29 septiembre 2016

2 Octubre 2016 - XXVII Domingo Ordinario

XXVII Domingo Ordinario
2 Octubre 2016

DE LA CONFIANZA Y LA ARROGANCIA


MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la primera eucaristía de octubre. Celebramos el Domingo 27 del Tiempo Ordinario y, lógicamente, vamos avanzando hacia el Adviento. Nos acercamos a un nuevo año Litúrgico. Pero todavía queda un tiempo. Los Apóstoles piden, hoy, al Señor Jesús que les aumente la fe. La petición es bastante lógica, y muy humana, pues es fácil y frecuente que todos tengamos dudas. Pero la respuesta del Maestro resulta más que notable. No cree en la fe de sus amigos, los cuales, tal vez, deberían haber dicho: “Danos, Señor, fe; algo de fe”. Y es cierto que si nuestra fe fuera auténtica, aunque muy pequeña, podríamos comenzar, ya mismo, a mejorar este mundo, descreído y sin amor. Es pues hoy un día en el que nos tenemos que interpelar en lo más profundo para saber en que creemos y como creemos.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Vamos a escuchar un bello fragmento del Libro del profeta Habacuc que nos sitúa la verdadera fe dentro del reino de la paz y de la justicia. Y es que resulta totalmente cierta esa frase de Habacuc: “el justo vivirá por su fe”.

SEGUNDA LECTURA: Continuamos leyendo, como segunda lectura, la muy interesante Carta del apóstol San Pablo a Timoteo. Es un trabajo de enseñanza catequética que muy bien puede servirnos a nosotros, aquí y ahora. Nos habla de los dones del Espíritu Santo como vehículo para mantener y engrandecer nuestra fe.

EVANGELIO: La petición de los apóstoles a Jesús –que vamos a escuchar en el Evangelio de Lucas—es, en cierta manera, una demanda universal y permanente de todos los hombres y mujeres de todos los tiempos. Necesitamos que Dios incremente nuestra fe. Y sin su ayuda la fe no es posible pues es un don divino. Además, Jesús de Nazaret acierta cuando dice que nuestra fe ni siquiera llega al tamaño de la pequeñísima semilla de la mostaza.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Habacuc: 1, 2-3; 2, 2-4

¿Hasta cuándo, Señor, pediré auxilio, sin que me escuches, y denunciaré a gritos la violencia que reina, sin que vengas a salvarme? ¿Por qué me dejas ver la injusticia y te quedas mirando la opresión? Ante mí no hay más que asaltos y violencias, y surgen rebeliones y desórdenes.
El Señor me respondió y me dijo: “Escribe la visión que te he manifestado, ponla clara en tablillas para que se pueda leer de corrido. Es todavía una visión de algo lejano, pero que viene corriendo y no fallará; si se tarda, espéralo, pues llegará sin falta. El malvado sucumbirá sin remedio; el justo, en cambio, vivirá por su fe”.
Palabra de Dios

SALMO 94

R./  SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ.

Vengan, lancemos vivas al Señor,
aclamemos al Dios que nos salva.
Acerquémonos a Él, llenos de júbilo,
y démosle gracias. R/.

Vengan, y puestos de rodillas, adoremos
y bendigamos al Señor, que nos hizo,
pues Él es nuestro Dios y nosotros, su pueblo;
Él es nuestro pastor y nosotros, sus ovejas. R/.

Hagámosle caso al Señor, que nos dice:
“No endurezcan su corazón,
como el día de la rebelión en el desierto,
cuando sus padres dudaron de mí,
aunque habían visto mis obras”. R./

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 1, 6-8. 13-14

Querido hermano: Te recomiendo que reavives el don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. Porque el Señor no nos ha dado un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de moderación.
No te avergüences, pues, de dar testimonio de nuestro Señor, ni te avergüences de mí, que estoy preso por su causa. Al contrario, comparte conmigo los sufrimientos por la predicación del Evangelio, sostenido por la fuerza de Dios. Conforma tu predicación a la sólida doctrina que recibiste de mí acerca de la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús. Guarda este tesoro con la ayuda del Espíritu Santo, que habita en nosotros.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

La palabra de Dios permanece para siempre.
Y ésa es la palabra que se les ha anunciado.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 17, 5-10

En aquel tiempo, los apóstoles dijeron al Señor: “Auméntanos la fe”.
El Señor les contestó: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a ese árbol frondoso: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, y los obedecería.
¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños, le dice cuando éste regresa del campo: ‘Entra en seguida y ponte a comer’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú’? ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación?
Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan: `No somos más que siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer’ “.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Hoy, al ver nuestra pobreza de fe y nuestro desesperar ante las dudas del camino, nos acercamos al Señor con la misma súplica que los apóstoles, diciendo:
SEÑOR, AUMÉNTANOS LA FE.
  • Te pedimos por la Iglesia, encargada de extender la semilla del Reino, para que con su predicación ayude a la Salvación de las almas. OREMOS
  • Por los jefes de gobierno, los parlamentos y demás gobiernos locales y regionales, para que no pongan cortapisas al Reino de Dios, sino que colaboren en su difusión. OREMOS
  • Por todos aquellos que dejaron enfriar su fe, para que el Señor avive en su interior la esperanza y sepan vivir desde los parámetros de la fe. OREMOS
  • Por los enfermos, los que sufren injusticias, los que viven en necesidad, para que entre todos consigamos que accedan a una mejor calidad de vida, viendo en todo la Providencia de Dios. OREMOS
  • Por los matrimonios cristianos para que viviendo de su fe, crezcan en santidad y justicia y sean semilla del Amor de Dios en medio del mundo. OREMOS
  • Por todos los que nos hemos reunido ante el altar del Señor, para que no olvidemos que somos meros siervos de Dios y cumplamos con prontitud nuestra tarea. OREMOS
Celebrante: Padre, da a tu pueblo un corazón sensato que sepa esperar en tu Palabra y una fe fuerte que sepa aguardar tu Salvación. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


SEÑOR, AUMÉNTANOS LA FE
Porque queremos ser tus testigos
Porque tememos perderte
Porque a nuestro lado surgen dificultades
Porque no siempre vemos todo claro
Porque seguirte es exigente
Porque amarte es negarnos a nosotros mismos
Porque queremos verte, sin necesidad de verte
Porque queremos que nos ilumines para no perderte

Auméntanos la fe
Y, si ves que aumentamos en otras cosas,
haz, Señor, que Tú seas más importante
que la suma de todas ellas juntas.
Amén.


23 septiembre 2016

25 Septiembre 2016 - XXVI DOMINGO ORDINARIO

XXVI DOMINGO ORDINARIO C
25 Septiembre 2016

NO SE DUELEN DEL DESASTRE


MONICIÓN DE ENTRADA

Sean todos bienvenidos a la Eucaristía del Domingo 26 del Tiempo Ordinario. Jesús de Nazaret, con la parábola del rico comilón y del pobre Lázaro, nos va a mostrar a nosotros, hoy, como ya lo hizo con aquellos que escuchaban su voz hace más de dos mil años, que los abusos de unos pocos traen hambre y muerte a muchos. Y que el abuso de las riquezas y de los medios materiales no es otra cosa que un camino criminal que lleva el sufrimiento a muchos. Pero ese comportamiento tendrá su castigo. Ya lo dice el profeta Amós. Dispongámonos a aprender, un domingo más, lo que nos muestra y enseña la Palabra de Jesucristo. Ojalá le hagamos caso y evitemos el mal y el hambre que sufren muchos de nuestros semejantes.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Seguimos, como el domingo pasado, leyendo al Profeta Amós. Este profeta siempre condenó a los ricos de su época, crueles explotadores de los pobres. Hoy afea a esos poderosos sus excesos con la comida y las fiestas a costa de la indigencia de los más desfavorecidos.

SEGUNDA LECTURA: Continuamos, también, leyendo fragmentos de la Carta Primera a Timoteo. El apóstol Pablo continúa con la formación, a distancia, de uno de sus discípulos más queridos. Hoy le pide perseverancia hasta el momento que haya de presentarse hasta el Señor

EVANGELIO: El Evangelio de San Lucas nos narra hoy la parábola del rico Epulón y del pobre Lázaro. Es una enseñanza clara en torno a que los abusos —también los de la comida— llevan a tiranizar al hombre. E invoca el Señor Jesús un problema muy acuciante todavía hoy: el del hambre en el mundo.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Amós: 6, 1. 4-7

Esto dice el Señor todopoderoso: “¡Ay de ustedes, los que se sienten seguros en Sión y los que ponen su confianza en el monte sagrado de Samaria! Se reclinan sobre divanes adornados con marfil, se recuestan sobre almohadones para comer los corderos del rebaño y las terneras en engorda. Canturrean al son del arpa, creyendo cantar como David. Se atiborran de vino, se ponen los perfumes más costosos, pero no se preocupan por las desgracias de sus hermanos.
Por eso irán al destierro a la cabeza de los cautivos y se acabará la orgía de los disolutos”.
Palabra de Dios

SALMO 145

R./  ALABEMOS AL SEÑOR, QUE VIENE A SALVARNOS.

El Señor es siempre fiel a su palabra,
y es quien hace justicia al oprimido;
él proporciona pan a los hambrientos
y libera al cautivo. R/.

Abre el Señor los ojos de los ciegos
y alivia al agobiado.
Ama el Señor al hombre justo
y toma al forastero a su cuidado. R/.

A la viuda y al huérfano sustenta
y trastorna los planes del inicuo.
Reina el Señor eternamente,
reina tu Dios, oh Sión,
reina por siglos. R./

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 6, 11-16

Hermano: Tú, como hombre de Dios, lleva una vida de rectitud, piedad, fe, amor, paciencia y mansedumbre. Lucha en el noble combate de la fe, conquista la vida eterna a la que has sido llamado y de la que hiciste tan admirable profesión ante numerosos testigos.
Ahora, en presencia de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, que dio tan admirable testimonio ante Poncio Pilato, te ordeno que cumplas fiel e irreprochablemente todo lo mandado, hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo, la cual dará a conocer a su debido tiempo Dios, el bienaventurado y único soberano, Rey de los reyes y Señor de los señores, el único que posee la inmortalidad, el que habita en una luz inaccesible y a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A él todo honor y poder para siempre.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre,
para enriquecernos con su pobreza.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 16, 19-31

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y telas finas y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo, llamado Lázaro, yacía a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que caían de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas.
Sucedió, pues, que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Murió también el rico y lo enterraron. Estaba éste en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro junto a él.
Entonces gritó: ‘Padre Abraham, ten piedad de mí. Manda a Lázaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas’. Pero Abraham le contestó: ‘Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y Lázaro, en cambio, males. Por eso él goza ahora de consuelo, mientras que tú sufres tormentos. Además, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar, ni hacia allá ni hacia acá’.
El rico insistió: ‘Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a mi casa, pues me quedan allá cinco hermanos, para que les advierta y no acaben también ellos en este lugar de tormentos’. Abraham le dijo: ‘Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen’. Pero el rico replicó: `No, padre Abraham. Si un muerto va a decírselo, entonces sí se arrepentirán’. Abraham repuso: ‘Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso, ni aunque resucite un muerto’”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Hay a nuestro alrededor muchos hermanos que sufren y nosotros no somos capaces de percibirlo. Hoy pedimos al Padre que alivie sus fatigas y que nos dé un corazón más atento a las necesidades del prójimo:
ABRE NUESTRO CORAZÓN AL HERMANO
  • Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que no cesen en su labor de anunciar el Evangelio y repartir los dones de Cristo a los hombres. OREMOS
  • Por todos aquellos que viven en una posición desahogada, para que Dios les conceda un corazón generoso y acudan prestos a la necesidad del hermano. OREMOS
  • Por todos aquellos que viven en la necesidad, para que encuentren personas a su alrededor dispuestas a atenderlas con paciencia y justicia. OREMOS
  • Por los enfermos, para que sientan el cariño cercano de todos nosotros y puedan llevar una convalecencia más confortable y agradable. OREMOS
  • Por las familias cristianas para que vivan en continua atención los unos para con los otros. OREMOS
  • Por todos nosotros para que fruto del alimento eterno que recibimos en la Eucaristía seamos fiel reflejo de la generosidad del Padre para con todos los que nos rodean. OREMOS
Celebrante: Padre, danos un corazón capaz de atender a hermano y concede a tu pueblo lo que confiado te pide.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


NO SEA YO, EPULÓN, SEÑOR
Si estoy frío, calienta mi espíritu
Si vivo de espaldas a tu Palabra, vuélveme en la dirección adecuada
Si soy insensible a tu llamada, háblame de nuevo
Si estoy sordo, ábreme mi oído
Si escucho demasiado al mundo, llévame al oasis del silencio
SI estoy pendiente de los mil tesoros, hazme descubrirte como el más valioso
No sea yo, Epulón, Señor
Y cuando llegue el día de partir,
encuéntrame dispuesto
Y cuando llegue el momento de morir,
hazme vivir en Ti
Y cuando llegue el instante de dejarlo todo,
que sienta pena de aquello que, por falta de tiempo,
no me dio lugar a poder ofrecer.
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

17 septiembre 2016

18.09.2016 Fiesta Jesús Nazareno - XXV Dom. Ord. C

18 Septiembre 2016
Fiesta de Jesús Nazareno
XXV Domingo Ordinario Año C



MONICIÓN DE ENTRADA

Queridos hermanos:
Después del novenario de preparación a la fiesta de Jesús Nazareno, llegamos hoy para celebrar en esta Eucaristía nuestra devoción y compromiso de fe con el Señor. Jesús Nazareno es nuestro patrono, pero más aún es nuestro Salvador, nuestro Señor.
Él mismo nos pregunta, a todos en la intimidad: ¿Qué es lo que andamos buscando en la vida? Buena salud, felicidad en nuestras familias, en nuestro trabajo, en nuestra fe, buenas relaciones con nosotros mismos, con la gente y con Dios.
Cuando Jesús nos dice hoy que tenemos que seguirle cargando las cruces que nos encontramos en la vida, ¿aceptamos eso como discípulos de Jesús hoy? ¿Lo tomamos como parte de nuestra fe o bien decimos: "Señor, cualquier cosa..., pero ésta no"? Jesús nos asegura: "Quien pierda su vida por mí, la encontrará, la salvará." Preparémonos para el encuentro con el Señor; él nos va a dirigir su palabra salvadora.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Nuestra primera lectura de hoy pertenece al capítulo octavo del Libro del profeta Amós. Y presenta un duro alegato contra los estafadores de su tiempo que arruinaban y engañaban a los pobres. Hoy –en esta época—también hay muchas gentes que estafan y compran a la gente por sólo unas monedas.

SEGUNDA LECTURA: Es de la primera Carta Timoteo la segunda lectura de hoy. En ella Pablo de Tarso pide oraciones por todos. Y ha sido la base en la que se inspiran las preces – La oración de los fieles — de todas las misas. Se trata de rezar por todos para que podamos vivir unos tiempos tranquilos. Eso lo deseaba San Pablo en sus días y también lo deseamos nosotros, aquí y ahora.

EVANGELIO: El Evangelio de San Lucas que se va a proclamar hoy es verdaderamente sorprendente. Jesús parece aplaudir el ingenio de un administrador infiel que sabe evitar el castigo de su amo mediante un amplio ejercicio de ingenio. Pero el trasfondo será idéntico al de otros fragmentos de los Evangelios, en los que Jesús de Nazaret siempre nos dice lo mismo: “no podemos servir a Dios y al dinero”. El dinero se erige en Dios y nos esclaviza.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Amós: 8, 4-7

Escuchen esto los que buscan al pobre sólo para arruinarlo y andan diciendo: “¿Cuándo pasará el descanso del primer día del mes para vender nuestro trigo, y el descanso del SÁBADO para reabrir nuestros graneros?” Disminuyen las medidas, aumentan los precios, alteran las balanzas, obligan a los pobres a venderse; por un par de sandalias los compran y hasta venden el salvado como trigo. El Señor, gloria de Israel, lo ha jurado: “No olvidaré jamás ninguna de estas acciones”.
Palabra de Dios

SALMO 112

R./  QUE ALABEN AL SEÑOR TODOS SUS SIERVOS.

Bendito sea el Señor,
alábenlo sus siervos.
Bendito sea el Señor,
desde ahora y para siempre. R/.

Dios está sobre todas las naciones,
su gloria por encima de los cielos.
¿Quién hay como el Señor?
¿Quién iguala al Dios nuestro? R/.

Él tiene en las alturas su morada
y sin embargo de esto,
se digna bajar su mirada
para ver tierra y cielo. R./

Él levanta del polvo al desvalido
y saca al indigente del estiércol
para hacerlo sentar entre los grandes,
los jefes de su pueblo. R./

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 2, 1-8

Te ruego, hermano, que ante todo se hagan oraciones, plegarias, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, y en particular, por los jefes de Estado y las demás autoridades, para que podamos llevar una vida tranquila y en paz, entregada a Dios y respetable en todo sentido.
Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, pues Él quiere que todos los hombres se salven y todos lleguen al conocimiento de la verdad, porque no hay sino un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre Él también, que se entregó como rescate por todos.
El dio testimonio de esto a su debido tiempo y de esto yo he sido constituido, digo la verdad y no miento, pregonero y apóstol para enseñar la fe y la verdad.
Quiero, pues, que los hombres, libres de odios y divisiones, hagan oración dondequiera que se encuentren, levantando al cielo sus manos puras.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre,
para enriquecernos con su pobreza.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 16, 1-13

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Había una vez un hombre rico que tenía un administrador, el cual fue acusado ante él de haberle malgastado sus bienes. Lo llamó y le dijo: `¿Es cierto lo que me han dicho de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque en adelante ya no serás administrador’. Entonces el administrador se puso a pensar: `¿Que voy a hacer ahora que me quitan el trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra y me da vergüenza pedir limosna. Ya sé lo que voy a hacer, para tener a alguien que me reciba en su casa, cuando me despidan’.
Entonces fue llamando uno por uno a los deudores de su amo. Al primero le preguntó: `¿Cuánto le debes a mi amo?’ El hombre respondió: ‘Cien barriles de aceite’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo, date prisa y haz otro por cincuenta’. Luego preguntó al siguiente: ‘Y tú, ¿cuánto debes?’ Éste respondió: ‘Cien sacos de trigo’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo y haz otro por ochenta’. El amo tuvo que reconocer que su mal administrador había procedido con habilidad. Pues los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios, que los que pertenecen a la luz.
Y yo les digo: Con el dinero, tan lleno de injusticias, gánense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo. El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas pequeñas, también es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ¿quién les confiará los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ¿quién les confiará lo que sí es de ustedes?
No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Elevamos nuestra oraciones al Padre por todas nuestras necesitades y presentamos nuestra plegaria al Padre diciendo:
R/. SEÑOR, ESCUCHA EL CLAMOR DE TU PUEBLO.
  • Padre, te pedimos por el Papa Francisco, para que lo asistas en sus decisiones, lo fortalezcas en sus acciones y lo llenes de sabiduría en sus predicaciones.  OREMOS
  • Por la Iglesia, para que no sienta vergüenza de predicar a Cristo crucificado y de ser ante el mundo humilde y modesto como él. OREMOS
  • Pidamos a Jesús Nazareno por nuestra parroquia, que celebra hoy el día de su patrono Jesús Nazareno, para que como Él cargó la cruz por todos nosotros, también nosotros sepamos hacer más livianas las cruces de los demás. OREMOS
  • Por los niños y jóvenes que están a punto de comenzar el curso escolar y catequético, para que este año sea para ellos un tiempo de constante crecimiento intelectual y espiritual. OREMOS
  • Por nuestro país envuelto en múltiples problemas sociales, económicos y  morales, para que Dios nos inspire a tomar decisiones acertadas a la hora de buscar salidas de esta situación. OREMOS
  • Por nuestro país envuelto en múltiples problemas sociales, económicos y  morales, para que Dios nos inspire a tomar decisiones acertadas a la hora de buscar salidas de esta situación. OREMOS
  • Por las víctimas de injusticia y de pobreza, para que nosotros tengamos el valor de alzarnos en su favor y llevarles justicia y amor. OREMOS
  • Por los enfermos y discapacitados, para que saquen fuerza espiritual al saber cuán cerca están del Señor Sufriente, y que nosotros tengamos la sensibilidad y delicadeza de visitarlos frecuentemente y de cuidar cariñosamente de ellos. OREMOS
  • Por todas las familias de Palo Gordo; para que se vean auxiliadas por Jesucristo en sus necesidades, y trabajen por la unión entren ellos, apartándose de todo aquello que dificulta la convivencia y la armonía en el hogar. OREMOS
Celebrante: Padre, te pedimos que atiendas estas necesidades que tu pueblo te presenta y también aquellas que cada uno llevamos en nuestro corazón. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN



JESÚS NAZARENO AQUÍ ESTAMOS

Jesús Nazareno, aquí estamos en tu presencia.
Te presentas ante nosotros cargado con la cruz,
que es el símbolo de tu amor y generosidad.
Tu mirada y tu semblante
están llenos de bondad y nos transmiten la paz.
Hoy venimos a tu presencia pidiendo:
Tu perdón , como los pecadores.
La fe, como el ciego del camino.
El amor, como la mujer pecadora.
La esperanza, como los de Emaús.
Tu amistad, como los apóstoles.
Haznos fieles discípulos y
seguidores tuyos.
Jesús Nazareno de Palo Gordo,
que el amor y la misericordia,
que fuiste derramando a manos llenas
a tu paso por el mundo,
llegue hoy también a nosotros.
Concédenos la gracia que te solicitamos
y tu santa bendición.

Amén.

AVISOS PARROQUIALES

10 septiembre 2016

11 Septiembre 2016 - XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario
11 Septiembre 2016

La Misericordia del Padre

MONICIÓN DE ENTRADA

Tres parábolas importantes, angulares, nos narra hoy Jesús de Nazaret, según el texto de San Lucas. ¿La más atractiva?: La parábola del hijo pródigo que se sitúa perfectamente en la figura de Dios Padre que, Jesús, el Señor, nos ha enseñado. Jesús de Nazaret quiso mostrar al pueblo la auténtica imagen de Dios que fariseos y saduceos habían falseado. Sin embargo, hoy mismo, son todavía muchos los cristianos que se han hecho una imagen falsa del Padre, prefiriendo, como los antiguos judíos, un Dios implacable, justiciero y lejano. Pero además sabemos de un hombre que abandona el rebaño con 99 ovejas para ir a salvar a la descarriada y como, asimismo, una mujer se afana en limpiar su casa para encontrar la moneda pérdida. Los tres ejemplos son la vuelta de un pecador a la Casa del Padre y la alegría de éste por tener al fugitivo ya junto al Señor.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: En la primera lectura, del Libro de Éxodo, nos muestra la conversación entre Dios y Moisés sobre las infidelidades del pueblo judío. El resultado final de tal conversación es el perdón de Dios y el ofrecimiento de una nueva oportunidad para seguir siendo el pueblo elegido.

SEGUNDA LECTURA: Comenzamos hoy la lectura de la Carta de san Pablo a Timoteo. Es una carta pastoral, de enseñanza, pero en ella se nos revela que el apóstol ha sido un buen ejemplo de la misericordia divina al pasar e perseguidor de la Iglesia a uno de sus más importantes pilares.

EVANGELIO: Vamos a escuchar en el evangelio de San Lucas tres parábolas sobre la misericordia de Dios: la de la oveja perdida, la de la moneda perdida y la extraordinaria narración del Hijo Pródigo. En ellas se muestra la alegría de Dios por la conversión de –aunque solo sea eso—de un pecador. La del Hijo Pródigo es, sobre todo, la gran catequesis de Jesús de Nazaret sobre la bondad, la ternura y el amor sin límites de Dios Padre hacia sus criaturas.

LECTURAS

Lectura del libro del Éxodo: 32, 7-11. 13-14

En aquellos días, dijo el Señor a Moisés: “Anda, baja del monte, porque tu pueblo, el que sacaste de Egipto, se ha pervertido. No tardaron en desviarse del camino que yo les había señalado. Se han hecho un becerro de metal, se han postrado ante él y le han ofrecido sacrificios y le han dicho: ‘Éste es tu Dios, Israel; es el que te sacó de Egipto’”. El Señor le dijo también a Moisés: “Veo que éste es un pueblo de cabeza dura. Deja que mi ira se encienda contra ellos hasta consumirlos. De ti, en cambio, haré un gran pueblo”.
Moisés trató de aplacar al Señor, su Dios, diciéndole: “¿Por qué ha de encenderse tu ira, Señor, contra este pueblo que tú sacaste de Egipto con gran poder y vigorosa mano? Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Jacob, siervos tuyos, a quienes juraste por ti mismo, diciendo: ‘Multiplicaré su descendencia como las estrellas del cielo y les daré en posesión perpetua toda la tierra que les he prometido’”. Y el Señor renunció al castigo con que había amenazado a su pueblo.
Palabra de Dios

Salmo 50

R./  Me levantaré y volveré a mi padre.

Por tu inmensa compasión y misericordia,
Señor, apiádate de mí y olvida mis ofensas.
Lávame bien de todos mis delitos
y purifícame de mis pecados. R/.

Crea en mí, Señor, un corazón puro,
un espíritu nuevo para cumplir tus mandamientos.
No me arrojes, Señor, lejos de ti, ni retires de mí tu santo espíritu. R/.

Señor, abre mis labios
y cantará mi boca tu alabanza.
Un corazón contrito te presento,
y a un corazón contrito, tú nunca lo desprecias. R/.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 1, 12-17

Querido hermano: Doy gracias a aquel que me ha fortalecido, a nuestro Señor Jesucristo, por haberme considerado digno de confianza al ponerme a su servicio, a mí, que antes fui blasfemo y perseguí a la Iglesia con violencia; pero Dios tuvo misericordia de mí, porque en mi incredulidad obré por ignorancia, y la gracia de nuestro Señor se desbordó sobre mí, al darme la fe y el amor que provienen de Cristo Jesús. Puedes fiarte de lo que voy a decirte y aceptarlo sin reservas: que Cristo Jesús vino a este mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero Cristo Jesús me perdonó, para que fuera yo el primero en quien Él manifestara toda su generosidad y sirviera yo de ejemplo a los que habrían de creer en Él, para obtener la vida eterna. Al rey eterno, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Dios reconcilió al mundo consigo, por medio de Cristo,
y a nosotros nos confió el mensaje de la reconciliación.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 15, 1-32

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores para escucharlo; por lo cual los fariseos y los escribas murmuraban entre sí: “Éste recibe a los pecadores y come con ellos”.
Jesús les dijo entonces esta parábola: “¿Quién de ustedes, si tiene cien ovejas y se le pierde una, no deja las noventa y nueve en el campo y va en busca de la que se le perdió hasta encontrarla? Y una vez que la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa, reúne a los amigos y vecinos y les dice: ‘Alégrense conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido’. Yo les aseguro que también en el cielo habrá más alegría por un pecador que se convierte, que por noventa y nueve justos, que no necesitan convertirse.
¿Y qué mujer hay, que si tiene diez monedas de plata y pierde una, no enciende luego una lámpara y barre la casa y la busca con cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas y les dice: ‘Alégrense conmigo, porque ya encontré la moneda que se me había perdido’. Yo les aseguro que así también se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte”.
También les dijo esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos le dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de la herencia que me toca’. Y él les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se fue a un país lejano y allá derrochó su fortuna, viviendo de una manera disoluta. Después de malgastarlo todo, sobrevino en aquella región una gran hambre y él empezó a pasar necesidad. Entonces fue a pedirle trabajo a un habitante de aquel país, el cual lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. Tenía ganas de hartarse con las bellotas que comían los cerdos, pero no lo dejaban que se las comiera. Se puso entonces a reflexionar y se dijo: ¡Cuántos trabajadores en casa de mi padre tienen pan de sobra, y yo, aquí, me estoy muriendo de hambre! Me levantaré, volveré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Recíbeme como a uno de tus trabajadores’.
Enseguida se puso en camino hacia la casa de su padre. Estaba todavía lejos, cuando su padre lo vio y se enterneció profundamente. Corrió hacia él, y echándole los brazos al cuello, lo cubrió de besos. El muchacho le dijo: `Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo’. Pero el padre les dijo a sus criados: ‘ ¡Pronto!, traigan la túnica más rica y vístansela; pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies; traigan el becerro gordo y mátenlo. Comamos y hagamos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’. Y empezó el banquete. El hijo mayor estaba en el campo, y al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y los cantos. Entonces llamó a uno de los criados y le preguntó qué pasaba. Éste le contestó: ‘Tu hermano ha regresado, y tu padre mandó matar el becerro gordo, por haberlo recobrado sano y salvo’. El hermano mayor se enojó y no quería entrar. Salió entonces el padre y le rogó que entrara; pero él replicó: ¡Hace tanto tiempo que te sirvo, sin desobedecer jamás una orden tuya, y tú no me has dado nunca ni un cabrito para comérmelo con mis amigos! Pero eso sí, viene ese hijo tuyo, que despilfarró tus bienes con malas mujeres, y tú mandas matar el becerro gordo’.
El padre repuso: ‘Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Nuestros problemas al caminar, derivan de vivir alejados de tu misericordia. Aceptar nuestra limitación ayuda a invocar tu misericordia. Con este espíritu presentamos nuestras necesidades repitiendo:
SEÑOR, LLÉNANOS DE TU MISERICORDIA
  • Por la Iglesia, para que sea capaz de anunciar la misericordia de Dios con todo aquel que se acerque a la Casa del Padre. OREMOS
  • Por la Paz en el mundo, para que cale en los corazones de los hombres la misericordia de Dios para con ellos y de ellos para con el prójimo. OREMOS
  • Por los más necesitados, los enfermos, los pobres, los emigrantes, los que no tienen trabajo, los que viven bajo la opresión o la guerra, para que en sus corazones la misericordia de Dios les conforte y les dé fuerzas para combatir su situación. OREMOS
  • Por las familias cristianas para que sea el perdón entre ellos la muestra más palpable del amor que se profesan cada día. OREMOS
  • Por todos nosotros, para que una vez unidos a Cristo haga de nosotros fieles instrumentos de su misericordia. OREMOS
Celebrante: Padre, da al pueblo suplicante la ayuda necesaria para que sea fiel al Evangelio que han recibido. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


VOLVERÉ, SEÑOR, PERO EMPÚJAME

Para que no vacile y supere mis propios errores
Para que no malgaste los muchos talentos que me regalaste
Para que no exija más de lo que pueda ofrecer
Para que regrese y sea feliz de poder de nuevo verte
VOLVERÉ, SEÑOR, PERO EMPÚJAME
Y si por lo que sea dudo, dame fortaleza para triunfar
Y si por lo que sea caigo, levántame con tu Espíritu
Y si por lo que sea digo “imposible”, toca con tu mano mi mente pesimista
VOLVERÉ, SEÑOR,
PERO… EMPÚJAME PARA LLEGAR HASTA TU HOGAR
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

02 septiembre 2016

4 Septiembre 2016 - XXIII Domingo Ordinario Año C

XXIII DOMINGO ORDINARIO
4 Septiembre 2016



MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía. Hoy, debemos estar hoy especialmente atentos. Jesús nos va a pedir un compromiso radical de seguimiento, que no tiene paliativos, ni admite excusas. Hemos de seguirle, por encima de todo. Incluso por encima de lo que nos parece digno y bueno. La llamada de Jesús no nos debe producir tristeza. Jesús brinda ayuda y sabiduría para saber exactamente lo que tenemos que hacer. Pero hemos de seguirle, sin rodeos, sin mirar atrás. Con alegría, humildad y esperanza. La crisis, las dificultades económicas siguen marcando gravemente nuestra vida cotidiana. Y eso también nos debe abrir a la solidaridad, a la fraternidad.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Un texto del Libro de la Sabiduría es nuestra primera lectura de hoy. Nos dice que sólo es posible comprender los caminos de Dios cuando el Espíritu Santo ilumina con la fe. Y esas resonancias del Espíritu, que tienen un claro matiz cristiano, ya se expresaban en tiempos de los judíos, lo que nos demuestra la unidad – en el tiempo y en el espacio – de toda la Palabra de Dios.

SEGUNDA LECTURA: El texto de Pablo a la carta a Filemón –la más breve de todas las del Apóstol-- habla de abolir la esclavitud por uso del amor fraterno. ¿No es esta una buena reflexión para nosotros en estos tiempos donde la emigración y el trabajo precario –dos formas de esclavitud— forman parte de nuestra vida?

EVANGELIO: El evangelio de Lucas Jesús expresa las duras condiciones de Jesús para aceptar a sus discípulos. Tales exigencias continúan vigentes para nosotros, hoy; con la dificultad añadida de que vivimos inmersos en un mundo que prima el placer y el abandono de todo esfuerzo. La demanda de Cristo, sin duda, nos va extrañar. Pero hemos de asumirla para poder seguirle.

LECTURAS

Lectura del libro de la Sabiduría: 9, 13-19

¿Quién es el hombre que puede conocer los designios de Dios? ¿Quién es el que puede saber lo que el Señor tiene dispuesto? Los pensamientos de los mortales son inseguros y sus razonamientos pueden equivocarse, porque un cuerpo corruptible hace pesada el alma y el barro de que estamos hechos entorpece el entendimiento.
Con dificultad conocemos lo que hay sobre la tierra y a duras penas encontramos lo que está a nuestro alcance. ¿Quién podrá descubrir lo que hay en el cielo? ¿Quién conocerá tus designios, si tú no le das la sabiduría, enviando tu santo espíritu desde lo alto?
Sólo con esa sabiduría lograron los hombres enderezar sus caminos y conocer lo que te agrada. Sólo con esa sabiduría se salvaron, Señor, los que te agradaron desde el principio.
Palabra de Dios

Salmo 88

R./  TÚ ERES, SEÑOR, NUESTRO REFUGIO.

Tú haces volver al polvo a los humanos,
diciendo a los mortales que retornen.
Mil años para ti son como un día que ya pasó;
como una breve noche. R/.

Nuestra vida es tan breve como un sueño;
semejante a la hierba,
que despunta y florece en la mañana
y por la tarde se marchita y se seca. R/.

Enséñanos a ver lo que es la vida
y seremos sensatos.
¿Hasta cuándo, Señor, vas a tener compasión de tus siervos?
¿Hasta cuándo? R./

Llénanos de tu amor por la mañana
y júbilo será la vida toda.
Haz, Señor, que tus siervos y sus hijos,
puedan mirar tus obras y tu gloria. R./

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a Filemón: 9-10. 12-17

Querido hermano: Yo, Pablo, ya anciano y ahora, además, prisionero por la causa de Cristo Jesús, quiero pedirte algo en favor de Onésimo, mi hijo, a quien he engendrado para Cristo aquí, en la cárcel.
Te lo envío. Recíbelo como a mí mismo. Yo hubiera querido retenerlo conmigo, para que en tu lugar me atendiera, mientras estoy preso por la causa del Evangelio. Pero no he querido hacer nada sin tu consentimiento, para que el favor que me haces no sea como por obligación, sino por tu propia voluntad.
Tal vez él fue apartado de ti por un breve tiempo, a fin de que lo recuperaras para siempre, pero ya no como esclavo, sino como algo mejor que un esclavo, como hermano amadísimo. Él ya lo es para mí. ¡Cuánto más habrá de serlo para ti, no sólo por su calidad de hombre, sino de hermano en Cristo! Por lo tanto, si me consideras como compañero tuyo, recíbelo como a mí mismo.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Señor, mira benignamente a tus siervos
y enséñanos a cumplir tus mandamientos.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 14, 25-33

En aquel tiempo, caminaba con Jesús una gran muchedumbre y Él, volviéndose a sus discípulos, les dijo:
“Si alguno quiere seguirme y no me prefiere a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, más aún, a sí mismo, no puede ser mi discípulo. Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Porque, ¿quién de ustedes, si quiere construir una torre, no se pone primero a calcular el costo, para ver si tiene con qué terminarla? No sea que, después de haber echado los cimientos, no pueda acabarla y todos los que se enteren comiencen a burlarse de él, diciendo: ‘Este hombre comenzó a construir y no pudo terminar’.
¿O qué rey que va a combatir a otro rey, no se pone primero a considerar si será capaz de salir con diez mil soldados al encuentro del que viene contra él con veinte mil? Porque si no, cuando el otro esté aún lejos, le enviará una embajada para proponerle las condiciones de paz.
Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Elevemos nuestras plegarias a Dios Padre y pongamos sobre el altar nuestras necesidades y las de todos nuestros hermanos y hermanas. Y respondemos:
DANOS, SEÑOR, TU LIBERTAD
  • Por el Papa Francisco, por el Obispo de nuestra diócesis y por todos los obispos de la tierra, para que renueven, día a día, su radical promesa de seguimiento a Jesús y que sepan transmitirla al resto del pueblo de Dios. OREMOS
  • Por los organismos internacionales y por los políticos de todo el mundo para que trabajen inspirados por Jesús y consigan la erradicación de la pobreza, la desaparición del racismo y el final de cualquier forma de explotación. Y para que desaparezcan todas las amenazas de guerra. OREMOS
  • Por los científicos de todo el mundo y de todas las especialidades, para que sus descubrimientos hagan más felices a todos los hombres y mujeres de la Tierra, de esta Tierra que Dios nos dio. OREMOS
  • Por los niños, para que los ángeles del Señor los acompañen siempre y crezcan sin dolor, ni pena, ni hambre, y reciban mucho amor. OREMOS
  • Por los más pobres y desgraciados, por los solitarios y los olvidados, para que el Señor Jesús los auxilie y, a la vez, promueva en nosotros todo el amor necesario para atenderlos y ayudarlos siempre. OREMOS
  • Por nosotros, que asistimos a esta asamblea eucarística, para que sigamos a Cristo y que su cercanía no permita adoremos a ningún ídolo de estos tiempos: el dinero, el poder, el consumo sin freno y la injusticia. OREMOS
Celebrante: Permite, Dios Padre nuestro, que tu ángel lleve al altar del cielo estas humildes súplicas que te hacemos en este Domingo, día santo. Por Jesucristo, Nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


SÓLO TÚ
Sólo tú, Señor
Mereces todo honor y toda gloria
Toda alabanza y todo júbilo
Sólo tú, Señor
Enciendes en nuestras almas
los deseos de seguirte dejando lo que estorba
apartando lo que nos humilla
olvidándonos lo que empaña nuestra mirada.
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

  • PROGRAMA NOVENA JESÚS NAZARENO 8-18 SEPTIEMBRE

    Cada dia:
    A las 5:00pm: Traslado de la imagen de Nuestro Patrono
    A las 6:00pm: En cada Sector: Novena + Misa

    JUEVES 8 - Sector : Quinta La Pradera - Sr. Oscar Sánchez - Cerca club el Marqués
    VIERNES 9 - 
    Sector: Alpes Parte alta - casa del señor Ulises
    SABADO 10  - 
    Sector: Vereda 5 con calle Principal de Zapatoca Galpón del Sr. Pedro
    DOMINGO 11  - 
    Sector: Frente al Prescolar de La Escuela de Palo Gordo
    LUNES 12  - 
    Sector : Calle 3 Cruce con calle Principal de Gallardin p/b diagonal al Rest. De Santos
    MARTES 13  - 
    Sector: Calle Dispensario - Casa Flia Méndez
    MIERCOLES 14  - Sector : calle principal de Toico Casa Flia Malagon
    JUEVES 15  - Sector : Urb. el Prado subiendo de la Iglesia Jesús Nazareno
    VIERNES 16 - Sector: M.P Mi Posada - Sra. Marina - Vda. De Díaz - Calle del Medio

    SABADO 17 - Hora: 6:30pm: Serenata a “ Jesus Nazareno: atrio de la iglesia La Purísima en la Calle del Medio

    DOMINGO
    18: El santo patrono será trasladado entre las misas de iglesia a iglesia con una caravana.
    HORA 11,00 a.m. MISA SOLEMNE IGLESIA LA PURÍSIMA
    HORA 4,00 pm. MISA SOLEMNE IGLESIA DIVINA MISERICORDIA
    HORA 6,30 p.m. MISA SOLEMNE IGLESIA JESÚS NAZARENO