24 agosto 2016

28 Agosto 2016 - XXII DOMINGO ORDINARIO C

XXII DOMINGO ORDINARIO C
28 Agosto 2016

NO PRETENDAS LO QUE TE SOBREPASA



MONICIÓN DE ENTRADA

Les deseamos paz y alegría en estos momentos que iniciamos nuestra celebración. Sed, pues, todos y todas bienvenidos a la casa del Señor. Nos reunimos en este último domingo de agosto para celebrar el Domingo Vigesimosegundo del Tiempo Ordinario y acudimos, un domingo más, a nuestra cita con el Señor. La mesa de su Cuerpo y de su Palabra está a nuestra disposición. Y ese milagro que se produce sobre el altar y ante nosotros ha de ayudarnos a vivir estos momentos tan difíciles… Cristo nos ayuda, somos discípulos de Jesús de Nazaret, y Él nos dice, hoy y siempre, que aprendamos de Él a ser mansos y humildes de corazón. Es un camino seguro de felicidad, de paz y de sosiego.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: La primera lectura, sacada del libro del Eclesiástico, muestra que también las enseñanzas del Antiguo Testamento recomendaban la humildad. Lo cual hemos de tenerlo muy en cuenta.

SEGUNDA LECTURA: Leemos hoy el último fragmento de la Carta a los Hebreos de este tiempo ordinario, donde se explica también la sencillez de la actual relación con Dios, gracias a Cristo, lejos de los tonantes y sobrecogedores episodios del Sinaí. Esa enseñanza es una forma más de la humildad de Cristo.

EVANGELIO: Va ser Jesús de Nazaret quien hará de esa humildad –y de la mansedumbre—parte fundamental de su doctrina. El evangelio de san Lucas que oiremos hoy nos hace comprender que humillarse es una vía para enaltecerse de otra manera, más permanente, más fundamental para la forma de ser de todos los que son cristianos de verdad...

LECTURAS

Lectura del libro del Sirácide (Eclesiástico): 3, 19-21. 30-31

Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te amarán más que al hombre dadivoso. Hazte tanto más pequeño cuanto más grande seas y hallarás gracia ante el Señor, porque sólo Él es poderoso y sólo los humildes le dan gloria.
No hay remedio para el hombre orgulloso, porque ya está arraigado en la maldad. El hombre prudente medita en su corazón las sentencias de los otros, y su gran anhelo es saber escuchar.
Palabra de Dios

Salmo 67 R/.

R./  DIOS DA LIBERTAD Y RIQUEZA A LOS CAUTIVOS.

Ante el Señor, su Dios,
gocen los justos, salten de alegría.
Entonen alabanzas a su nombre.
En honor del Señor toquen la cítara. R/.

Porque el Señor, desde su templo santo,
a huérfanos y viudas da su auxilio;
Él fue quien dio a los desvalidos casa, libertad
y riqueza a los cautivos. R/.

A tu pueblo extenuado diste fuerzas,
nos colmaste, Señor, de tus favores
y habitó tu rebaño en esta tierra,
que tu amor preparó para los pobres. R./

Lectura de la carta a los hebreos: 12, 18-19. 22-24

Hermanos: Cuando ustedes se acercaron a Dios, no encontraron nada material, como en el Sinaí: ni fuego ardiente, ni obscuridad, ni tinieblas, ni huracán, ni estruendo de trompetas, ni palabras pronunciadas por aquella voz que los israelitas no querían volver a oír nunca.
Ustedes, en cambio, se han acercado a Sión, el monte y la ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, a la reunión festiva de miles y miles de ángeles, a la asamblea de los primogénitos, cuyos nombres están escritos en el cielo. Se han acercado a Dios, que es el juez de todos los hombres, y a los espíritus de los justos que alcanzaron la perfección. Se han acercado a Jesús, el mediador de la nueva alianza.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Tomen mi yugo sobre ustedes, dice el Señor,
y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 14, 1. 7-14

Un sábado Jesús fue a comer en casa de uno de los jefes de los fariseos, y éstos estaban espiándolo. Mirando cómo los convidados escogían los primeros lugares, les dijo esta parábola:
“Cuando te inviten a un banquete de bodas, no te sientes en el lugar principal, no sea que haya algún otro invitado más importante que tú, y el que los invitó a los dos venga a decirte: ‘Déjale el lugar a éste’, y tengas que ir a ocupar, lleno de vergüenza, el último asiento. Por el contrario, cuando te inviten, ocupa el último lugar, para que, cuando venga el que te invitó, te diga: ‘Amigo, acércate a la cabecera’. Entonces te verás honrado en presencia de todos los convidados. Porque el que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido”.
Luego dijo al que lo había invitado: “Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque puede ser que ellos te inviten a su vez, y con eso quedarías recompensado. Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos; y así serás dichoso, porque ellos no tienen con qué pagarte; pero ya se te pagará, cuando resuciten los justos”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: La humildad, el servicio son las tarjetas de presentación de un cristiano. Cristo nos mostró esta realidad de su corazón. Y como discípulos suyos también nosotros debemos aspirar a ello. Así pues nuestra plegaria hoy es:
PADRE DANOS UN CORAZÓN HUMILDE.
  • Padre que cada una de las piedras que componemos tu Iglesia vivamos desde la humildad, para que seas Tú quien construyas la Iglesia que Tú necesitas. OREMOS
  • Padre da sabiduría y prudencia a nuestros gobernantes, para que sepan atender las necesidades de todos los hombres, especialmente los más necesitados. OREMOS
  • Padre hazte presente en el que sufre, en el enfermo, en el necesitado, para que desde su situación de necesidad descubran el valor de la humildad en la extensión del Reino de Dios. OREMOS
  • Para que los problemas y desventuras nos ayuden a ser humildes y los aciertos y éxitos nos sirvan para serlo más, en recuerdo de los momentos malos. OREMOS
  • Por las familias cristianas, para que sea la humildad la base de su proceder diario los unos con los otros. OREMOS
  • Por todos los que nos hemos reunido a celebrar la muerte y resurrección de Cristo, para que entendamos la mansedumbre de su corazón y nos empeñemos en imitarla. OREMOS
Celebrante: Padre, atiende estas necesidades que tu pueblo te presenta y dótanos a cada uno de un corazón dispuesto al servicio humilde a los demás. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


¡QUIERO TUS GAFAS, SEÑOR!
Para ver como Tú; perdón frente al odio
Para ver como Tú; cielo después de la tierra
Para ver como Tú; alegría antes que tristeza
Para ver como Tú; humildad ante la soberbia
Por eso, y por tantas cosas, Señor
quiero ver, sentir y caminar como Tú.
Con tus gafas del Evangelio, Señor.

Amén.

AVISOS PARROQUIALES


18 agosto 2016

21 Agosto 2016 - XXI Domingo Ordinario

XXI DOMINGO ORDINARIO
21 Agosto 2016


HAY ÚLTIMOS QUE SERÁN PRIMEROS

MONICIÓN DE ENTRADA

Sean, hermanos y hermanas, bienvenidos a la Eucaristía. Este mes de Agosto de 2016 va avanzando… y aquí nos disponemos a celebrar el Domingo Veintiuno del Tiempo Ordinario. Decir que hoy Jesús habla de salvación y sabemos que Dios Padre quiere que todos nos salvemos. La promesa es muy importante y su consecución –el ser salvos—nos dará la felicidad eterna. Pero hemos de trabajar para conseguirlo. Dios nos ha creado libres y podemos adoptar el camino fácil y la puerta ancha. Nuestro mundo de hoy, como el de tiempos de Jesús, ofrece muchas falsas ofertas de puertas anchas que llevan a la nada. Pero es la oferta de Jesús, la de la humildad y la del amor, la que nos salva. ¡Qué nadie nos engañe!

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: La primera lectura, de la profecía de Isaías y sacada del capitulo 66, nos marcan el camino de salvación: expandir la Palabra de Dios por el mundo entero, sin limitación alguna. Pero todos hemos de colaborar. Jesús y los hermanos esperan de nuestro esfuerzo.

SEGUNDA LECTURA: Las penalidades que se nos presenten es este mundo hemos de sobrellevarlas con humildad y sentido penitencial, como nos dice la Carta de los Hebreos. Añade que Dios, como buen Padre que es, nos ayuda y educa en nuestro camino. Y si es necesario nos reprende.

EVANGELIO: El Evangelio de Lucas que oiremos hoy es, sin duda, una muy bella lectura. Una pregunta espontánea dará lugar a que Jesús trate un tema fundamental: cuál será el número de los que se salven. Es voluntad del Padre que los hombres y mujeres de todos los tiempos se salven, pero en libertad y con esfuerzo, buscando la puerta estrecha, que nos parece la menos atractiva, pero que es el único paso verdadero.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Isaías: 66, 18-21

Esto dice el Señor: “Yo vendré para reunir a las naciones de toda lengua. Vendrán y verán mi gloria. Pondré en medio de ellos un signo, y enviaré como mensajeros a algunos de los supervivientes hasta los países más lejanos y las islas más remotas, que no han oído hablar de mí ni han visto mi gloria, y ellos darán a conocer mi nombre a las naciones.
Así como los hijos de Israel traen ofrendas al templo del Señor en vasijas limpias, así también mis mensajeros traerán, de todos los países, como ofrenda al Señor, a los hermanos de ustedes a caballo, en carro, en literas, en mulos y camellos, hasta mi monte santo de Jerusalén. De entre ellos escogeré sacerdotes y levitas”.
Palabra de Dios

Salmo 116

R./  Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio.

Que alaben al Señor todas las naciones,
que lo aclamen todos los pueblos. R/.

Porque grande es su amor hacia nosotros
y su fidelidad dura por siempre. R/.

Lectura de la carta a los hebreos: 12, 5-7. 11-13

Hermanos: Ya se han olvidado ustedes de la exhortación que Dios les dirigió, como a hijos, diciendo: Hijo mío, no desprecies la corrección del Señor, ni te desanimes cuando te reprenda. Porque el Señor corrige a los que ama, y da azotes a sus hijos predilectos. Soporten, pues, la corrección, porque Dios los trata como a hijos; ¿y qué padre hay que no corrija a sus hijos?
Es cierto que de momento ninguna corrección nos causa alegría, sino más bien tristeza. Pero después produce, en los que la recibieron, frutos de paz y de santidad. Por eso, robustezcan sus manos cansadas y sus rodillas vacilantes; caminen por un camino plano, para que el cojo ya no se tropiece, sino más bien se alivie.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Yo soy el camino, la verdad y la vida;
nadie va al Padre si no es por mí, dice el Señor.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 13, 22-30

En aquel tiempo, Jesús iba enseñando por ciudades y pueblos, mientras se encaminaba a Jerusalén. Alguien le preguntó: “Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?”
Jesús le respondió: “Esfuércense en entrar por la puerta, que es angosta, pues yo les aseguro que muchos tratarán de entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante de la mesa y cierre la puerta, ustedes se quedarán afuera y se pondrán a tocar la puerta, diciendo: ¡Señor, ábrenos!’ Pero él les responderá: ‘No sé quiénes son ustedes’. Entonces le dirán con insistencia: ‘Hemos comido y bebido contigo y tú has enseñado en nuestras plazas’.
Pero él replicará: ‘Yo les aseguro que no sé quiénes son ustedes. Apártense de mí, todos ustedes los que hacen el mal’. Entonces llorarán ustedes y se desesperarán, cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes se vean echados fuera.
Vendrán muchos del oriente y del poniente, del norte y del sur, y participarán en el banquete del Reino de Dios. Pues los que ahora son los últimos, serán los primeros; y los que ahora son los primeros, serán los últimos”.
Palabra del Señor.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Cristo nos insiste en entrar por la puerta estrecha y muchas veces no prestamos atención y no somos capaces de ver por dónde caminamos. Así pues, hoy pedimos al Padre que nos ayude a guiar nuestros pasos. Repetimos:
PADRE AYÚDANOS A CAMINAR.
  • Por la Iglesia para que sepa anunciar al mundo el Evangelio de Cristo, a pesar de todas las dificultades. OREMOS
  • Por los gobernantes de todos los países, para que sepan buscar el mejor camino para el bienestar de su pueblo, basado en el esfuerzo solidario de todos. OREMOS
  • Por los enfermos para que vean en su situación como la puerta estrecha que lleva a la Salvación que Cristo nos dejó. OREMOS
  • Por todos aquellos que viven alejados de su fe. Para que encuentren la puerta de retorno a la casa del Padre. OREMOS
  • Por las familias cristianas, para que vean en el servicio a los demás el verdadero sentido de la esencia del Evangelio. OREMOS
  • Por todos nosotros que compartimos la comunión, para que siguiendo los consejos de Cristo en su Evangelio, busquemos el camino de la salvación. OREMOS
Celebrante: Padre, atiende generoso estas súplicas que tu pueblo te presenta por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


TÚ, SEÑOR, ERES NUESTRA SALVACIÓN
Ahora y siempre
En el presente y en el futuro
En la enfermedad y en la muerte
En las penas y en los sufrimientos
En las pruebas y en las contrariedades
En las luchas y en las fatigas
En nuestra búsqueda y en nuestro olvido
En nuestro camino y en nuestro desierto
En nuestro estudio y en nuestro pensamiento
En nuestra oscuridad y en nuestra fe
En nuestra debilidad y en nuestras caídas
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

12 agosto 2016

14 Agosto 2016 - Domingo XX del Tiempo Ordinario

Domingo XX del Tiempo Ordinario
14 Agosto 2016

EL FUEGO DE LOS PROFETAS

MONICIÓN DE ENTRADA

Sean todos bienvenidos a la asamblea de hermanos que se aman. Hoy vamos a aprender muchas cosas interesantes. Y una de ellas es que la verdad produce división. El profeta Jeremías ya iba a experimentar el efecto de lo peligroso que es defender la verdad. La división anunciada por Jesús es de la misma naturaleza que la que sufrió Jeremías. Nos va a llamar mucho la atención hoy que el Príncipe de la Paz, que es Jesús de Nazaret, nos anuncie que va ser causa de división y que quiere prender fuego al mundo. Pero es que, a veces, la lucha por la verdad es difícil e irrenunciable. Nosotros también hemos de luchar, contra viento y marea, por la verdad de Jesús, aunque a muchos, cerca de nosotros, no les guste. Pero hemos de llevar esa verdad hasta los confines del mundo para triunfe la paz y el amor.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Quieren matar a Jeremías porque le dice la verdad al pueblo. Y le buscan para que muera de hambre en un aljibe. Es lo que nos cuenta el fragmento del capítulo 38 del Libro de Jeremías, que es nuestra primera lectura de hoy. Cuesta mucho trabajo en todas las épocas defender la verdad. Pero es la única posibilidad. Hemos de tenerlo en cuenta.

SEGUNDA LECTURA: La segunda lectura de hoy, de la Carta a los Hebreos, nos propone que cumplamos con nuestro deber, que asumamos la carrera de nuestra vida sin dilaciones sabiendo que con la ayuda de Dios llegaremos a nuestra meta. El autor de la Carta a los Hebreos nos recuerda –con razón— que todavía no hemos llegado ni a la total entrega, ni al verdadero esfuerzo.

EVANGELIO: En el evangelio de san Lucas anuncia ya el signo de contradicción que va a ser Jesús para el mundo, con su palabra y doctrina. A veces, es mejor quemar la paja inservible que dejarla permanecer. De esas fuertes contradicciones –y la Iglesia ha tenido muchas—surge siempre la verdad. Y es lo que el Maestro, bueno, manso y pacífico, nos pide hoy: que busquemos su Verdad, a pesar de todo.

LECTURAS

Lectura del libro del profeta Jeremías: 38, 4-6. 8-10

Durante el sitio de Jerusalén, los jefes que tenían prisionero a Jeremías dijeron al rey: “Hay que matar a este hombre, porque las cosas que dice desmoralizan a los guerreros que quedan en esta ciudad y a todo el pueblo. Es evidente que no busca el bienestar del pueblo, sino su perdición”.
Respondió el rey Sedecías: “Lo tienen ya en sus manos y el rey no puede nada contra ustedes”. Entonces ellos tomaron a Jeremías y, descolgándolo con cuerdas, lo echaron en el pozo del príncipe Melquías, situado en el patio de la prisión. En el pozo no había agua, sino lodo, y Jeremías quedó hundido en el lodo.
Ebed-Mélek, el etíope, oficial de palacio, fue a ver al rey y le dijo: “Señor, está mal hecho lo que estos hombres hicieron con Jeremías, arrojándolo al pozo, donde va a morir de hambre”.
Entonces el rey ordenó a Ebed-Mélek: “Toma treinta hombres contigo y saca del pozo a Jeremías, antes de que muera”.
Palabra de Dios

Salmo 39

R./  SEÑOR, DATE PRISA EN AYUDARME.

Esperé en el Señor
con gran confianza;
Él se inclinó hacia mí
y escuchó mis plegarias. R/.

Del charco cenagoso
y la fosa mortal me puso a salvo;
puso firmes mis pies sobre la roca
y aseguró mis pasos. R/.

Él me puso en la boca un canto nuevo,
un himno a nuestro Dios.
Muchos se conmovieron al ver esto
y confiaron también en el Señor. R/.

A mí, tu siervo, pobre y desdichado,
no me dejes, Señor, en el olvido.
Tú eres quien me ayuda y quien me salva;
no te tardes, Dios mío. R/.


 Lectura de la carta a los hebreos: 12, 1-4

Hermanos: Rodeados, como estamos, por la multitud de antepasados nuestros, que dieron prueba de su fe, dejemos todo lo que nos estorba; librémonos del pecado que nos ata, para correr con perseverancia la carrera que tenemos por delante, fija la mirada en Jesús, autor y consumador de nuestra fe. Él, en vista del gozo que se le proponía, aceptó la cruz, sin temer su ignominia, y por eso está sentado a la derecha del trono de Dios.
Mediten, pues, en el ejemplo de aquel que quiso sufrir tanta oposición de parte de los pecadores, y no se cansen ni pierdan el ánimo, porque todavía no han llegado a derramar su sangre en la lucha contra el pecado.
Palabra de Dios


 Aleluya, aleluya.

Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor;
yo las conozco y ellas me siguen.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 12, 49-53

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “He venido a traer fuego a la tierra, ¡y cuánto desearía que ya estuviera ardiendo! Tengo que recibir un bautismo, ¡y cómo me angustio mientras llega!
¿Piensan acaso que he venido a traer paz a la tierra? De ningún modo. No he venido a traer la paz, sino la división. De aquí en adelante, de cinco que haya en una familia, estarán divididos tres contra dos y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Dirijamos nuestra oración al Padre, fuente de amor, para que conserve nuestras vidas en completa paz material y espiritual. Y respondemos:
SEÑOR, LLÉNANOS DE TU MISERICORDIA
  • Por el Papa Francisco, y todos los obispos de la tierra, para que sigan siempre el ejemplo de Jesús en la defensa de la auténtica Verdad y la Paz verdadera. OREMOS
  • Por las organizaciones internacionales y los Gobiernos de todo el mundo, para que fomenten la paz interna y la concordia entre todas las naciones. OREMOS
  • Por Siria, Iraq, Afganistán, Libia y otras naciones del mundo, para que cese la violencia y puedan construir un reino de paz y amor. OREMOS
  • Por Venezuela, para que la paz y la justicia puedan reinar como verdades absolutas. OREMOS
  • Por los violentos, los terroristas, los narcotraficantes, para que el Amor de Dios sepa convertirlos a la paz. Y nosotros sepamos perdonarlos y rezar siempre por ellos. OREMOS
  • Por las víctimas de la violencia, para que el Señor Jesús las acoja a su Reino y enjugue las lagrimas de sus familiares que sufren cerca de nosotros. OREMOS
  • Por nosotros, presentes en esta Eucaristía dominical, para que seamos constructores de la paz y evitemos toda clase de rencillas, familiares, vecinales o nacionales. OREMOS
Celebrante: Recibe, Dios Padre Nuestro, las oraciones que te dirigimos hoy, para que la Verdad y la Paz de Jesús reinen en nuestros corazones y en nuestras comunidades.Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


¡JESUS ESTÁ CON NOSOTROS!
El se ha quedado con nosotros
en medio de las dificultades y durezas de la vida,
en medio de los sufrimientos y pecados,
en medio de la frialdad y los agobios del mundo.
El está con nosotros
para que el fuego de su corazón
mantenga la llama de los nuestros encendida,
nos mantenga ardiendo de amor por El y por la humanidad.
Su presencia a veces escondida a nuestros ojos,
es tan real como la que testificaron los discípulos de Emáus,
y el efecto principal de su presencia a nuestros corazones
debe ser ante todo el mismo que experimentaron estos discípulos:
“les ardía el corazón” o sea,
que la presencia de Cristo “enciende”
el corazón humano con el fuego de su amor.
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

04 agosto 2016

7 Agosto 2016 - Domingo XIX del Tiempo Ordinario

Domingo XIX del Tiempo Ordinario
7 Agosto 2016

DONDE TENGAN SU RIQUEZA
TENDRÁN SU CORAZÓN



MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban nuestra más cordial bienvenida a nuestra Eucaristía. Somos una asamblea de hermanos que se aman tal como nos pidió Jesús de Nazaret. Pero hemos de reconocer que no todo el mundo ama, ni busca la paz. Los tiempos no son buenos. La violencia no desaparece, ni tampoco los ejemplos de opresión o corrupción, o de falsa libertad. La crisis económica está cambiando mucho nuestras vidas. Ante ello, Jesús nos pide hoy que estemos vigilantes, muy atentos, porque no sabemos exactamente cuando nuestros hermanos nos pedirán ayuda. Todos los problemas, por muy complicados que parezcan, pueden resolverse con nuestro esfuerzo y la Palabra de Jesús.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Este fragmento del Libro de la Sabiduría, que vamos a escuchar hoy como primera lectura, nos habla de la liberación del pueblo de Israel de la opresión de los egipcios. Es la crónica de una esperanza alimentada por la creencia de que Dios los iba a liberar

SEGUNDA LECTURA: Vamos a comenzar la lectura –este domingo—de la parte de la Carta a los Hebreos, donde se establece la superioridad del sacerdocio de Cristo, por encima del sacerdocio de la Antigua Alianza. Anuncia también tiempos nuevos, como los que nosotros esperamos.

EVANGELIO: Nuestro Salvador nos pide hoy que estemos atentos ante la llegada de ese día en seremos libres. El evangelio de Lucas ha narrado las amplias páginas de la catequesis de Jesús. Hoy el Señor nos va a pedir que estemos atentos para mejor entender los tiempos que vivimos.

LECTURAS

Lectura del libro de la Sabiduría: 18, 69

La noche de la liberación pascual fue anunciada con anterioridad a nuestros padres, para que se confortaran al reconocer la firmeza de las promesas en que habían creído. Tu pueblo esperaba a la vez la salvación de los justos y el exterminio de sus enemigos. En efecto, con aquello mismo con que castigaste a nuestros adversarios nos cubriste de gloria a tus elegidos. Por eso, los piadosos hijos de un pueblo justo celebraron la Pascua en sus casas, y de común acuerdo se impusieron esta ley sagrada, de que todos los santos participaran por igual de los bienes y de los peligros. Y ya desde entonces cantaron los himnos de nuestros padres.
Palabra de Dios

Salmo 32 R./  Dichoso el pueblo escogido por Dios.

Que los justos aclamen al Señor;
es propio de los justos alabarlo.
 Feliz la nación cuyo Dios es el Señor,
dichoso el pueblo que eligió por suyo. R/.

Cuida el Señor de aquellos que lo temen
y en su bondad confían;
los salva de la muerte
y en épocas de hambre les da vida. R/.

En el Señor está nuestra esperanza,
pues Él es nuestra ayuda y nuestro amparo.
Muéstrate bondadoso con nosotros,
puesto que en ti, Señor, hemos confiado. R/.

Lectura de la carta a los hebreos: 11, 12. 819

Hermanos: La fe es la forma de poseer, ya desde ahora, lo que se espera y de conocer las realidades que no se ven. Por ella fueron alabados nuestros mayores. Por su fe, Abraham, obediente al llamado de Dios, y sin saber a dónde iba, partió hacia la tierra que habría de recibir como herencia. Por la fe, vivió como extranjero en la tierra prometida, en tiendas de campaña, como Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa después de él. Porque ellos esperaban la ciudad de sólidos cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. Por su fe, Sara, aun siendo estéril y a pesar de su avanzada edad, pudo concebir un hijo, porque creyó que Dios habría de ser fiel a la promesa; y así, de un solo hombre, ya anciano, nació una descendencia numerosa como las estrellas del cielo e incontable como las arenas del mar. Todos ellos murieron firmes en la fe. No alcanzaron los bienes prometidos, pero los vieron y los saludaron con gozo desde lejos. Ellos reconocieron que eran extraños y peregrinos en la tierra. Quienes hablan así, dan a entender claramente que van en busca de una patria; pues si hubieran añorado la patria de donde habían salido, habrían estado a tiempo de volver a ella todavía. Pero ellos ansiaban una patria mejor: la del cielo. Por eso Dios no se avergüenza de ser llamado su Dios, pues les tenía preparada una ciudad. Por su fe, Abraham, cuando Dios le puso una prueba, se dispuso a sacrificar a Isaac, su hijo único, garantía de la promesa, porque Dios le había dicho: De Isaac nacerá la descendencia que ha de llevar tu nombre. Abraham pensaba, en efecto, que Dios tiene poder hasta para resucitar a los muertos; por eso le fue devuelto Isaac, que se convirtió así en un símbolo profético.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Estén preparados,
porque no saben a qué hora
va a venir el Hijo del hombre.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 12, 3248

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No temas, rebañito mío, porque tu Padre ha tenido a bien darte el Reino. Vendan sus bienes y den limosnas. Consíganse unas bolsas que no se destruyan y acumulen en el cielo un tesoro que no se acaba, allá donde no llega el ladrón, ni carcome la polilla. Porque donde está su tesoro, ahí estará su corazón. Estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas. Sean semejantes a los criados que están esperando a que su señor regrese de la boda, para abrirle en cuanto llegue y toque. Dichosos aquellos a quienes su señor, al llegar, encuentre en vela. Yo les aseguro que se recogerá la túnica, los hará sentar a la mesa y él mismo les servirá. Y si llega a medianoche o a la madrugada y los encuentra en vela, dichosos ellos.
Fíjense en esto: Si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. Pues también ustedes estén preparados, porque a la hora en que menos lo piensen vendrá el Hijo del hombre”.
Entonces Pedro le preguntó a Jesús: “¿Dices esta parábola sólo por nosotros o por todos?”. El Señor le respondió: “Supongan que un administrador, puesto por su amo al frente de la servidumbre, con el encargo de repartirles a su tiempo los alimentos, se porta con fidelidad y prudencia. Dichoso este siervo, si el amo, a su llegada, lo encuentra cumpliendo con su deber. Yo les aseguro que lo pondrá al frente de todo lo que tiene. Pero si este siervo piensa: ‘Mi amo tardará en llegar’ y empieza a maltratar a los criados y a las criadas, a comer, a beber y a embriagarse, el día menos pensado y a la hora más inesperada, llegará su amo y lo castigará severamente y le hará correr la misma suerte que a los hombres desleales. El siervo que, conociendo la voluntad de su amo, no haya preparado ni hecho lo que debía, recibirá muchos azotes; pero el que, sin conocerla, haya hecho algo digno de castigo, recibirá pocos. Al que mucho se le da, se le exigirá mucho, y al que mucho se le confía, se le exigirá mucho más”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Danos fuerza Señor, y no dejes de alimentar a tu pueblo que confiadamente presenta estas súplicas. Repetimos:
ESCUCHA A TU PUEBLO, SEÑOR.
  • Por el Papa Francisco, los obispos, sacerdotes todos aquellos que proclaman al mundo el Pan de Vida, para no se cansen nunca de proclamar la eficacia de la Eucaristía. OREMOS
  • Por los presidentes de estado y de gobierno, por los presidentes regionales y locales, para que actúen de forma conjunta y esto revierta en beneficio del pueblo. OREMOS
  • Por aquellos que sufren desesperación, por los que dudan ante el valor de la vida, para que se vean alimentados con la fuerza de Dios para enfrentar la dificultad del camino. OREMOS
  • Por los creyentes que se encuentran alejados de Dios, para que encuentren en la oración la ayuda ante sus angustias. OREMOS
  • Por todos nosotros, para que como nos pide Pablo seamos buenos comprensivos y misericordiosos. OREMOS
Celebrante: Padre, atiende estas plegarias y aquellas otras necesidades que sabes que tenemos. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


¿TE CONOCEMOS, SEÑOR?
¿Te conocemos, Señor?
¿Sentimos al que te envió?
¿Acogemos al que te hizo nacer pobre y niño en Belén?
¿Obedecemos al que te hizo obedecer subiendo a la cruz?
¡Creemos, Señor, pero aumenta nuestra fe!
Fe para verte como Hijo de Dios
Fe para recibirte como el enviado del Padre
Fe para dejarte compartir nuestra existencia
Fe para transformarnos con el pan de la vida
Fe para llenarnos de felicidad con el pan de la Eucaristía
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

28 julio 2016

31 Julio 2016 - XVIII Domingo Ordinario

XVIII Domingo Ordinario
31 Julio 2016

EL ÚNICO BIEN DEL HOMBRE

MONICIÓN DE ENTRADA

Reciban nuestra más cordial bienvenida a la eucaristía. Y en este domingo decimoctavo del Tiempo Ordinario, Jesús de Nazaret nos va a recomendar que no pleiteemos por los temas de dinero, que ni siquiera le tengamos apego. Su mensaje es claro y nítido. Seremos nosotros quienes tenemos que decidir si somos adoradores de Dios o del dinero. Hemos de tener mucho cuidado porque el dinero, ya lo dijo Jesús, es una especie de ídolo, de falso dios, muy poderoso. Reconozcamos que en estos tiempos de dura crisis, el uso y abuso de la riqueza se contempla como un gran problema, casi como un crimen. Seamos, pues, coherentes con ello.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Hoy hemos de escuchar con especial atención nuestra primera lectura, del Libro del Eclesiastés, porque nos avisa sobre la vanidad que puede llenar nuestras vidas y nuestros trabajos. Sólo Dios nos marca el camino adecuado. Solo Dios no nos engaña, ni fomenta nuestra vanidad.

SEGUNDA LECTURA: En la segunda lectura, procedente de la Segunda Carta a los Colosenses, San Pablo, nos habla de que el Bautismo es el inicio de una nueva vida, marcada por la enseñanza de Cristo que es simiente de libertad, no como la antigua ley. Llegamos hoy al final de las lecturas sucesivas que hemos tenido en domingos anteriores de la Carta a los Colosenses una de las más hermosas que Pablo de Tarso nos dejó.

EVANGELIO: El evangelio de hoy es de San Lucas, como corresponde al Ciclo C que seguimos este año. Pero tiene la identidad con otros autores en que, como siempre, Jesús de Nazaret, ante una pregunta espontánea del pueblo Jesús construye un capítulo de su enseñanza, una auténtica catequesis, para los de antes y para nosotros. Jesús nos va a hablar muy seriamente de la inutilidad de las riquezas y de los estragos que, en nosotros, hace la adoración de las mismas.

LECTURAS

Lectura del Eclesiastés (Cohélet): 1, 2; 2, 21-23

Todas las cosas, absolutamente todas, son vana ilusión. Hay quien se agota trabajando y pone en ello todo su talento, su ciencia y su habilidad, y tiene que dejárselo todo a otro que no lo trabajó. Esto es vana ilusión y gran desventura. En efecto, ¿qué provecho saca el hombre de todos sus trabajos y afanes bajo el sol? De día dolores, penas y fatigas; de noche no descansa. ¿No es también eso vana ilusión?
Palabra de Dios

Salmo 89

R./  Señor, ten compasión de nosotros.

Tú haces volver al polvo a los humanos,
diciendo a los mortales que retornen.
Mil años son para ti como un día,
que ya pasó; como una breve noche. R/.

Nuestra vida es tan breve como un sueño;
semejante a la hierba, que despunta
y florece en la mañana
y por la tarde se marchita y se seca. R/.

Enséñanos a ver lo que es la vida
y seremos sensatos.
¿Hasta cuándo, Señor,
vas a tener compasión de tus siervos?
¿Hasta cuándo? R/.

Llénanos de tu amor por la mañana
y júbilo será la vida toda.
Que el Señor bondadoso nos ayude
y dé prosperidad a nuestras obras. R/.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los colosenses: 3, 1-5. 9-11

Hermanos: Puesto que han resucitado con Cristo, busquen los bienes de arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios. Pongan todo el corazón en los bienes del cielo, no en los de la tierra, porque han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando se manifieste Cristo, vida de ustedes, entonces también ustedes se manifestarán gloriosos juntamente con Él. Den muerte, pues, a todo lo malo que hay en ustedes: la fornicación, la impureza, las pasiones desordenadas, los malos deseos y la avaricia, que es una forma de idolatría. No sigan engañándose unos a otros; despójense del modo de actuar del viejo yo y revístanse del nuevo yo, el que se va renovando conforme va adquiriendo el conocimiento de Dios, que lo creó a su propia imagen. En este orden nuevo ya no hay distinción entre judíos y no judíos, israelitas y paganos, bárbaros y extranjeros, esclavos y libres, sino que Cristo es todo en todos.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Dichosos los pobres de espíritu,
porque de ellos es el Reino de los cielos.

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 12, 13-21

En aquel tiempo, hallándose Jesús en medio de una multitud, un hombre le dijo: “Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia”. Pero Jesús le contestó: “Amigo, ¿quién me ha puesto como juez en la distribución de herencias?”
Y dirigiéndose a la multitud, dijo: “Eviten toda clase de avaricia, porque la vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posea”.
Después les propuso esta parábola: “Un hombre rico obtuvo una gran cosecha y se puso a pensar: `Qué haré, porque no tengo ya en dónde almacenar la cosecha? Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes para guardar ahí mi cosecha y todo lo que tengo. Entonces podré decirme: Ya tienes bienes acumulados para muchos años; descansa, come, bebe y date a la buena vida’. Pero Dios le dijo: ¡Insensato! Esta misma noche vas a morir. ¿Para quién serán todos tus bienes?’ Lo mismo le pasa al que amontona riquezas para sí mismo y no se hace rico de lo que vale ante Dios”.
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Cristo nos invita a mirar lo trascendente de esta vida: La casa del Padre. Puestos los ojos en el Padre, por medio de Jesucristo nos atrevemos a pedirle:
PADRE ATIENDE NUESTRAS SÚPLICAS.
  • Te pedimos por la Iglesia católica, para que con la ayuda del Espíritu Santo, sepa discernir los signos de los tiempos y sepa responder a las necesidades espirituales del hombre de hoy. OREMOS
  • Te pedimos por los gobernantes, para que dejando de mirar sus propios intereses, levanten los ojos al Padre y vislumbren su función de servidores del pueblo. OREMOS
  • Te pedimos por los jóvenes que han vivido junto al Santo Padre las Jornada Mundial de la Juventud en Polonia, para que sean testigos de la resurrección de Cristo en sus ambientes. OREMOS
  • Te pedimos por todos los que buscan y no encuentran, y viven necesitados tanto de lo material, como lo espiritual o afectivo, para que encuentren en la Iglesia, personas que sepan satisfacer sus necesidades. OREMOS
  • Por los matrimonios cristianos, para que sean vivero de vocaciones católicas y promuevan una visión trascendente del caminar diario. OREMOS
  • Por todos los que nos acercamos al altar de Cristo para que, como dice San Pablo, cada vez sea más completo nuestro conocimiento de Cristo. OREMOS
Celebrante: Padre, queremos seguir perseverando en tu conocimiento y ser cada día más fieles al mensaje de tu Hijo, concédenos lo que con fe y esperanza te hemos pedido por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


VEN A MI ENCUENTRO
Ven a mi encuentro, Jesús,
y aléjame de todo aquello
que me impide ser tu testigo
de todo aquello
que me aleja de tu reino
de todo aquello
que me confunde y me degrada
de todo aquello que,
simplemente, no eres Tú.
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

22 julio 2016

24 de julio de 2016 - Domingo XVII del Tiempo Ordinario

Domingo XVII del Tiempo Ordinario
24 de julio de 2016




MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a esta Eucaristía del Domingo XVII del Tiempo Ordinario, en la que se refuerza nuestra unidad en torno a Dios Padre… Y es que hoy Jesús nos va a enseñar que somos comunidad y no individualidades. Nos enseña a rezar llamando al Padre “Nuestro” y no “Mío”. Nos reunimos en esta asamblea que es la Eucaristía como comunidad viva y jamás como una reunión de extraños. Somos grupo y ese grupo reza al Padre que es Nuestro. Esa es la enseñanza de Jesús de Nazaret.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Se nos muestra en la primera lectura, del Libro del Génesis, un relato entrañable: cuando Abrahán, de manera insistente, negocia con Dios la salvación de Sodoma y Gomorra. Y esa negociación se lleva acabo en proximidad total, en diálogo de amistad. Abrahán fue un gran amigo de Dios.

SEGUNDA LECTURA: En la Carta a los Colosenses, la segunda lectura de hoy, Pablo señala que el misterio pascual de Cristo está presente en el bautismo y su poder regenerador alcanza a todos por la fe. Nos dice, además, que Dios nos dio la vida en Cristo, perdonándonos todos los pecados.

EVANGELIO: Sabemos por la Sagrada Escritura que Jesús rezaba constantemente y que iba a un lugar despoblado a rezar al Padre. Hoy, el Evangelio de Lucas nos muestra como es Él quien nos enseña a orar. Enseña a sus apóstoles –y a nosotros-- el Padrenuestro, que es una plegaria fundamental y modélica. Pero además nos revela la constante disposición del Padre a escuchar a sus hijos.

LECTURAS

Lectura del libro del Génesis: 18, 20-32

En aquellos días, el Señor dijo a Abraham: “El clamor contra Sodoma y Gomorra es grande y su pecado es demasiado grave. Bajaré, pues, a ver si sus hechos corresponden a ese clamor; y si no, lo sabré”.
Los hombres que estaban con Abraham se despidieron de él y se encaminaron hacia Sodoma. Abraham se quedó ante el Señor y le preguntó: “¿Será posible que tú destruyas al inocente junto con el culpable? Supongamos que hay cincuenta justos en la ciudad, ¿acabarás con todos ellos y no perdonarás al lugar en atención a esos cincuenta justos? Lejos de ti tal cosa: matar al inocente junto con el culpable, de manera que la suerte del justo sea como la del malvado; eso no puede ser. El juez de todo el mundo ¿no hará justicia?” El Señor le contestó: “Si encuentro en Sodoma cincuenta justos, perdonaré a toda la ciudad en atención a ellos”. Abraham insistió: “Me he atrevido a hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza. Supongamos que faltan cinco para los cincuenta justos, ¿por esos cinco que faltan, destruirás toda la ciudad?” Y le respondió el Señor: “No la destruiré, si encuentro allí cuarenta y cinco justos”. Abraham volvió a insistir: “Quizá no se encuentren allí Señor, enséñanos a orar más que cuarenta”. El Señor le respondió: “En atención a los cuarenta, no lo haré”. Abraham siguió insistiendo: “Que no se enoje mi Señor, si sigo hablando, ¿y si hubiera treinta?” El Señor le dijo: “No lo haré, si hay treinta”. Abraham insistió otra vez: “Ya que me he atrevido a hablar a mi Señor, ¿y si se encuentran sólo veinte?” El Señor respondió: “En atención a los veinte, no la destruiré”. Abraham continuó: “No se enoje mi Señor, hablaré sólo una vez más, ¿y si se encuentran sólo diez?” Contestó el Señor: “Por esos diez, no destruiré la ciudad”.
Palabra de Dios

Salmo 137

R./  TE DAMOS GRACIAS DE TODO CORAZÓN.

De todo corazón te damos gracias, Señor,
porque escuchaste nuestros ruegos.
Te cantaremos delante de tus ángeles,
te adoraremos en tu templo. R/.

Señor, te damos gracias
por tu lealtad y por tu amor;
siempre que te invocamos,
nos oíste y nos llenaste de valor. R/.

Se complace el Señor en los humildes
y rechaza al engreído.
En las penas, Señor, me infundes ánimo,
me salvas del furor del enemigo. R/.

Tu mano, Señor, nos pondrá a salvo
y así concluirás en nosotros tu obra.
Señor, tu amor perdura eternamente;
obra tuya soy, no me abandones. R/.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los colosenses: 2, 12-14

Hermanos: Por el bautismo fueron ustedes sepultados con Cristo y también resucitaron con Él, mediante la fe en el poder de Dios, que lo resucitó de entre los muertos. Ustedes estaban muertos por sus pecados y no pertenecían al pueblo de la alianza. Pero Él les dio una vida nueva con Cristo, perdonándoles todos los pecados. Él anuló el documento que nos era contrario, cuyas cláusulas nos condenaban, y lo eliminó clavándolo en la cruz de Cristo.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Hemos recibido un espíritu de hijos,
que nos hace exclamar: ¡Padre!

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 11, 1-13

Un día, Jesús estaba orando y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”. Entonces Jesús les dijo: “Cuando oren, digan: ‘Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, puesto que también nosotros perdonamos a todo aquel que nos ofende, y no nos dejes caer en tentación’”. También les dijo: “Supongan que alguno de ustedes tiene un amigo que viene a medianoche a decirle: ‘Préstame, por favor, tres panes, pues un amigo mío ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle’. Pero él le responde desde dentro: ‘No me molestes. No puedo levantarme a dártelos, porque la puerta ya está cerrada y mis hijos y yo estamos acostados’. Si el otro sigue tocando, yo les aseguro que, aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo, por su molesta insistencia, sí se levantará y le dará cuanto necesite.
Así también les digo a ustedes: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, toquen y se les abrirá. Porque quien pide, recibe; quien busca, encuentra, y al que toca, se le abre. ¿Habrá entre ustedes algún padre que, cuando su hijo le pida pescado, le dé una víbora? ¿O cuando le pida huevo, le dé un alacrán? Pues, si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan?”
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Cristo nos muestra al Padre y nos da el camino para acercarnos a Él: El Padrenuestro, pidiéndonos que seamos perseverantes. A ese Padre, le pedimos diciendo:
SEÑOR, HAZNOS PERSEVERANTES.
  • Por la Iglesia, el Papa, los Obispos, sacerdotes y consagrados, por el pueblo laico, para que rezando al Padre común, nos ayude a caminar en la unidad. OREMOS
  • Por los gobernantes, los que imparten justicia, los legisladores de todos los pueblos, por todos los que ejercen una labor pública de servicio a los demás, para que se dejen siempre guiar por la voluntad de Cristo, que vino a servir y no a ser servido. OREMOS
  • Por los hambrientos, los que no tienen hogar, los que pasan necesidad, los que están enfermos o desamparados, para que reciban el pan de cada día que alivie sus necesidades. OREMOS
  • Por todos aquellos que viven alejados de la Iglesia, para que reconociendo a Cristo como Hijo del Padre y a la Iglesia como cuerpo de Cristo, se acerquen al altar a recibir a Cristo hecho pan de vida eterna. OREMOS
  • Por familias para que el amor entre ellos, sea la semilla de perdón que produzca el reconocimiento de alabanza al Padre que nos amó primero. OREMOS
  • Por todos los que hemos hecho de Jesucristo nuestro alimento celeste, para que cada día más se reconozcan en nosotros los mismos sentimientos de Jesús hacia los demás. OREMOS
Celebrante: Padre nuestro, elevamos estas súplicas a tu presencia para que nos concedas vivir siempre según tu voluntad y corrijas nuestro rumbo cuando nos desviemos.Te lo pedimos por J.C.N.S.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


ORACIÓN DE CHARLES DE FOUCAULD

Padre, me pongo en tus manos,
haz de mí lo que quieras,
sea lo que sea, te doy las gracias.
v Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal que tu voluntad se cumpla en mí,
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre.

Te confío mi alma,
te la doy con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo.

Y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con una infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre
Porque, sé que, los Apóstoles
Amén.

AVISOS PARROQUIALES

24 de julio de 2016 - Domingo XVII del Tiempo Ordinario

Domingo XVII del Tiempo Ordinario
24 de julio de 2016




MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a esta Eucaristía del Domingo XVII del Tiempo Ordinario, en la que se refuerza nuestra unidad en torno a Dios Padre… Y es que hoy Jesús nos va a enseñar que somos comunidad y no individualidades. Nos enseña a rezar llamando al Padre “Nuestro” y no “Mío”. Nos reunimos en esta asamblea que es la Eucaristía como comunidad viva y jamás como una reunión de extraños. Somos grupo y ese grupo reza al Padre que es Nuestro. Esa es la enseñanza de Jesús de Nazaret.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

PRIMERA LECTURA: Se nos muestra en la primera lectura, del Libro del Génesis, un relato entrañable: cuando Abrahán, de manera insistente, negocia con Dios la salvación de Sodoma y Gomorra. Y esa negociación se lleva acabo en proximidad total, en diálogo de amistad. Abrahán fue un gran amigo de Dios.

SEGUNDA LECTURA: En la Carta a los Colosenses, la segunda lectura de hoy, Pablo señala que el misterio pascual de Cristo está presente en el bautismo y su poder regenerador alcanza a todos por la fe. Nos dice, además, que Dios nos dio la vida en Cristo, perdonándonos todos los pecados.

EVANGELIO: Sabemos por la Sagrada Escritura que Jesús rezaba constantemente y que iba a un lugar despoblado a rezar al Padre. Hoy, el Evangelio de Lucas nos muestra como es Él quien nos enseña a orar. Enseña a sus apóstoles –y a nosotros-- el Padrenuestro, que es una plegaria fundamental y modélica. Pero además nos revela la constante disposición del Padre a escuchar a sus hijos.

LECTURAS

Lectura del libro del Génesis: 18, 20-32

En aquellos días, el Señor dijo a Abraham: “El clamor contra Sodoma y Gomorra es grande y su pecado es demasiado grave. Bajaré, pues, a ver si sus hechos corresponden a ese clamor; y si no, lo sabré”.
Los hombres que estaban con Abraham se despidieron de él y se encaminaron hacia Sodoma. Abraham se quedó ante el Señor y le preguntó: “¿Será posible que tú destruyas al inocente junto con el culpable? Supongamos que hay cincuenta justos en la ciudad, ¿acabarás con todos ellos y no perdonarás al lugar en atención a esos cincuenta justos? Lejos de ti tal cosa: matar al inocente junto con el culpable, de manera que la suerte del justo sea como la del malvado; eso no puede ser. El juez de todo el mundo ¿no hará justicia?” El Señor le contestó: “Si encuentro en Sodoma cincuenta justos, perdonaré a toda la ciudad en atención a ellos”. Abraham insistió: “Me he atrevido a hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza. Supongamos que faltan cinco para los cincuenta justos, ¿por esos cinco que faltan, destruirás toda la ciudad?” Y le respondió el Señor: “No la destruiré, si encuentro allí cuarenta y cinco justos”. Abraham volvió a insistir: “Quizá no se encuentren allí Señor, enséñanos a orar más que cuarenta”. El Señor le respondió: “En atención a los cuarenta, no lo haré”. Abraham siguió insistiendo: “Que no se enoje mi Señor, si sigo hablando, ¿y si hubiera treinta?” El Señor le dijo: “No lo haré, si hay treinta”. Abraham insistió otra vez: “Ya que me he atrevido a hablar a mi Señor, ¿y si se encuentran sólo veinte?” El Señor respondió: “En atención a los veinte, no la destruiré”. Abraham continuó: “No se enoje mi Señor, hablaré sólo una vez más, ¿y si se encuentran sólo diez?” Contestó el Señor: “Por esos diez, no destruiré la ciudad”.
Palabra de Dios

Salmo 137

R./  TE DAMOS GRACIAS DE TODO CORAZÓN.

De todo corazón te damos gracias, Señor,
porque escuchaste nuestros ruegos.
Te cantaremos delante de tus ángeles,
te adoraremos en tu templo. R/.

Señor, te damos gracias
por tu lealtad y por tu amor;
siempre que te invocamos,
nos oíste y nos llenaste de valor. R/.

Se complace el Señor en los humildes
y rechaza al engreído.
En las penas, Señor, me infundes ánimo,
me salvas del furor del enemigo. R/.

Tu mano, Señor, nos pondrá a salvo
y así concluirás en nosotros tu obra.
Señor, tu amor perdura eternamente;
obra tuya soy, no me abandones. R/.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los colosenses: 2, 12-14

Hermanos: Por el bautismo fueron ustedes sepultados con Cristo y también resucitaron con Él, mediante la fe en el poder de Dios, que lo resucitó de entre los muertos. Ustedes estaban muertos por sus pecados y no pertenecían al pueblo de la alianza. Pero Él les dio una vida nueva con Cristo, perdonándoles todos los pecados. Él anuló el documento que nos era contrario, cuyas cláusulas nos condenaban, y lo eliminó clavándolo en la cruz de Cristo.
Palabra de Dios

Aleluya, aleluya.

Hemos recibido un espíritu de hijos,
que nos hace exclamar: ¡Padre!

R/. Aleluya.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas: 11, 1-13

Un día, Jesús estaba orando y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”. Entonces Jesús les dijo: “Cuando oren, digan: ‘Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, puesto que también nosotros perdonamos a todo aquel que nos ofende, y no nos dejes caer en tentación’”. También les dijo: “Supongan que alguno de ustedes tiene un amigo que viene a medianoche a decirle: ‘Préstame, por favor, tres panes, pues un amigo mío ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle’. Pero él le responde desde dentro: ‘No me molestes. No puedo levantarme a dártelos, porque la puerta ya está cerrada y mis hijos y yo estamos acostados’. Si el otro sigue tocando, yo les aseguro que, aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo, por su molesta insistencia, sí se levantará y le dará cuanto necesite.
Así también les digo a ustedes: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, toquen y se les abrirá. Porque quien pide, recibe; quien busca, encuentra, y al que toca, se le abre. ¿Habrá entre ustedes algún padre que, cuando su hijo le pida pescado, le dé una víbora? ¿O cuando le pida huevo, le dé un alacrán? Pues, si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan?”
Palabra del Señor.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Cristo nos muestra al Padre y nos da el camino para acercarnos a Él: El Padrenuestro, pidiéndonos que seamos perseverantes. A ese Padre, le pedimos diciendo:
SEÑOR, HAZNOS PERSEVERANTES.
  • Por la Iglesia, el Papa, los Obispos, sacerdotes y consagrados, por el pueblo laico, para que rezando al Padre común, nos ayude a caminar en la unidad. OREMOS
  • Por los gobernantes, los que imparten justicia, los legisladores de todos los pueblos, por todos los que ejercen una labor pública de servicio a los demás, para que se dejen siempre guiar por la voluntad de Cristo, que vino a servir y no a ser servido. OREMOS
  • Por los hambrientos, los que no tienen hogar, los que pasan necesidad, los que están enfermos o desamparados, para que reciban el pan de cada día que alivie sus necesidades. OREMOS
  • Por todos aquellos que viven alejados de la Iglesia, para que reconociendo a Cristo como Hijo del Padre y a la Iglesia como cuerpo de Cristo, se acerquen al altar a recibir a Cristo hecho pan de vida eterna. OREMOS
  • Por familias para que el amor entre ellos, sea la semilla de perdón que produzca el reconocimiento de alabanza al Padre que nos amó primero. OREMOS
  • Por todos los que hemos hecho de Jesucristo nuestro alimento celeste, para que cada día más se reconozcan en nosotros los mismos sentimientos de Jesús hacia los demás. OREMOS
Celebrante: Padre nuestro, elevamos estas súplicas a tu presencia para que nos concedas vivir siempre según tu voluntad y corrijas nuestro rumbo cuando nos desviemos.Te lo pedimos por J.C.N.S.
Amén

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


ORACIÓN DE CHARLES DE FOUCAULD

Padre, me pongo en tus manos,
haz de mí lo que quieras,
sea lo que sea, te doy las gracias.
v Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal que tu voluntad se cumpla en mí,
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre.

Te confío mi alma,
te la doy con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo.

Y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con una infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre
Porque, sé que, los Apóstoles
Amén.

AVISOS PARROQUIALES