce y les dijo: 
«Ya saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños, y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre ustedes. Al contrario, el que quiera ser grande entre ustedes, que sea su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos, así como el Hijo del hombre que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos». Palabra del Señor  

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos hermanos a Dios Padre, su Hijo, en este Domingo Mundial de las Misiones, y decimos: Padre, escúchanos.
- Para que el Espíritu Santo fortalezca a los misioneros de los países de misiones, y los asista de manera que conduzcan sus jóvenes Iglesias hacia una verdadera madurez cristiana. Oremos
- Para que el Señor infunda su Espíritu Santo en los misioneros y haga que su apostolado y su testimonio sean verdaderamente evangélicos, y no de sabiduría únicamente humana. Oremos
- Para que los cristianos que viven en países de misiones den un testimonio verdadero de amor a Jesucristo, se sientan ricos por el conocimiento del Evangelio, y no se avergüencen nunca de su pobreza humana, Oremos
- Para que nosotros consideremos como parte integrante de nuestra la tarea de fomentar la paz, la justicia y la concordia entre todos. Oremos

Señor Jesucristo, escucha nuestra oración y haz que sean muchos los que tengan un amor tan grande que estén dispuestos, como Tú, a entre-gar la vida por los hermanos y anunciar el Evangelio de salvación. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNION


LUZ DE LA HUMANIDAD

Eres, Señor, luz de la humanidad
Quien a Ti escucha, encuentra alivio
Quien a Ti sigue, se siente protegido
Quien a Ti bendice, queda engrandecido
sobrecogido y enardecido por tu presencia, Señor.
Nunca, nuestra tierra,
cesará de darte gracias por tu Palabra
Por poner esperanza a nuestro lado
Por sembrar ilusiones en nuestros senderos
Por levantarnos, con y por tu Palabra,
cuando nos sentimos decepcionados,
engañados o humillados
por tanta palabra y bisutería que ofrece el mundo.
¡Gracias, Señor!

Sigues siendo luz de muchos pueblos
Horizonte de muchas metas
Vida de muchas vidas
Orgullo de millones de hombres y mujeres
que, sintiendo la peligrosa noche,
saben que Tú sigues siendo… la LUZ.
Amén.

AVISOS PARROQUIALES:

  • El viernes 23 de octubre a las 6.40pm, reunión de los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión
  • Miércoles 21 y jueves 22 son suspendidas las Misas de la tarde (5 pm y 6pm).

XXVIII DOMINGO ORDINARIO B

Parroquia Jesús Nazareno

XXVIII (28) DOMINGO ORDINARIO B

PALO GORDO, 11.10.2015
www.jesusnazareno.net





MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la casa del Señor. Hoy, en el Evangelio, vamos a ver a un joven rico que presumía de todo pero olvidó algo esencial: la riqueza no es buena compañera para entrar en el cielo. Además, este domingo, es el primero que celebramos dentro del Sínodo de la Familia que se celebra en Roma. Pidamos por todo lo que se está tratando. Que sea para bien. Hoy la palabra de Dios nos reta seriamente: ¿Dónde ponen ustedes su corazón? ¿Dónde cifran ustedes su propia seguridad? ¿Qué es lo que da valor a su vida y la hace digna de vivirse? Una cosa les falta. Para aclararnos, aquí viene la orientación de la palabra y de la sabiduría de Dios, tan pronto como en el Antiguo Testamento; y también viene la advertencia de Jesús: No pongan su corazón en las posesiones materiales porque llegarán a dominarles. Que Dios sea su Señor. Que sea Jesús mismo el único Señor, a quien seguimos.


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1. En el Libro de la Sabiduría, en su capitulo siete, que es nuestra primera lectura de hoy, se nos tiende una mano: necesitamos la Sabiduría de Dios para mejor seguir su camino. Es un don preciado de Dios que no debemos olvidar ni desaprovechar.

2. El autor de la Carta a los Hebreos - es nuestra segunda lectura - realiza una genial descripción del efecto en el hombre de la Palabra de Dios. El breve texto que escuchamos hoy es todo un programa de principios para el pueblo cristiano.

E. En el evangelio de San Marcos que se va a proclamar ahora mismo vemos como el Señor mira con cariño a un joven que quiere seguirle. Las riquezas impedirán a aquel muchacho convertirse en apóstol. Este domingo acompañamos a Jesús ya en el territorio de Judea, acercándose a Jerusalén. Se le siguen acercando aspirantes a discípulos y él les marca las exigencias de ese seguimiento, igual que hace con nosotros, hoy.

LECTURAS


Lectura del libro de la Sabiduría 7,7-11

Supliqué y se me concedió la prudencia; invoqué, y vino sobre mí el espíritu de sabiduría. La preferí a los cetros y a los tronos, y en comparación con ella tuve en nada la riqueza. No se puede comparar con la piedra más preciosa, porque todo el oro junto a ella es un poco de arena, y la plata es como lodo en su presencia. La tuve en más que la salud y la belleza, la preferí a la luz porque su resplandor nunca se apaga. Todos los bienes me vinieron con ella, sus manos me trajeron riquezas incontables. Palabra de Dios

Salmo Responsorial 89

R./ Sácianos, Señor, de tu misericordia.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuando?
Ten compasión de tus siervos. R/.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Dános alegría, por los días en que nos afligiste,
por los años en que sufrimos desdichas. R/.

Que tus siervos vean tu acción,
y sus hijos tu gloria.
Baje a nosostros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos. R/.

Lectura de la carta a los Hebreos 4,12-13

Hermanos: La palabra de Dios es viva, eficaz y más penetrante que una espada de dos filos: llega hasta lo más íntimo del alma, hasta la médula de los huesos y descubre los pensamientos e intenciones del corazón. Toda criatura es transparente para ella. Todo queda al desnudo y al descubierto ante los ojos de Aquél a quien debemos rendir cuentas. Palabra de Dios

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Dichosos los pobres de espíritu,
porque de ellos es el Reino de los Cielos.

R. Aleluya.

Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 10, 17-30

En aquel tiempo cuando salía Jesús al camino, se le acercó corriendo un hombre, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?» Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, no cometerás fraudes, honrarás a tu padre y a tu madre». Entonces él le contestó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven». Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo una cosa te falta: Ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres; así tendrás un tesoro en los cielos. Después ven y sígueme». Pero al oír estas palabras, el hombre se entristeció y se fue apesadumbrado, porque tenía muchos bienes. Jesús, mirando a su alrededor, dijo entonces a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!» Los discípulos quedaron sorprendidos ante estas palabras. Pero Jesús insistió: «Hijitos, ¡qué difícil es para los que confían en las riquezas entrar en el Reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios». Ellos se asombraron todavía más y comentaban entre sí: «Entonces, ¿quién puede salvarse?» Jesús, mirándolos fijamente, les dijo: «Es imposible para los hombres, pero no para Dios; para Dios todo es posible». Entonces Pedro le dijo a Jesús: «Señor, ya ves que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte». Jesús le respondió: «Yo les aseguro: Nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, dejará de recibir en esta vida el ciento por uno en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, junto con persecuciones, y en el otro mundo la vida eterna». Palabra del Señor  

ORACIÓN DE LOS FIELES

Padre, nos proponemos hoy “tenerte como luz” para desechar miedos y tinieblas y decimos: QUE SEÑOR ILUMINA NUESTRA VIDA..
  1. Ilumina a tu Iglesia: al Papa, a los obispos, sacerdotes, catequistas y todos los que trabajan en la propagación de la Buena Noticia, para que a través de ellos llegue tu luz al mundo. OREMOS
  2. Por el Sínodo de la Familia que se celebra en El Vaticano, para que Dios asista con su Luz y su Espíritu a los obispos y demás padres sinodales encontrando el camino hacia la verdad en torno a la familia y sus problemas. OREMOS
  3. Ilumina a los que andan confusos, los que no te encuentran, los que se alejaron, los que sufren crisis de fe, para que al superar esos momentos difíciles salgan con una mayor fe en Jesucristo. OREMOS
  4. Ponga tu Luz en todos los hogares del mundo para limpiar de los corazones cualquier resquicio de falsedad y oscuridad. OREMOS
  5. Ilumina a los que pueden cambiar el rumbo de la historia de nuestro país, para que no les falte buena voluntad y fuerza en la tarea de fomentar la paz y la concordia entre todos. OREMOS
  6. Que tu luz no deje nunca de acompañar a los que están enfermos, para que tu compañía les devuelva pronto la salud y retomen de nuevo la tarea de sembrar tu palabra. OREMOS
  7. Danos, Padre, personas capaces de responder a tu llamada y reflejen la Luz que tu nos mandas para guiar a tu pueblo hacia el encuentro con Cristo. OREMOS
Dios de misericordia, escucha estas súplicas que humildemente te confiamos PJNS. Amén

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNION


MÍRAME, SEÑOR


Mírame, Señor, y muéstrame la exigencia de la fe
El ser libre para caminar junto a Ti
Y, sobre todo, Señor,
ayúdame a descubrir “esa cosa” que me falta
para que pueda entrar por esa puerta estrecha
que conduce a ese lugar de inmenso espacio
de alegría y de eternidad.
¿Lo harás, Señor?
Y, si por lo que sea, Señor, tu respuesta
no me gusta o me sorprende,
no dejes que me pierda en la riqueza que,
cuando muera, será pobreza
incapaz de ganar tan divina riqueza.
Amén.

AVISOS PARROQUIALES:

  • El viernes 16 de octubre a las 6.40pm, reunión del Consejo Pastoral Parroquial.

XXVII DOMINGO ORDINARIO B

Parroquia Jesús Nazareno

XXVII (27) DOMINGO ORDINARIO B

PALO GORDO, 04.10.2015
www.jesusnazareno.net






MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban, hermanos nuestra más cordial bienvenida esta primera eucaristía del mes de octubre. Hoy es el domingo del amor y del matrimonio. Las primeras páginas de la Biblia nos dicen que Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza. Eso quiere decir que Dios, que es amor, quiso unirlos con el vínculo del amor, y hacerles vivir por y con amor mutuo. Así era al principio. Y así debería ser hasta ahora. Cuando Jesús vino, hizo el vínculo entre esposos y esposas todavía más sagrado, asegurándoles la gracia de Dios.
Parece oportuno citar que en Roma hoy se abre XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que terminará el 25 de octubre. Estamos además ante el Sínodo de la Familia y es bueno que dirijamos nuestras oraciones para que toda esa actividad de los obispos dé buenos frutos.


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1. Cuando Dios crea al hombre y a la mujer, lo dice nuestra primera lectura sacada del Libro del Génesis, está creando la humanidad, está creando al ser humano y le parece una obra tan sublime que no duda crearlo a su imagen y semejanza. A su imagen, infundiéndole el soplo del Espíritu para que poseyera lo grande de Dios: las cualidades sobrenaturales. A semejanza suya, haciéndolo capaz de amar, de crear, de comunicarse. Así nos muestra que nadie por sí solo tiene capacidad de ser imagen y semejanza de Dios.

2. Comenzamos hoy la lectura de la Carta a los Hebreos y hasta el final del Tiempo Ordinario iremos leyendo fragmentos de esta gran carta, de autor desconocido. Estaba dirigida a los cristianos procedentes del judaísmo y el motivo principal de la misma es acreditar la superioridad del sacerdocio y del sacrificio de Cristo, frente al sacerdocio y sacrificios de la antigua alianza.

E. La secuencia cronológica del Evangelio de Marcos que escuchamos hoy corresponde a la llegada de Jesús a Judea, desde Galilea y camino de Jerusalén. Y comienza a tener contacto con fariseos muy radicales que serían quienes le plantearon la pregunta sobre el matrimonio. Frente a Ley exageradamente aplicada, Jesús plantea la indisolubilidad del matrimonio y la idéntica dignidad de ambos cónyuges. Y son las palabras de Jesús las que conforman toda la doctrina cristiana sobre el matrimonio.

Lectura del libro del Génesis 2,18-24

En aquel día, dijo el Señor Dios: "No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle a alguien como él, para que lo ayude". Entonces el Señor Dios formó de la tierra todas las bestias del campo y todos los pájaros del cielo y los llevó ante Adán para que les pusiera nombre y así todo ser viviente tuviera el nombre puesto por Adán. Así, pues, Adán les puso nombre a todos los animales domésticos, a los pájaros del cielo y a las bestias del campo; pero no hubo ningún ser semejante a Adán para ayudarlo. Entonces el Señor Dios hizo caer al hombre en un profundo sueño, y mientras dormía, le sacó una costilla y cerró la carne sobre el lugar vacío. Y de la costilla que le había sacado al hombre, Dios formó una mujer. Se la llevó al hombre y éste exclamó: "Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada mujer, porque ha sido formada del hombre". Por eso el hombre abandonará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola cosa. Palabra de Dios

Salmo Responsorial 127

R./ Dichoso el que teme al Señor.

Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos:
comerá del fruto de su trabajo,
será dichoso, le irá bien. R/.

Su mujer, como vid fecunda, en medio de su casa;
sus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de su mesa. R/.

Esta es la bendición del hombre que teme al Señor:
"Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida". R/.

Lectura de la carta a los hebreos 2,9-11

Hermanos: Es verdad que ahora todavía no vemos el universo entero sometido al hombre; pero sí vemos ya al que por un momento Dios hizo inferior a los ángeles; a Jesús, que por haber sufrido la muerte, está coronado de gloria y honor. Así, por la gracia de Dios, la muerte que El sufrió redunda en bien de todos. En efecto, el Creador y Señor de todas las cosas quiere que todos sus hijos tengan parte en su gloria. Por eso convenía que Dios consumara en la perfección, mediante el sufrimiento, a Jesucristo, autor y guía de nuestra salvación. El Santificador y los santificados tienen la misma condición humana. Por eso no se avergüenza de llamar hermanos a los hombres. Palabra de Dios

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Si nos amamos los unos a los otros, 
Dios permanece en nosotros 
y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud. 
R. Aleluya.

Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 10, 2-16

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: "¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su esposa?" El les respondió: "¿Qué les prescribió Moisés?" Ellos contestaron: "Moisés nos permitió el divorcio mediante la entrega de un acta de divorcio a la esposa". Jesús les dijo: "Moisés prescribió esto, debido a la dureza del corazón de ustedes. Pero desde el principio, al crearlos, Dios los hizo hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su esposa y serán los dos una sola cosa. De modo que ya no son dos, sino una sola cosa. Por eso, lo que Dios unió, que no lo separe el hombre". Ya en casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre el asunto. Jesús les dijo: "Si uno se divorcia de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio". Después de esto, la gente le llevó a Jesús unos niños para que los tocara, pero los discípulos trataban de impedirlo. Al ver aquello, Jesús se disgustó y les dijo: "Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él". Después tomó en brazos a los niños y los bendijo imponiéndoles las manos. Palabra del Señor  

ORACIÓN DE LOS FIELES

Nos ponemos bajo la protección del Señor y alzando los ojos a nuestro creador y protector, decimos: QUE TU BONDAD NOS AYUDE, SEÑOR.
  1. Por la Iglesia. Por el Papa en su reciente viaja a Cuba y Estados Unidos. Para que sepa anunciar a todo el mundo el AMOR de Dios. OREMOS
  2. Por las víctimas de persecución o de la violencia, cada vez más presentes en Venezuela, para que Dios les alcance la verdadera justicia. OREMOS
  3. Por todos los matrimonios cristianos, para que Dios los ayude e ilumine en su caminar diario y así crezca en ellos el amor y superen los contratiempos. OREMOS
  4. Por todas las personas que no creen en Dios para que Cristo se haga presente en sus vidas y siguiendo los caminos del Señor, sean dichosos y les vaya bien. OREMOS
  5. Por los enfermos, los necesitados, los que viven solos para que descubran en Cristo el misterio de la resurrección que nos lleva a la gloria del Padre. OREMOS
  6. Por todos los que celebramos esta eucaristía, nuestros amigos y familiares, para que aquel que murió por nosotros sea la guía permanente hacia la casa paterna. OREMOS
Dios de misericordia, escucha estas súplicas que humildemente te confiamos PJNS. Amén

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNION

PARA SIEMPRE, SEÑOR
Aunque me digan que es imposible… para siempre, Señor
Aunque me digan necio… para siempre, Señor
Aunque me confundan… para siempre, Señor
Aunque sobrecojan las dudas… para siempre, Señor
Aunque pensé en otra cosa… para siempre, Señor
Aunque me cueste amar… para siempre, Señor
Aunque lo vea difícil… para siempre, Señor
Aunque se oscurezca el horizonte… para siempre, Señor
Aunque no encuentre lo que busque… para siempre, Señor
Sí, amigo y Señor;
Haz que, mi amor, sea ¡para siempre!

AVISOS PARROQUIALES:

  • Continúan LAS INSCRIPCIONES PARA LA CATEQUESIS.
    Los domingos: hoy 4 y 11 de octubre.
    Una hora antes de las misas en J. Nazareno y en La Purísima 
  • LA CATEQUESIS FAMILIAR
    Invitamos a las familias de los niños nacidos el año 2008 o antes.
    Requisitos: Solo pedimos que los mismos padres estén presentes a la hora de inscribir sus familias. Otros requisitos anunciaremos más adelante. ◦
  • LA CONFIRMACIÓN
    Invitamos a los jóvenes nacidos el año 2001 o antes.
    Requisitos: Fe de bautismo, 250 bol. de colaboración, una foto tipo carnet
  • El viernes 9 de octubre a las 6.40pm, reunión del los responsables de las Comunidades Eclesiales de Base (CEB)